lunes, 30 de noviembre de 2015


 “Pero Jehová estaba con José, quien llegó a ser un hombre próspero… Así halló José gracia a los ojos del egipcio, y lo servía; y él lo hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía. Y desde cuando le dio el encargo de su casa, Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José”. Gén. 39:2, 4-5.  

La porción bíblica de hoy, destaca la bendición sobrenatural de Dios sobre José en la casa de potifar, capitán egipcio, y la razón se describe en la primera frase “Pero Jehová estaba con José”. Sus hermanos lo habían rechazado, su padre pensaba que estaba muerto, y él estaba en tierra extranjera, pero no estaba sólo, Dios estaba con él, y esto es lo más importante. La Biblia nos añade “y fue varón prospero”, el término hebreo “prospero” usado aquí es“tsalákj” y traduce además: empujar hacia adelante, triunfar, lograr (lo que nos deja ver la actitud de fe, pujante y diligente de José, a pesar de las circunstancias). 

José halló gracia a los ojos de Potifar, es decir el favor de Dios estaba con José. El favor de Dios es aquella virtud, es aquel espíritu superior, es aquel resplandor, otorgado por Dios que hace destacar a sus hijos, que respalda de manera sobrenatural los oficios, profesiones, o proyectos encomendados a los hijos de Dios. Recordemos que la Biblia dice del profeta Daniel: “Daniel mismo era superior a estos sátrapas y gobernadores, porque había en él un espíritu superior; y el rey pensó en ponerlo sobre todo el reino” (Daniel 6:3).  
   
Potifar entregó a José todo lo que tenía y le hizo mayordomo de su casa. Dios estaba usando al egipcio con todo su patrimonio, para formar al futuro gobernador de Egipto (José tenía aproximadamente 20 años de edad). José no sólo administró bien la gracia de Dios con él, sino que es evidente el temor de Dios en su corazón (el temor de Dios es aquel tesoro en el corazón que nos lleva a apartarnos del camino de perversidad, para andar por la senda de la integridad). 

Aunque José tenía una gran autonomía sobre los bienes de Potifar, no tenía la Biblia cómo nosotros hoy, tampoco vivió la llenura del Espíritu Santo (experiencia neotestamentaria), y estaba en tierra extranjera, no se cedió a las ofertas de la esposa de potifar, ni a sus presiones, por el contrario dijo: “mi señor ha puesto en mi mano todo lo que tiene… ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?” (Sin duda alguna, es un ejemplo a seguir).      

Finalmente la Biblia nos dice “Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José” y Potifar lo vio. José no tuvo que decir, ni que gritar, ni que anunciar que Dios estaba con él, los demás lo vieron, Dios mismo dio evidencia de eso (No tenemos que gritarle a los demás que Dios está con nosotros, simplemente él dará testimonio de Su presencia).      

Reflexión final: Es por eso que procurar la presencia de Dios, debe ser nuestra prioridad de vida. Fortalecer y crecer en nuestra intimidad con Dios es fundamental, y el Señor mismo nos quiere ayudar en esto, por eso envió su Hijo, su Santo Espíritu, y su bendita Palabra.

martes, 24 de noviembre de 2015

 ADQUIERE NUESTRO NUEVO LIBRO:“¿CÓMO VENCER MIS PROPIAS DEBILIDADES?” Es posible cambiar tu vida y alcanzar tus metas.  

La naturaleza misma nos enseña como los grandes árboles son el resultado de muchos años de crecimiento. Así mismo el hijo de Dios necesita tiempo para crecer y madurar. El Señor nos ha equipado con su Santo Espíritu, su gracia, su palabra y la nueva vida en Cristo para vencer nuestras debilidades, y crecer avanzando hacia aquello que Dios ha planeado para nuestra vida. 

Éste nuevo trabajo es un mensaje de motivación e inspiración cristiana. Éste libro “Cómo vencer mis propias debilidades” busca ser una herramienta de apoyo y crecimiento personal, busca renovar la esperanza y la fe en Dios.

El libro está compuesto por los siguientes temas:

1) EL MIEDO ES UN ENEMIGO A VENCER. 
2) AUNQUE SEA DIFÍCIL ES NECESARIO RECONOCER NUESTROS ERRORES. 
3) ES POSIBLE UNA VERDADERA TRANSFORMACIÓN. 
4) DESPLAZANDO LA IRA POR EL AMOR. 
5) LA DEBILIDAD DEL HOMBRE MÁS FUERTE (SANSÓN). 
6) PUNTOS A TENER EN CUENTA PARA SUPERAR MIS DEBILIDADES. 

El libro está enriquecido con consejos y principios fundamentales y prácticos en la superación de nuestros errores y debilidades, es un libro de edificación y desarrollo humano.

Para adquirir este libro entra ahora a la siguiente dirección: “CÓMO VENCER MIS PROPIAS DEBILIDADES”  

Escrito por Gonzalo Sanabria para Estudios y sermones. Autorizado para ser publicado en Mensajes y sermones para predicar
  

sábado, 21 de noviembre de 2015

“Cuando llegó José a sus hermanos, le quitaron la túnica de colores que tenía, y le echaron en la cisterna, pero la cisterna estaba vacía, sin agua… y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron ellos a José, y le vendieron por veinte piezas de plata. Y llevaron a José a Egipto”. Génesis 37:23-24, 28.  

La historia de la vida de José, hijo de Jacob, tiene un altísimo contenido de enseñanzas para nosotros. En éste capítulo, sus hermanos planean matarlo, pero finalmente lo venden como esclavo, después de haberlo despojado de su valiosa túnica de colores (Observemos que un resentimiento, no sanado, puede llegar a ser más fuerte que el amor de familia; eran sus hermanos y planearon matarlo).

José es arrojado por sus hermanos a una cisterna (depósito subterráneo para almacenar el agua que se juntaba cuando llovía, o procedente de vertientes), el texto nos dice literalmente: “pero la cisterna estaba vacía”, cuán significativo es éste “pero”, pues vemos la mano de Dios protegiendo su propósito. No era una casualidad que estuviera sin agua, era parte del plan divino, José estaría en la cisterna (pero sin agua) por un corto tiempo. Recordemos que está escrito: “No dará mi pie al resbaladero, ni se dormirá el que me guarda”.

Después de estar un tiempo allí, aparecen unos madianitas mercaderes y José es vendido por sus hermanos por veinte piezas de plata y su corazón es lastimado profundamente, definitivamente las heridas más dolorosas son las causadas por nuestros íntimos, aquellos de quienes nunca se esperaría una traición (Esta escena nos recuerda que Jesús fue vendido por uno de sus discípulos, Judas Iscariote, por eso podemos ir a él, pues nos comprende perfectamente y con Su ayuda podemos salir triunfantes, izando la bandera del perdón).  

Éstos ismaelitas “llevaron a José a Egipto”. En medio de todas éstas circunstancias estaba la mano de Dios, aunque José fue vendido como esclavo, estaría en la casa de un general egipcio, administrando su hacienda con el favor y la gracia sobrenatural de Dios. José estaba siendo equipado y formado para ser el segundo en el imperio egipcio y ser instrumento de bendición y salvación para miles y miles de personas, incluyendo a su padre y los hermanos que un día lo habían rechazado y traicionado.        

Reflexión final: Los propósitos de Dios están diseñados para salvación y bendición de muchos, es por eso que las tinieblas se oponen, procurando dañar a los hijos de Dios, pero el consejo de Dios es el que prevalece, Dios fortalece, guarda y protege sus hijos, requiriendo de éstos perseverancia ante las dificultades, pruebas, tentaciones y adversidades, para conducirlos a la victoria.

Escrito por Gonzalo Sanabria para Estudios y sermones. Autorizado para ser publicado en Mensajes y sermones para predicar



de16 

martes, 17 de noviembre de 2015

    “Y edificó allí un altar, y llamó al lugar El-bet-el, porque allí le había aparecido Dios, cuando huía de su hermano”. Gén. 35:7.

Jacob edificó un altar a Dios, y esto implica trabajo y esfuerzo. El altar es símbolo de la adoración a Dios y la comunión con él. Debemos reconocer que la comunión con Dios demanda de nosotros perseverancia, expectativa y una continua pasión por el Señor, pues es algo que no se construye de la noche a la mañana (requiere tiempo), ni es el resultado de un accidente.

Años atrás Jacob había estado en éste mismo lugar y había tenido un encuentro con Dios y llamó a ese lugar: Bet-el, que significa casa de Dios, impresionado por el poder de Dios, pero ahora Jacob vuelve al mismo lugar y lo llama El-bet-el, que significa el Dios de la casa de Dios, ahora ya no está impresionado por Sus obras, ni por Su casa, sino por el Dios que hace las obras, el Dios que habita la casa, ahora conoce más a Dios, su amor, su fidelidad, su cuidado y protección. “Allí le había aparecido Dios, cuando huía de su hermano Esaú”, aquí recordaba Jacob muchas cosas:

1. Que había engañado para heredar la bendición, usurpando el lugar de su hermano,
2. Que su hermano lo perseguía para matarlo,
3. Que en medio de la crisis, Dios le había aparecido y prometido Su bendición y protección,
4. Que Dios había cumplido Sus promesas guardándolo y prosperando su vida.

El vrs. 3 de éste mismo capítulo, nos amplia la información cuando Jacob dice: “haré altar al Dios que me respondió en el día de mi angustia”, él huía bajo amenazas de muerte y llama a ese tiempo “el día de mi angustia”, el término angustia viene del hebreo tsará, que además significa: aflicción, aprieto, calamidad; pero Dios lo había protegido y librado del mal (éste es un altar para dar gracias a Dios por su protección y bendición. Que importante es recordar que vamos al altar no sólo a pedir a Dios, sino también a adorar y agradecer todos Sus favores).

Jacob reconoce la bondad y fidelidad del Señor cuando dice: “Dios ha estado conmigo en el camino que he andado”, pues ha recibido del Señor la protección y provisión a pesar de sus desaciertos. Reconoce que no ha estado sólo, que Dios lo ha acompañado en todo “el camino”, aunque seguro hubo momentos que lo harían pensar que Dios lo había dejado sólo; cómo a veces podemos pensarlo, pero recordemos que Dios ha prometido: “no te dejaré ni te desampararé”.                                         

Reflexión final: Edificar nuestra comunión con Dios nos demanda esfuerzo, y sostenerla implica  perseverancia, acudamos al altar de la comunión con Dios para solicitar de él Sus favores, pero también vamos a adorar y agradecer Su compañía, protección y provisión a lo largo de nuestro camino por ésta tierra, pues somos “extranjeros y peregrinos” camino al cielo. 

Escrito por Gonzalo Sanabria para Estudios y sermones. Autorizado para ser publicado en Mensajes y sermones para predicar

Te invitamos a leer: "UN CORAZÓN APASIONADO POR DIOS".  


de15 

jueves, 12 de noviembre de 2015

DIOS RESTAURA LO QUE HA SIDO DAÑADO
    “Pero Esaú corrió al encuentro de su hermano Jacob y le abrazó, y se echó sobre su cuello, y le besó; y lloraron”.Gén. 33:4.

Jacob había huido de su tierra natal porque su hermano Esaú pensaba matarlo, por haber usurpado su lugar y recibir de su padre Isaac la bendición. Habían pasado ya unos veinte años, y durante todo ese tiempo no vio a sus padres, estuvo lejos de sus amigos y perdió la amistad con su hermano.

Por dirección del Señor y con su propia familia, vuelve de regreso a su tierra, pero su corazón está inundado de temor (Creo que por 20 años luchó contra aquel miedo, cuando pensaba en su familia y en su tierra). Su hermano Esaú viene a su encuentro, con cuatrocientos hombres, y el temor de Jacob lo lleva a planear una estrategia para salvar su vida, y por eso envía a su familia delante de él con muchos regalos para apaciguar la ira de su hermano. Pero, la reacción de Esaú no fue de venganza, ni rencorosa, él salió corriendo a abrazar a su hermano Jacob (¿Cuántas veces el miedo nos hace imaginar momentos dolorosos y trágicos, o nos lleva a planear estrategias innecesarias y vergonzosas?).

Es interesante que “los dos lloraron”, esas lágrimas expresan el resultado de una labor divina en sus corazones, Dios había trabajado con Jacob (pues a pesar de sus miedos, había regresado) y con Esaú (pues ya no tenía en mente matar a su hermano). Hay circunstancias de nuestro pasado que por estar ligadas al dolor no quisiéramos recordar o tener que enfrentar de nuevo, es aquí donde nuestro Sanador, Jesucristo el Señor, manifiesta su poder y amor, conduciendo al ser humano al genuino perdón. 

Cuando logramos perdonar a los demás sus ofensas y pedir perdón a quien hemos herido, nuestro corazón experimenta sanidad y liberación (recordemos que la palabra griega para perdonar, apolúo, significa además: poner en libertad, soltar).   
      
Cuando el árbol de la amargura logra penetrar con sus raíces nuestro corazón, éstas consumen la vida, fuerza y gozo del ser humano. La vida se torna caótica, difícil, oscura, triste, y lamentablemente éste árbol comienza a exhibir sus amargos frutos, transmitiendo (con el estilo de vida y palabras) su mortal semilla en otros corazones.

Pero el perdón no sólo trae sanidad y libertad, sino que nos permite crecer y permanecer firmes en ésta salvación tan grande, pues Jesús dijo: “perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará”.

Reflexión final: Por supuesto, generalmente el ejercicio del perdón va acompañado de un grado de dificultad, precisamente por el dolor causado, pero Dios está con nosotros para ayudarnos en ésta decisión y en éste estilo de vida, al que somos llamados para bendición de todos.    

Escrito por Gonzalo Sanabria para Estudios y sermones. Autorizado para ser publicado en Mensajes y sermones para predicar.  



de14 

martes, 3 de noviembre de 2015

NUEVO LIBRO:“ELEGIDO POR DIOS A PESAR DE TODO” Reflexiones de vida y liderazgo. 

Las dificultades y obstáculos son propios de la vida del ser humano. Una fortaleza ante éstos es estar precisamente seguros de las razones por las cuales vamos hacia adelante. La visión o meta de vida es fundamental para luchar ante la adversidad y para disfrutar los avances. Una vida sin metas o sueños es una vida que respira sin pasión, es un tesoro que se desperdicia ante la maravilla de la creación. Tengamos siempre presente esta verdad: "Somos un plan de Dios". 

Éste libro está basado en la interesante vida de Moisés, sus errores, virtudes, fracasos, éxitos, su familia, su liderazgo, su poderosa comunión con Dios, etc. Es una vida llena de enseñanzas y revelaciones sumamente útiles para nosotros hoy día. Por eso es un libro de motivación e inspiración cristiana. Rico en reflexiones de vida, que a la luz de la Biblia nos hará meditar y aplicar cambios en nuestro propósito de existencia. Te invitamos a seguir las siguientes instrucciones para descargar el libro:  

En sus quince capítulos describe el sin igual nacimiento de Moisés, la educación recibida de sus padres, su juventud y errores, la huida al desierto, la conformación de su familia, sus éxitos y fracasos en el peregrinar por el desierto, su única y poderosa comunión con Dios, su error o pecado por el cual no pudo entrar a la tierra prometida, entre otras enseñanzas de gran valor para la iglesia hoy.

Entra ahora y adquiere el libro en la siguiente dirección: “ELEGIDO POR DIOS A PESAR DE TODO”  

Escrito por Gonzalo Sanabria para Estudios y sermones. Autorizado para ser publicado en Mensajes y sermones para predicar  


SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ   
  

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

DESCARGA GRATIS AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO DE SERMONES LISTOS PARA PREDICAR:

Adquiere nuestro libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES