viernes, 30 de diciembre de 2016

Introducción: La Biblia nos relata que Saulo de Tarso tiene un encuentro con el Señor Jesús y su vida fue transformada poderosamente, y deja de ser un perseguidor de la iglesia para ser un predicador del evangelio, dispuesto a sacrificar su vida por la verdad del evangelio. Entonces vemos que un encuentro personal y real con Dios produce una gran transformación…
Cuando llega la crisis Dios es tu fuerza

Isaías 6:1 “En el año de la muerte del rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y la orla de Su manto llenaba el templo

Todos podemos experimentar momentos de desaliento y adversidad, ante estos debemos mirar el poder y la grandeza del Señor. Al considerar el contexto del encuentro del profeta Isaías con Dios podemos ver varias cosas muy importantes. El rey Uzías ha muerto después de reinar cincuenta y un años y por una penosa enfermedad: lepra, tal vez la sufrió por unos diez años, pues impulsado por su orgullo y soberbia el rey Uzías pecó contra el Señor y sus últimos años vivió bajo aquella enfermedad.
Probablemente el profeta Isaías al ver poco fruto en su oficio ministerial pensaba en renunciar a su labor profética. Tengamos en cuenta también que además era muy joven. Isaías era el profeta de la corte real, era primo del rey Uzías y disfrutaba de su amistad y por supuesto de todos los privilegios propios por ser familiar del rey. Pero un día el rey muere y ese suceso afectó a Isaías ¿Qué pasó en la muerte del rey que impactó a Isaías tan profundamente?

La Biblia nos enseña que el rey Uzías fue un buen rey, fue coronado a los dieciséis años e hizo lo correcto delante del Señor mientras perseveró en buscarle y fue muy prospero por cincuenta y dos años, además era entendido en temas espirituales. Su reinado trajo poder y autoridad sobre los enemigos de Israel, tuvo un poderoso ejército y máquinas de guerra diseñadas por ingenieros hebreos.
Entonces su reinado fue de bonanza, paz, mucha prosperidad, crecimiento militar, expansión de Judá (entonces la nación estaba feliz con todo eso por cincuenta años). El profeta Isaías enfrenta ahora miedo, temores, mucha incertidumbre, decepción, y no comprende lo que está ocurriendo y decide ir al templo del Señor. Nos recuerda esto que es lo que debemos hacer cuando enfrentamos situaciones críticas. En Cristo tenemos victoria, te invitamos a leer: en su presencia derrotamos todo miedo.

Es muy importante tener presente que el Señor gobierna todo. El profeta Isaías ve “al Señor sentado en su trono alto y sublime” (probablemente antes el profeta veía al rey Uzías sentado en su trono, pero ahora ve al Gran Rey en su gloria), ésta posición representa gobierno, poder, autoridad, esto lo entiende muy bien el profeta, pues según la tradición Isaías era de la realeza.
Nos dice la Biblia: “Y sus faldas llenaban el templo”, las faldas (traducción del hebreo “Shul” que significa también orilla, orla, borde de la vestidura) nos recuerdan las túnicas que usaban los gobernantes, los reyes, magistrados y sacerdotes. Con ésta maravillosa visión el Señor le dice al profeta: “yo continuó al mando, continúo gobernándolo todas las cosas, y como las faldas cubren y protegen, yo te protejo y te sustento. No importa lo que ha sucedido, Yo soy tu fortaleza”. Cuando llega la crisis Dios es tu fuerza. 
Conclusión: El Señor continúa sentado en su trono, con todo poder y gloria, gobierna todas las cosas. Lo que debemos hacer es lo que el profeta Isaías hizo, buscar a Dios y recibir su fortaleza y dirección. Él tiene cuidado de nosotros. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.



Material similar en Estudiosysermones.com - CUANDO LLEGA LA CRISIS DIOS ES TU FUERZA -  

martes, 27 de diciembre de 2016

Introducción: Recordemos que el Señor mismo iba delante de los israelitas por el desierto camino a la tierra prometida, el desierto era duro y difícil, pero era una parte del camino (En ésta sección la nación de Israel debía aprender la fuerza de la alabanza, crecería en su fe y en la comunión con Dios, era un tiempo para conocer la provisión divina).

Ellos enfrentaban el desafío de atravesar aquel desierto, pero sin duda lo más importante de todo era que Dios caminaba con ellos. Entonces esto sería un lugar de revelación y enseñanza, con diversas circunstancias para ver el poder de Dios, ya que a mayor dificultad, mayor nivel de gloria el Señor mostrará.   

En la prueba Dios nos ayuda

Moisés hizo partir a Israel del Mar Rojo, y salieron hacia el desierto de Shur. Anduvieron tres días en el desierto y no encontraron agua. Cuando llegaron a Mara no pudieron beber las aguas de Mara porque eran amargas. Por tanto al lugar le pusieron el nombre de Mara (Amargura). El pueblo murmuró contra Moisés diciendo: "¿Qué beberemos?" Entonces Moisés clamó al SEÑOR, y el SEÑOR le mostró un árbol. Él lo echó en las aguas, y las aguas se volvieron dulces. Y Dios les dio allí un estatuto y una ordenanza, y allí los puso a prueba” Éxodo 15:22-25.

No podían evitarlo el desierto era parte del aquel camino, y esto nos habla de aridez, soledad, peligros y dificultades. Nos dice la Biblia que Israel llegó al desierto de Shur, en hebreo la palabra “Shur” significa: “pared”, “muralla” (entonces representa algo a superar), además nos dice la Escritura que llevaban “tres días sin hallar agua”, y esto fácilmente genera preguntas y dudas, y las reacciones del ser humano son diferentes ante las dificultades y problemas. Tengamos siempre presente que Dios es poderoso para hacer milagros en medio de la ruina. 

El pasaje bíblico nos dice además que “el pueblo murmuró”, y la murmuración hace más amargo y difícil el caminar. La palabra “Amargo” es el adjetivo calificativo de un sabor; ante ésta situación adversa ellos “murmuraron contra” (La versión Biblia DHO, nos dice: “Hablaron mal contra”), expresión que equivale a “obstinadamente se quejaron”, recordemos que ellos acababan de tener una poderosa victoria y ven uno de los grandes milagros de la Biblia: el Señor abrió el Mar Rojo y ellos pasaron en seco y el ejército egipcio cae ante sus ojos.  
Lamentablemente fue la continua murmuración y queja la que impidió que los israelitas superaran rápidamente aquel desierto. Podemos concluir que si la alabanza genera un aroma que al cielo agrada, entonces la murmuración genera un sabor amargo que el Señor rechaza. La queja atenta contra la fe.

La Biblia nos dice: “Moisés clamó a Jehová”, y esto lo que debemos hacer ante la adversidad, por eso “no gastes tu fuerza quejándote, invierte tus energías buscando la presencia de Dios”. El Señor le mostró a Moisés que debía hacer, por eso en Su presencia viene la revelación para saber qué hacer ante la dificultad. En la prueba Dios nos ayuda.  

En la presencia de Dios recibimos la dirección y revelación. El Señor tiene el poder de transformar los problemas. El pasaje bíblico nos dice “y las aguas se endulzaron”, vemos pues como el Señor puede cambiar el sabor más amargo por un dulce sabor, Dios puede transformar los sabores amargos de la vida. Él puede sanar y restaurar lo que ha sido dañado: Dios trae sanidad al corazón herido.

Además nos dice la Biblia “Y allí los probó”. Entonces Dios prueba a su pueblo, ¿Cómo reaccionamos ante las diversas circunstancias de la vida que el Señor permite que lleguen? Ante ellas podemos murmurar, quejarnos, enojarnos, desanimarnos, renunciar, volver atrás (como en algún momento Israel quiso hacerlo), o hacer lo correcto, esto es buscar a Dios y perseverar de su mano.

Conclusión: El Señor va delante de nosotros, y nuestro corazón puede descansar en esto, por amor y bondad nos llevará al mejor lugar que tiene preparado para nuestra vida. Adelante, él va delante de ti. Te defiende y ayuda. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "CUIDEMOS LO QUE DIOS NOS DA". 


Material similar en Estudiosysermones.com EN LA PRUEBA DIOS NOS AYUDA -    

viernes, 23 de diciembre de 2016

(Si no puede ver el tema completo has click en el título) Introducción: En cierta ocasión el Señor Jesús llegó a una sinagoga a predicar y enseñar (esto fue una parte importante del ministerio de Jesús). Debemos tener en cuenta que a la sinagoga sólo iban judíos y gentiles prosélitos o gentiles que se habían convertido al judaísmo (en esa sinagoga había una mujer encorvada, era judía y estaba en el culto), seguramente había muchas sinagogas en aquel tiempo, pero precisamente en ésta estaba el Señor Jesús y cuando él está todo puede suceder, él sigue siendo Dios Todopoderoso y bueno.  

 JESUCRISTO LEVANTA TU CABEZA
“Jesús estaba enseñando en una de las sinagogas un día de reposo, y había allí una mujer que durante dieciocho años había tenido una enfermedad causada por un espíritu; estaba encorvada, y de ninguna manera se podía enderezar” Lucas 13:10-11.

Podemos ver que era una mujer piadosa, temerosa de Dios y estaba en aquella sinagoga adorando, pero sufría una larga aflicción. Hacía dieciocho años nos dice la Biblia que “tenía espíritu de enfermedad”.
Ella era judía, estaba bajo el pacto, era descendiente de Abraham y asistía con fidelidad a la sinagoga, pero aquel espíritu de enfermedad la afligía, ella estaba bajo un tormento continuo, trataba de tener una vida normal, seguramente trató de ayudarse con algo, sin embargo esto era un asunto espiritual (tengamos en cuenta que no toda enfermedad tiene un origen demoníaco, pero el Señor Jesús es sanador de todas las enfermedades).
Ésta mujer andaba encorvada (ella no podía enderezarse normalmente), entonces la situación espiritual se mostraba en lo natural (estaba “encorvada”). Y por supuesto su vida matrimonial, social y espiritual estaba muy afectada por esta situación ya que para muchos ella estaba bajo alguna maldición o tenía un pecado oculto. Ella era señalada por muchos.
Podemos reflexionar en la figura encorvada de la mujer, pues nos habla de una carga o peso que se lleva sobre los hombros y su peso es tal que doblega las fuerzas o las capacidades del ser humano (estamos hablando entonces de crisis, heridas, miedos, fracasos, decepciones, resentimientos que al no ponerlas en las manos de Dios generan desgaste y cansancio).


Esta mujer es sanada por el amor del Señor: “Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad. Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios” Lucas 13:12-13. El Señor Jesús siempre actuará a nuestro favor. Es interesante destacar a través de los verbos todo lo que el Señor hizo por ella: “la vio”, “la llamó”, “le dijo” y “la tocó”. Jesús no fue indiferente a su crisis.

Tal vez la mujer no era importante para las personas, pero el Maestro la vio; a lo mejor nadie la tenía en cuenta, pero el Señor Jesús la llamó; quizá pocos le dirigían la palabra, pero él le habló; tal vez hacía mucho tiempo que su esposo no la tocaba, tampoco familia la abrazaba, pero el Señor Jesús la tocó. Te n presente eres un(a) hijo(a) de Dios y él siempre te cuidará.  

Dios quiere que levantes tu cabeza y rechaces la aflicción. El pasaje bíblico nos enseña que: “ella se enderezó y glorificaba a Dios”; durante dieciocho años sus ojos sólo miraban el piso, su autoestima estaba en muy baja, su aflicción era muy pesada, sin embargo “se enderezó”, éste término se traduce del griego “anorthoo” significa: Reconstruir, restaurar, enderezar.

Ante la gloria y poder de Dios la mujer se endereza y “glorifica Dios”, por esa condición ella no podía fluir en adoración, pero ahora experimenta un nuevo nivel de adoración, vive un nuevo nivel de gloria, es algo que no había experimentado, ella tiene seguramente una liberación en su alma, en su espíritu y entra en una nueva libertad para adorar a Dios.
Conclusión: Jesucristo el Señor no cambia, y quiere restaurar tu vida. No sé qué pueda tenerte con la cabeza abajo (crisis, tropiezos, decepciones, la quiebra económica, fracasos, entre otros), pero sin duda Jesucristo tiene el poder para ayudarte a salir adelante. Con la ayuda de Dios todo cambiará.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer:




Material similar en Estudiosysermones.com - JESUCRISTO LEVANTA TU CABEZA -    

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Cuando la ira gobierna al hombre es por supuesto una evidencia de la naturaleza pecaminosa y clara la desaprobación del Señor hacia ella y los resultados que causa. En la ira del ser humano no obra la justicia de Dios, y por eso la Biblia nos insiste muchas veces en contra de esta pasión terrena. En el ser humano la ira es pecaminosa porque es fruto de su naturaleza caída, resultado de su egoísmo, y las consecuencias son dolorosas y frustrantes.
CUIDADO CON LA IRA

Y el SEÑOR habló a Moisés: "Toma la vara y reúne a la congregación, tú y tu hermano Aarón, y hablen a la peña a la vista de ellos, para que la peña dé su agua. Así sacarás para ellos agua de la peña, y beban la congregación y sus animales." Tomó Moisés la vara de la presencia del SEÑOR, tal como Él se lo había ordenado; y Moisés y Aarón reunieron al pueblo ante la peña. Y él les dijo: "Oigan, ahora, rebeldes. ¿Sacaremos agua de esta peña para ustedes?" Entonces Moisés levantó su mano y golpeó la peña dos veces con su vara, y brotó agua en abundancia, y bebió el pueblo y sus animales” Números 20:7-11.  

El diccionario bíblico enseña que la ira es una de las más intensas pasiones. La ira o enojo hace ciego al ser humano haciéndole cometer locuras. Vemos que el Señor le dijo a Moisés: “hablad a la peña” y éste la golpeó en dos ocasiones, habiendo expresado: “¡Oíd ahora, rebeldes! Entonces la ira impide glorificar el poder y bondad del Señor.

Salmo 106:32-33 “También hicieron que Él se enojara en las aguas de Meriba, Y le fue mal a Moisés por culpa de ellos, Puesto que fueron rebeldes contra Su Espíritu, Y él habló precipitadamente con sus labios”. Estas aguas recibieron el nombre de Meriba, palabra que significa: altercado, rencilla, contienda, riña, pelea. Son aguas que producen heridas, infectan o afectan el corazón, lastiman a las personas que están alrededor. Por eso es tan importante tener en cuenta la formación divina.

La misma Escritura nos enseña que Moisés sufre los tristes resultados, aunque fueron ellos la causa (por eso debemos tener presente que los errores de otros no me dan licencia para desobedecer al Señor). Es interesante ver que la rebelión de su espíritu se expresó a través de su boca ¿Cuál es nuestra reacción cuando aparece la ira? Quizá deseos de venganza, o tal vez con palabras que hieren, con rebelión, aislamiento, etc. Lo que debemos hacer es llevar eso ante Dios, y él nos ayudará a superar esa crisis emocional. Por eso cuídate de la ira.  

Debemos tener en cuenta que los resultados buenos no indican siempre la aprobación de Dios. Nos dice la Biblia “Salieron muchas aguas”, y esto nos deja ver la fidelidad del Señor hacía el pueblo de Israel, por encima de los errores de los hombres. La provisión de Dios para su pueblo no se va a detener por las falencias de los seres humanos.

El que hayan recibido las aguas no indicó que el Señor aprobara lo que hizo Moisés. Algunas veces las intenciones de Dios son afectadas por los seres humanos, podemos también verlo en Sansón, un propósito divino  quien vivió los resultados de sus malas decisiones. Seguir el consejo de Dios y hacerlo a su manera siempre resultará en bendición.

Nos sigue diciendo la Biblia: “Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado” Números 20:12. Ellos estaban en el último año de camino por el desierto (año cuarenta) a punto de ingresar a la tierra que fluye leche y miel. Moisés y Aarón han servido al Señor cuarenta años. Por eso ten presente: El tropiezo puede aparecer en el trayecto donde tú crees que mejor caminas”. Debemos depender siempre de Dios.

Es muy interesante ver que Moisés falló en su punto más fuerte: la mansedumbre pues la Biblia nos dice: “Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra” Números 12:3. Por eso no importa el grado de revelación alcanzado, no somos autosuficientes, necesitamos al Señor hasta el último día de nuestra existencia.

Conclusión: El Espíritu Santo de Dios ha venido para enseñarnos, para ayudarnos a caminar en su carácter. Por orgullo y por la ira queremos hacer las cosas a nuestra manera, pero esto sólo produce tristezas. Procuremos ser guiados por el amor de Dios, por el carácter de Cristo y seamos vasijas para honra. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Material similar en Estudiosysermones.com - CUIDADO CON LA IRA -    

domingo, 18 de diciembre de 2016

El agua es un elemento indispensable de la vida física: el Espíritu Santo es indispensable en la vida espiritual. El Espíritu trae limpieza apartándonos de los hábitos pecaminosos, y es fuente que produce ríos de santidad, y renovación que sacia la necesidad del hijo de Dios en la tierra. “Agua viva” es el agua en contraste con las aguas estancadas de cisternas o pantanos; es un agua que salta a borbotones, y genera vida en la tierra seca y estéril…

viernes, 16 de diciembre de 2016

La Biblia nos enseña que cuando Pablo llegó a la ciudad de Éfeso, preguntó a aquellos discípulos: “¿recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos respondieron: “ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo”. Estos discípulos no conocían la obra y la persona del Espíritu Santo.

El Señor Jesús ascendió, hoy día está sentado a la diestra del Padre celestial y volverá por su iglesia. Hoy día estamos ante el ministerio terrenal del Espíritu Santo de Dios. El Señor no dejó huérfanos a sus discípulos, por eso vino el Espíritu Santo quien vive en nosotros. Por eso es vital conocer su carácter, su obra, su manifestación, entre otros, el Espíritu Santo debe ser nuestro mejor amigo hoy y siempre… 

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

Adquiere la Biblia Thompson, excelente herramienta para servir a Dios:

Tecnología:

Adquiere nuestro libro de sermones listos para predicar:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES