Entrada destacada

SERMONES ESCRITOS

. . Sermones escritos - para predicar. A continuación ponemos a tu disposición un listado de sermones escritos, temas y textos c...

lunes, 22 de abril de 2019

Ante los obstáculos de la vida todos tenemos reacciones diferentes (Judas se suicidó, David se humilló y se arrepintió delante Dios, Jesús oró en el huerto de Getsemaní, etc), sin embargo Dios nos enseña la manera idónea para enfrentar cada adversidad.

Dios nos da la sabiduría para tomar las mejores decisiones, él nos fortalece para perseverar y alcanzar aquellas grandes cosas que nos ha preparado.


  
  
Una actitud correcta ante la adversidad es bendecir a Dios y nuestra vida.

La Biblia nos enseña que un día Job fue probado. A aquel gran hombre de Dios un día le llegó la adversidad de modo que perdió sus hijos, sus ganados, sus cosechas, su salud y hasta su esposa murmuró contra Dios y contra él.      

¿Cómo reaccionamos cuando enfrentamos etapas críticas y difíciles en nuestra vida? ¿Cuál es nuestra actitud cuando los resultados no son los que esperamos? ¿Qué hablamos cuando nuestra salud o familia enfrenta obstáculos?    

La Biblia nos enseña las actitudes de Job en medio de esta situación:

Job 1:22 nos enseña que Job no le echó la culpa a Dios, “En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno”.  

Job 2:9-10 nos muestra que Job ante la presión, molestia y rechazo de su esposa no pecó con sus labios contra Dios “Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete. Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios”.

Job 3:1-4 el patriarca maldice el día de su nacimiento. Ante la crisis abre su boca para declarar malas palabras sobre el momento en que nació. “Después de esto abrió su boca, y maldijo su día… Perezca el día en que yo nací y la noche en que se dijo: Varón es concebido…”.

Todo esto nos permite ver su temor de Dios al no hablar contra él; pero vemos también su humanidad al maldecir con decepción, tristeza y enojo el día de su nacimiento. Vivir una crisis semejante no es fácil y conservar un estado de ánimo apropiado no es sencillo.




Sin embargo, debemos darle a la palabra de Dios el primer lugar en nuestras decisiones y ella nos enseña la importancia de adorar a Dios, darle gracias y bendecir su nombre. 

En nuestra boca está la vida y la muerte, y por eso Jesús dijo: “Bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian” Lucas 6:28, y también dice la Escritura: “Bendecid, y no maldigáis” Romanos 12:14.          

(Adquiere ahora sin costo alguno nuestro libro cristiano, un texto que edificará tu vida y la de aquellos que te rodean. Aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).

Tu vida es un diseño divino, fuiste planeado un día por Dios y él ha preparado un maravilloso propósito para tu existencia aquí en la tierra, y después de cumplirlo su deseo es que estés para siempre con él. 


Tu vida no es un estorbo ni un accidente, eres linaje real, sacerdote para Dios, fuiste redimido con la sangre preciosa de Jesús, eres hijo(a) de Dios, sin duda el título más grande en esta tierra.  


Además de este artículo, te invitamos a leer otros que bendecirán tu vida:






Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 
.

jueves, 11 de abril de 2019

La incredulidad en las promesas de Dios produce debilidad espiritual. Quizá lo que diga la gente pueda ser cierto antes los ojos naturales. Tal vez la realidad ponga en evidencia el fracaso. A lo mejor pueden aparecer profesionales expresando de manera negativa que ya no hay nada que hacer, pero es Jesucristo quien en definitiva tiene la última palabra.

En el caso de Pedro quizá su experiencia le decía: “Aquel hombre es un carpintero, no es pescador, él no sabe de esto”, tal vez sus compañeros le pudieron decir: “sí no pescamos en la noche, mucho menos de día”, etc, pero Pedro creyó en las palabras de Jesús, y esto marcó la diferencia al final.

Tal vez muchos digan: “Tú no puedes hacer esa carrera”, “Tú no puedes tener una casa de esas”, “Tú no puedes llegar a ser un ministro del evangelio” o quizá “Tú no podrás triunfar”; pero no será lo que diga la gente, será como Dios lo ha prometido. Recuerda: “Poderoso es Dios para hacer mucho más de lo que pedimos o entendemos” Efesios 3:20.   

El diablo siempre está lanzando sus semillas de duda y mentira, no dejes que en el terreno de tu corazón él siembre la incredulidad, más bien decide creer las promesas del Señor, alimenta tu fe leyendo la palabra de Dios, y lo que hoy lees como promesas mañana serán realidades en tu vida. Dios es galardonador de aquellos que le buscan y le creen.  

Leamos Lucas 5:5-6 “Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; más en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía”.

(Adquiere ahora sin costo alguno nuestro libro cristiano, un texto que edificará tu vida y la de aquellos que te rodean. Aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).

Vemos los maravillosos resultados de creer y perseverar en el Señor. Los pescadores (que luego serían discípulos de Jesús) venían desanimados por una faena difícil de trabajo y sin resultado alguno, pero Jesucristo el Señor cambió todas las cosas y ellos lograron una gran bendición donde sólo había fracaso, Jesucristo nuestro Señor tiene el poder de darnos victoria donde antes sólo ha habido fracaso.


Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 
.

sábado, 6 de abril de 2019

Dios usa diversos medios, circunstancias e instrumentos para llevarnos a su perfecta voluntad. Veamos el caso del profeta Jonás: 

Jonás 1:4-6 “Mas Jehová Hizo levantar un gran viento en el mar, y se hizo una tan gran tempestad en el mar, que se pensó se rompería la nave. Y los marineros tuvieron miedo, y cada uno llamaba a su dios; y echaron al mar los enseres que había en la nave, para descargarla de ellos. Pero Jonás se había bajado a los lados del buque, y se había echado a dormir. Y el maestre de la nave vino a él y le dijo: ¿Qué tienes, dormilón? Levántate, y clama a tu Dios; quizá Dios tendrá compasión de nosotros, y no pereceremos”.   

Es muy importante tener en cuenta que fue Dios mismo quien levantó aquella tempestad, y fue tan fuerte que pensaban los marineros que la nave sería destruida. Entonces recordemos que Jesús puede calmar las tormentas, como lo hizo en el mar de Galilea o levantarla como lo hizo aquí.    

Era Jonás quien estaba provocando aquella tormenta, entonces podemos ser de bendición o ser generadores de tormentas, eso depende de nuestra vida delante de Dios.   

Ante aquella crisis los marineros comenzaron a buscar a sus dioses. Por lo general cuando el ser humano está en crisis busca a su dios, y al no conocer al verdadero Dios, busca sus dioses falsos e ídolos en procura de ayuda y salvación; y Jonás que conocía al verdadero Dios por el contrario estaba huyendo de él.     

La Biblia nos dice que Jonás se había echado a dormir y a pesar de la tormenta seguía acostado, él trataba de ser indiferente a los acontecimientos que sucedían su alrededor, pues lo menos que quería era ser confrontado con su realidad.

(Adquiere ahora sin costo alguno nuestro libro cristiano, un texto que edificará tu vida y la de aquellos que te rodean. Aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).

Alejarse de nuestro escenario cuando este es difícil no arregla las cosas, lo que debemos hacer es buscar a Dios.  

Era el momento de buscar a Dios, pero él dormía, por eso el patrón de la nave lo exhorta a buscar a Dios para no perecer. Cuando el cristiano duerme las tinieblas progresan, los planes del diablo prosperan y al no haber discernimiento la destrucción viene contra la casa. Por estar durmiendo Jonás no era consciente del peligro que le rodeaba.  

Es necesario despertar y buscar a Dios, es necesario clamar al Señor su misericordia en todo tiempo. El cristiano debe mantener vigilante, y más cuando vemos que el día de la venida del Señor se acerca, por eso dice la Biblia: “Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración” 1 Pedro 4:7. 


Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 
.

lunes, 1 de abril de 2019

Introducción: Con frecuencia ante las dificultades el enemigo lanza sus dardos de fuego, queriendo sembrar duda e incredulidad para que el cristiano no persevere, de igual manera procura hacer que el creyente vea los problemas más grandes de lo que en realidad son y así generar miedo.

Ante estas situaciones debemos afirmarnos en el Señor, pues él nos ha prometido la victoria, y ante el poder de Dios las tinieblas retroceden.




Nuestras acciones activan respuestas divinas, Marcos 1:9-10    

“Aconteció en aquellos días, que Jesús vino de Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán. Y luego, cuando subía del agua, vio abrirse los cielos, y al Espíritu como paloma que descendía sobre él”.

El Señor Jesús para aquel momento tiene treinta años de edad, era el tiempo de comenzar su ministerio, pero antes debe seguir las instrucciones de Dios Padre. En primer lugar debe el Señor bautizarse en el río Jordán. No debemos apresurarnos a hacer las cosas según nuestra manera de pensar, es fundamental seguir la dirección y los tiempos de Dios.    

Quien estaba bautizando allí era Juan el bautista, y el Señor Jesús aunque es Dios, en su condición humana se sometió a quien Dios Padre había delegado.

Esto nos recuerda que la sujeción es una condición necesaria para avanzar hacia aquel destino que Dios nos ha preparado; en contraste la rebelión hace fracasar al que Dios ha llamado.     

Es muy importante destacar que cuando Jesús subió del agua los cielos se abrieron, esto es sinónimo de aprobación, bendición, provisión del cielo, etc, en este caso en especial nos dice la Escritura que descendió el Espíritu Santo sobre él.    

Es decir en aquel momento el Señor Jesús fue ungido por Dios Padre y revestido de poder para desarrollar un ministerio sobrenatural.




La batalla espiritual en la región de Galilea sería muy fuerte pues allí gobernaba la sombre de la muerte (Mateo 4:16 “El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz; y a los asentados en región de sombra de muerte, luz les resplandeció”) y la confrontación en Jerusalén sería recia y constante. Por todo esto el Señor requería la unción de Dios. 

Esto nos recuerda que hemos sido revestidos del poder de Dios por el Espíritu Santo para luchar y vencer, para avanzar y hacer retroceder las obras de las tinieblas, y tener presente que no sólo debemos tener buenas intenciones, sino que debemos revestirnos de la unción del Señor.


Además de este artículo, te invitamos a leer otros que bendecirán tu vida:







Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 
.

PRÉDICA EN VÍDEO:

sermons and devotions

Sermones cristianos:

Otras entradas

Seguidores

ARCHIVO DEL BLOG

We are a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for us to earn fees by linking to Amazon.com and affiliated sites.

“Estudios y sermones.com Gonzalo Sanabria participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces ahttps://www.amazon.com/


LISTADO DE SERMONES PARA PREDICAR:

sermons and devotions

ADQUIERE GRATIS AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO CRISTIANO:

sermons and devotions

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

ADQUIERE EL NUEVO LIBRO DE SERMONES PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO LIBRO DE 55 SERMONES CRISTIANOS PARA PREDICAR:

TE INVITAMOS A VER UNA PRÉDICA DE BENDICIÓN:

sermons and devotions

ENTRADAS POPULARES

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES