domingo, 15 de enero de 2017

Aunque parezca imposible Dios lo hará
Introducción: La Escritura nos enseña cosas muy importantes a través de la vida de José, el hijo de Jacob, y son instrucciones divinas que siempre están vigentes. Vemos que muchas de las experiencias vividas por José fueron muy difíciles, por ejemplo: sus propios hermanos lo traicionaron y planearon matarlo, fue vendido como esclavo a Potifar (general egipcio) y estuvo en la cárcel de los presos del rey, sin embargo la Biblia nos enseña que Dios lo protegió y lo bendijo de una manera sobrenatural. Todas estas situaciones que vivió lo llevaron al plan del Señor para su vida…    

 

Aunque parezca imposible Dios lo hará, él es todopoderoso     


Génesis 37:24, 28 “Lo tomaron y lo echaron en el pozo. El pozo estaba vacío, no había agua en él… Pasaron entonces los mercaderes Madianitas, y ellos sacaron a José, subiéndolo del pozo, y vendieron a José a los Ismaelitas por veinte monedas de plata. Y éstos se llevaron a José a Egipto”.
Podemos ver que José es sacado de la comodidad de la casa paterna a una cisterna (o pozo) sin agua. Al considerar el contexto bíblico la edad de José era de diez y siete años, hijo consentido de Jacob su padre, y fue precisamente por esto que le dio una túnica de diversos colores.
Para José seguramente éstos fueron momentos duros e inexplicables, pues sus hermanos querían quitarle la vida, y finalmente lo lanzaron a un pozo. José iniciaba un camino que sólo iba a entender al final, sendero en el que se encontraría con diversos obstáculos, varias decepciones, dolor e injusticias, etc.
Sin embargo estas circunstancias habían sido organizadas por el Señor mismo para conducir a José al destino que le había preparado. Dios es todopoderoso y soberano, él se mueve de maneras diversas y en muchas ocasiones incomprensibles para nuestro pensamiento, por estas cosas en un momento dado el apóstol Pablo expresó: “cuan inescrutables e insondables son sus caminos”.
Podemos preguntarnos ahora: ¿Cómo reaccionamos cuando el Señor permite éstos incomprensibles  e imprevistos cambios y dificultades en nuestra vida? Son estas oportunidades donde debemos practicar el perdón y vivir el amor de Dios. Son tiempos para depender del Señor. Aunque parezca imposible Dios lo hará

La Biblia nos enseña que José es trasladado de la casa del general egipcio a la cárcel del rey “Y tomó su amo a José, y lo puso en la cárcel”. El Señor estaba con José y lo protegió con Su poder y misericordia, él halló gracia ante los ojos del jefe de la cárcel, y por eso le entregó a José el cuidado de toda la cárcel. Nos dice la Escritura que “todo lo que se hacía allí, él lo hacía”. Dios honró a José.
Podemos ver en la primera parte de Génesis treinta y nueve el inmenso respaldo de Dios sobre José. Él estaba siendo entrenado por el Señor mismo mediante todas éstas situaciones para administrar luego a todo Egipto, aunque José no comprendía lo que estaba sucediendo.
Luego vemos que José va a la cárcel (todo eso por una “injusticia”) y termina allí administrando la prisión del rey. Es el Señor mismo quien transforma todas las cosas, y nos lleva hacia el plan que él ha preparado para cada uno de sus hijos.
Conclusión: José estaba en tierra extranjera, solo, sin familia, pero fue fiel a Dios, no se enojó, ni murmuró, no levantó su boca contra Dios, y confió en la bondad divina, el Señor no lo decepcionó. Confía en el Señor, Dios cumplirá sus palabras sobre tu vida. Aunque parezca imposible Dios lo hará

 Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.



Material similar en Estudiosysermones.com - Aunque parezca imposible Dios lo hará - 

miércoles, 11 de enero de 2017

Hebreos 12 - Dios disciplina a sus hijos
Introducción: No debemos menospreciar la bendición que el Señor ha preparado para nosotros. La Escritura nos dice: “no sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura” Hebreos 12:16. Esaú negoció el derecho como hijo primogénito cambiándolo por el plato de lentejas (debemos tener en cuenta que Esaú estaba fatigado, esto nos recuerda que cuando estamos cansados somos débiles a la tentación o ataque de las tinieblas). Por eso en los tiempos difíciles Dios nos quiere fortalecer para que nuestro pie no resbale, algunas veces el orgullo impide recibir la gracia y misericordia divina…   

DIOS DISCIPLINA E INSTRUYE A SUS HIJOS – Hebreos 12  


Además, han olvidado la exhortación que como a hijos se les dirige: "hijo mío, no tengas en poco la disciplina del Señor, ni te desanimes al ser reprendido por él. Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo. Es para su corrección (disciplina) que sufren (lo soportan). Dios los trata como a hijos; porque ¿qué hijo hay a quien su padre no discipline? Hebreos 12:5-7. 

Debemos considerar primero que el término disciplina aquí es traducido desde el griego “Paideia”, que también significa: formación dada a un niño, entrenamiento, instrucción, corrección. En cuanto a la disciplina nos dice la Escritura: “No la menosprecies, ni desmayes ante ella”, debe más bien ser valorada como tal, pues (según nos dice Hebreos 12:10-11), la disciplina de Dios genera en el creyente:
1) Santidad (esto también indica pureza moral).
2) Produce un fruto apacible (indica utilidad o provecho sin preocupación, es un carácter pacífico).
3) Genera justicia (esto indica integridad y rectitud).
4) Es un entrenamiento único, formación exclusiva. Añade la Escritura: “A los que en ella han sido ejercitados” ¿Pero cuál es el significado de ejercitados? Es un término que proviene del griego “gumnazo” que traduce en primer lugar: “ejercitarse ligero de ropas”, era una palabra para la práctica de la gimnasia en Grecia. Por eso implica: sin cosas que estorben o detrás de las cuales la persona se pueda esconder; vemos pues que la disciplina del Señor nos conduce a una vida de pureza y honestidad, como nos enseña Hebreos12.  

e) Debemos destacar que la palabra “disciplina” da origen a la palabra “discípulo”, concluimos pues que la disciplina divina es una faceta del discipulado en Jesucristo (debemos tener en cuenta que la razón del Señor es formar, no destruir, por eso la Escritura nos dice: “la autoridad no es para destrucción, sino para edificación”). Ten presente que Dios es el alfarero, y nosotros somos barro en sus manos. Dios disciplina e instruye a sus hijos.

Según el contexto del pasaje bíblico de hoy vemos una frase muy importante: “Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas” Hebreos 12:12. “Las manos caídas” simbolizan lentitud, debilidad, estancamiento, mientras que las “rodillas paralizadas” implican un caminar que apenas si se puede moverse la persona, esto es muy interesante pues vemos entonces que las manos no se pueden levantar para adorar, y las rodillas no se pueden doblar para orar y clamar a Dios (esto indica un decaimiento de la vida espiritual en el cristiano).
Vemos además que el escritor aquí por el Espíritu de Dios añade: “seguid la paz, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” Hebreos 12:14 nos habla de paz y santidad. Los buenos atletas no llegan a la meta simplemente, sino que lo hacen de forma correcta y honesta, y en los tiempos difíciles de la carrera, no renuncian por el contrario perseveran y se esfuerzan hasta llegar a la meta. Recuerda el Señor es nuestra fuerza y Jesús nuestra inspiración y modelo a seguir.
Debemos mantener clara una verdad y es que nada de lo que este mundo te ofrece, es comparable con la gloria venidera y todas las bendiciones y privilegios que Dios te ha preparado. Dios disciplina a sus hijos con los más grandes propósitos.  
Reflexión final: No desmayes en el entrenamiento divino, el Señor Jesús te espera en la meta con los brazos abiertos y es quien te dice: “adelante, tu puedes, no te desanimes, yo te estoy contigo”. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "SERVIMOS A DIOS POR AMOR Y GRATITUD"


Material similar en Estudiosysermones.com - Hebreos 12 - Dios disciplina a sus hijos -  

sábado, 7 de enero de 2017

La carrera de la fe
Introducción: Podemos recordar aquí que cuando Josué, el líder del pueblo de Israel, debe guiar la conquista de la tierra prometida el Señor le dijo: “esfuérzate y sé valiente”. Debemos reconocer que ningún desafío o logro importante en nuestra vida está privado de esfuerzo, valentía y perseverancia. Por eso con la fuerza de Dios corramos la carrera de la fe…     

La carrera de la fe en Cristo


Hebreos 12:1-2 “Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia (perseverancia) la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz, despreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios”  

La vida en Jesucristo es muy parecida a una carrera atlética (por eso la llamamos la carrera de la fe), y debemos tener en cuenta que para correr bien es muy importante quitar los obstáculos y estorbos que estén en el camino que debemos correr. Según el texto bíblico de hoy es necesario hacer la diferencia entre peso y pecado, veamos:

La palabra “peso” aquí se traduce del término griego “onkos” que además significa: masa, bulto, carga, implica doblarse o encorvarse por el peso o carga, y nos dice la Biblia que “debemos despojarnos de eso” (entonces hablamos de angustia, preocupaciones, ansiedad, resentimiento, culpa, etc);

También nos dice que debemos despojarnos del pecado “que nos asedia (esto indica aquello “que nos enreda”, es lo “que distrae con facilidad”, es algo “que obstruye”), entonces soltemos las cargas para poder correr livianos, y evitemos el pecado que fácilmente nos hace tropezar y caer al suelo. Debemos decir como el apóstol Pablo: “Prosigo a la meta, al premio en Cristo Jesús”. (Artículo que te invitamos a leer).

Por todo esto ante el desánimo procuremos inspirarnos en Jesucristo. Él es nuestra máxima inspiración y ejemplo. El Señor Jesús vivió muchas cosas como oposición, tentación, las diversas calumnias, el rechazo y la traición, debemos tener esto en cuenta para no desanimarnos, por eso el texto bíblico también nos enseña: “Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores”. Dios nos fortalece para seguir adelante en la carrera de la fe
El pasaje de la Biblia  de hoy en el versículo tres expresa: “Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado”, resistir aquí no es aguantar, la palabra griega traduce: “enfilar tropas en contra de” “oponerse”, nos habla de una actitud valerosa y que se opone con firmeza a la maldad y a las obras de las tinieblas.
Podemos pensar por brevemente en los mártires del primer siglo, o en los cristianos en países de mayoría musulmana. Definitivamente la carrera de la fe en la vida cristiana requiere esfuerzo y valentía, características que encontramos en la comunión con nuestro Señor.

Reflexión final: Dios es nuestra fortaleza, él ha prometido estar con nosotros todos los días y ayudarnos hasta el fin del mundo. Podemos confiar en él y en el poder de su fuerza, avancemos confiados en Su poder y gloria. El Señor fortalece, por eso sigue adelante en la carrera de la fe, pues grandes recompensas y galardones te esperan. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.



Material similar en Estudiosysermones.com - La carrera de la fe -  

viernes, 6 de enero de 2017

Introducción: Aquella obra poderosa de Dios a favor de Daniel en el foso de los leones estuvo antecedida de una comunión íntima con el Señor en su habitación. El poder de Dios demanda vida de oración, y ella te lleva más allá del promedio. El pasaje bíblico  de hoy (Daniel 6) nos enseña que “Daniel mismo era superior a los sátrapas, porque había en él un espíritu superior”. Sin duda esto nos enseña de la obra y poder del Espíritu de Dios en la vida de Daniel el profeta.

DANIEL 6 LIBRADO DE LOS LEONES 


Daniel 6:1-3Le pareció bien a Darío constituir sobre el reino 120 sátrapas que gobernaran en todo el reino, y sobre ellos, tres funcionarios (uno de los cuales era Daniel) a quienes estos sátrapas rindieran cuenta, para que el rey no fuera perjudicado. Pero este mismo Daniel sobresalía entre los funcionarios y sátrapas porque había en él un espíritu extraordinario, de modo que el rey pensó ponerlo sobre todo el reino. ”  

La historia nos enseña que en aquel momento el imperio de Babilonia cae en manos de Darío, rey de Media. El pasaje nos enseña que el profeta Daniel era superior a los otros gobernadores, él se destacó, el favor y la gracia del Señor estaban sobre el profeta. La unción o poder de Dios reposaban sobre él, y por eso nos dice la Escritura en Daniel 6:3 que “era superior” o “extraordinario”, término que desde el hebreo también traduce: “llegar a ser el principal”, “distinguirse”. Estaba pues la mano de Dios sobre Daniel.
El mismo rey Nabucodonosor y posteriormente su hijo Belsasar, reyes de Babilonia, le expresaron al profeta Daniel: “sobre ti reposa el espíritu del Dios Santo”. Recuerda que la unción del Espíritu Santo está sobre ti, y esto será notorio para los demás, aún delante de personas no creyentes. Su presencia y poder se hacen evidentes, es la gloria de Dios que se manifiesta en sus hijos.

La comunión íntima con el Espíritu Santo transforma el estilo de vida del cristiano: “Entonces los funcionarios y sátrapas buscaron un motivo para acusar a Daniel con respecto a los asuntos del reino. Pero no pudieron encontrar ningún motivo de acusación ni evidencia alguna de corrupción, por cuanto él era fiel, y ninguna negligencia ni corrupción podía hallarse en élDaniel 6:4

(Te invitamos a adquirir nuestro nuevo libro, estudio basado en la 1 Carta a los Corintios, en éste libro hallarás el comentario a cada uno de los dieciséis capítulos que componen ésta epístola. Encontrarás títulos como los siguientes: Sabiduría enseñada por el Espíritu Santo. Al servicio de Dios. Es Dios quien sostiene sus siervos. La ausencia de disciplina promueve el desorden extremo. Pleitos de creyentes ante los incrédulos. Instrucciones respecto al matrimonio. Los dones del Espíritu Santo. La profecía. La resurrección de los muertos, entre otros. Puedes verlo y adquirirlo en:INSTRUCCIONES DEL ESPÍRITU SANTO).  
El testimonio que se da aquí del profeta Daniel debemos resaltarlo, ya que estaba en el imperio de Babilonia, el cual era el centro religioso del mundo conocido, centro económico, político y cultural, reconocido por su gran idolatría, inmoralidad y ocultismo abundante. En medio de toda esa vida el profeta Daniel se conducía rectamente ante los ojos del Señor.
El deseo del profeta no era el reconocimiento sino Dios mismo. Por todas estas cosas no debemos descuidar nuestra pasión por Dios y la comunión con él, debemos tener presente que el Señor Jesús le dijo a la iglesia en Efeso: “Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor”. Cuidemos pues nuestro ferviente amor por Cristo.  

El profeta es acusado y señalado por su devoción al Señor, el profeta oraba tres veces cada día, y según el decreto real fue lanzado al foso de los leones (Daniel 6:16), pero él estaba confiado en el cuidado y protección de Dios. Por el poder del Señor veremos grandes milagros y victorias a nuestro favor (Daniel 6:19-20).

El poder de Dios en cada uno de sus hijos y la fe es lo que fortalece al creyente ante la dificultad, esto nos hace estar seguros y confiados en la protección divina (como el pastor judío que cuida y unge a sus ovejas en los oídos y ojos para cubrirla de los insectos y de todas sus infecciones). Debemos tener presente que “No es con ejército ni con fuerza sino con mi espíritu”.

El reino de las tinieblas y sus planes fracasan ante el poder de Dios. Así como fracasaron los enemigos del profeta Daniel. Durante la vida de Daniel pasaron varios imperios: Babilonia, Media, Persia, y varios reyes, como: Nabucodonosor, Belsasar, Darío y Ciro, ellos pasaban, pero el profeta Daniel permanecía (y continuaba en sus labores de la corte real) ¿por qué? La respuesta está precisamente en el poder que reposaba sobre él: el Espíritu Santo de Dios. Daniel fue salvado de los leones como Dios libra a sus hijos.  
Conclusión: La Biblia nos dice: “nunca falte ungüento sobre tu cabeza”, la unción o poder de Dios nos habla del aceite del Espíritu Santo, aceite que debemos renovar. El Señor anhela que sus hijos estén ungidos y transformados, por esto envió al Espíritu Santo. Por estas cosas debemos fortalecer la comunión con él y veremos sin duda su poder en nuestra vida. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "LIBERTAD PARA EL PUEBLO DE DIOS". 


Material similar en Estudiosysermones.com - Daniel 6 salvado de los leones - 

martes, 3 de enero de 2017

Introducción: (por qué Dios da poder a sus hijos) Cuando el Señor Jesús aparece en la sinagoga de Nazaret, comenzando su servicio al Señor, lo hace predicando el texto del rollo de Isaías: “el Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para…”. La Biblia nos dice además en Hechos 10: “Como Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret…”, entonces vemos que es el Espíritu de Dios quien nos equipa para llevar a cabo el propósito del Señor en nuestras vidas. El poder o la unción es la esencia de la autoridad y gloria del Espíritu de Dios manifestado en una persona. Es una capacitación sobrenatural para el servicio al Señor eficazmente, y no es para la gloria de las personas.

POR QUÉ DIOS DA PODER A SUS HIJOS


Éxodo 35:30-33 “Entonces Moisés dijo a los Israelitas: "Miren, el SEÑOR ha llamado por nombre a Bezalel, hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá. "Y lo ha llenado del Espíritu de Dios en sabiduría, en inteligencia, en conocimiento y en toda clase de arte, para elaborar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, y en el labrado de piedras para engaste, y en el tallado de madera, y para trabajar en toda clase de obra ingeniosa.

El poder de Dios te equipa para cumplir con el plan del Señor. En el pasaje de hoy, vemos que Bezaleel fue lleno del Espíritu Santo. Debemos tener en cuenta varias cosas aquí:
a)  El pueblo de Israel sabía del Espíritu de Dios antes de venir en la fiesta de Pentecostés (no es suficiente con saber de él, es necesario conocerlo cada día más).

b)  Así como el Señor Jesús fue ungido para un servicio a Dios sobrenatural, era fundamental que aquellos que construirían el tabernáculo en el desierto fueran ungidos con el poder de Dios.

c)   El nombre Bezaleel significa: protegido de Dios. Debemos recordar que la Biblia dice: “no toquéis a mis ungidos”, pues el Señor protege a sus hijos y de sus planes (cada uno es un hermosos plan de Dios).

d)  El Señor sabe muy bien a quien unge y con qué propósito, no es un accidente (por eso nos dice el pasaje bíblico: “hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá” en: “sabiduría, inteligencia, ciencia y arte para elaborar…” aquel poder tenía razones especificas).

(Te invitamos a leer: "LA UNCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO").  


El poder de Dios en una persona debe glorificar al Señor. No es para gloria de las personas ni para el beneficio propio. Por eso debemos tener presente el ejemplo de la obra del Espíritu Santo en la vida y ministerio de Jesús.  Consideremos ahora las siguientes perspectivas del texto bíblico:

a) El nombre Aholiab significa: Tabernáculo del Padre (podemos preguntarnos ¿Qué movió a sus padres a ponerle aquel nombre? Seguramente vieron el plan de Dios con su hijo (tengamos presente que cada uno somos un plan del Señor, pero como Aholiab tuvo que ser lleno del Espíritu de Dios para cumplirlo, también nosotros necesitamos el poder de Dios).

b) Bezaleel pertenecía a la tribu de Judá (esta era la principal tribu, la más grande y la que marchaba adelante por el desierto hacia Canaán) y Aholiab pertenecía a la tribu de Dan (esta era la que marchaba al final de todas, atrás, era pequeña), vemos entonces que el Señor toma a uno de adelante y otro de atrás, esto nos recuerda que en él no hay acepción de personas, todos son valiosos para él y sus propósitos.

c) El poder de Dios los equipó para hacer una labor única (el tabernáculo en el deiserto), los otros podían ayudar en ciertas cosas, pero ninguno podía hacer lo que ellos podían hacer. La unción nos hace efectivos en el plan de Dios (Por ejemplo el apóstol Pedro era uno antes de la fiesta de Pentecostés en Hechos 2, pero después decía: “de lo que tengo te doy”, y “sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos” el poder de Dios transforma nuestro servicio).

d) Los resultados de un labor ungida, y donde uno y otro se complementaron, pues sirvieron al Señor desde los dones que cada uno recibió, fue un maravilloso tabernáculo, que honró a Dios.


Conclusión: el Señor ha enviado su Espíritu para hacer una obra poderosa en cada uno de sus hijos. Es muy importante el poder de Dios para servirle eficazmente, siempre teniendo presente que éste poder viene del Señor por su gracia, por tanto toda la gloria le pertenece a él. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "LOS HIJOS SON UN PLAN DE DIOS".  


Material similar en Estudiosysermones.com Por que Dios da poder a sus hijos -  

Te invitamos a leer "Estudios Cristianos":

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

Te invitamos a leer "LA UNCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO" click en la imagen:

ADQUIERE NUESTRO NUEVO LIBRO:

Post popular "EL PODER CREADOR DE DIOS" Click en la imagen:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES