viernes, 2 de diciembre de 2016

Cuando enfrentamos dificultades o crisis aparecen diferentes reacciones, por ejemplo huir, esperar, quejarse o enfrentar la adversidad. Como cristianos debemos actuar con la sabiduría que viene de Dios. Conscientes que él nunca duerme, tiene cuidado de cada uno de nosotros y que todo lo sabe y por tanto un problema no es inesperado para él, además ha provisto una solución para salir victoriosos… 

En tiempos difíciles Dios está contigo

Lucas 8:40-42 “Cuando volvió Jesús, le recibió la multitud con gozo; porque todos le esperaban. Entonces vino un varón llamado Jairo, que era principal de la sinagoga, y postrándose a los pies de Jesús, le rogaba que entrase en su casa; porque tenía una hija única, como de doce años, que se estaba muriendo. Y mientras iba, la multitud le oprimía”

La frase “Cuando volvió Jesús” en su contexto nos deja ver que el Maestro había salido de la tierra de Galilea y venía de a la región de Gadara, volvía probablemente a la ciudad de Capernaúm, Su ciudad en Galilea. Los habitantes de allí le conocían y su poder también, por eso lo esperaban con gozo.

La Biblia nos enseña que Jairo era principal de la sinagoga (esto quiere decir que él administraba el orden en la sinagoga), era un hombre con un corazón humilde, pues  “postrándose a los pies… le rogó”, también nos enseña la Escritura que su única hija estaba enferma de muerte, y Jairo creía en el poder del Señor Jesús y lo buscó para rogar su ayuda.

Por lo general los milagros implican obstáculos que superar, como la duda, la incredulidad y junto con ésta, el miedo, el desánimo, etc. Al principal de la sinagoga  le dijeron: “no molestes más al Maestro, tu hija ya murió”. Vemos que la incredulidad se contagia con facilidad y estaba generando temor y desaliento en Jairo.
También Jairo tenía que superar la multitud que rodeaba al Señor, el pasaje nos enseña que “le recibió la multitud con gozo” y “la multitud le oprimía”, no era fácil llegar a Jesús. Otras veces el obstáculo es el orgullo, pero a diferencia de muchos principales y sacerdotes judíos, Jairo se humilló ante el Señor Jesús reconociéndolo como Dios todopoderoso.
Debemos tener presente que La fe constante alcanza los milagros, derrota lel desánimo, la burla y el rechazo, la Biblia nos dice: “Y se burlaban de él, sabiendo que estaba muerta. Mas él, tomándola de la mano, clamó diciendo: Muchacha, levántate. Entonces su espíritu volvió, e inmediatamente se levantó” (Lucas 8:53-55).
No hay nada difícil para Dios, todos ellos expresaban: “ya murió, no se puede hacer nada, todo se perdió, no hay posibilidad alguna”, pero en realidad es Dios quien tiene la última palabra. Por eso persevera y expresa tu confianza en el Señor, en casa de Jairo todos estaban tristes, lloraban y se lamentaban, pero Jesucristo declaró una palabra diferente, por eso es que las personas de fe hablan distinto.
Aquí vemos al Señor Jesús dando evidencia de su poder y voluntad, Cristo es la resurrección y la vida. El Señor tiene el poder para resucitar muertos, él puede restaurar lo que se ha dañado. Por eso puede levantar al caído. Jesús resucitó a la hija del principal, y los presentes quedaron asombrados e impresionados, aunque la mayoría no creía ya en un milagro. Por eso “Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios”. Jesús es el mismo ayer, hoy, mañana y siempre. Él sigue haciendo milagros.

Conclusión: Dios es Todopoderoso, no hay nada difícil para Él, persevera y cree, los obstáculos caerán y la gloria de Dios se manifestará. Como Jairo, acércate a Él, verás su poder y los otros se sorprenderán de lo que el Señor hará a tu favor.
“Ningún arma forjada contra ti prosperará, Y condenarás toda lengua que se alce contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos del SEÑOR, Y su justificación procede de Mí," declara el SEÑOR” Isaías 54:17.
Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "DIOS RECUPERA LO PERDIDO".  

Material similar en Estudiosysermones.com - En tiempos difíciles Dios está contigo - 

miércoles, 30 de noviembre de 2016

El plan mismo de redención para la humanidad es un proyecto de restauración. El Señor creó al ser humano a su imagen y semejanza, también le encomendó multiplicarse (esto es llenar la tierra de seres humanos con la imagen y semejanza de Dios), le encargó la administración de la creación y el cuidado de ella. Ante la desobediencia de Adán y Eva, el Señor empieza a desarrollar su proyecto de salvación. Entonces el Señor es restaurador por excelencia. En este caso veremos cómo Marcos es el resultado de una maravillosa obra de restauración, pues Dios nos da nuevas oportunidades…  
Dios nos da nuevas oportunidades: 
Hechos 15:36-38 “Después de algunos días, Pablo dijo a Bernabé: Volvamos a visitar a los hermanos en todas las ciudades en que hemos anunciado la palabra del Señor, para ver cómo están. Y Bernabé quería que llevasen consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos; pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia, y no había ido con ellos a la obra”
La Biblia nos enseña que el Señor restaura al que ha retrocedido. Pues precisamente uno que retrocedió fue Juan Marcos. Él fue un discípulo especial que inició su formación ministerial al lado del apóstol Pablo y Bernabé, la Biblia nos narra que a la mitad del primer viaje misionero decidió devolverse (tal vez por cansancio, quizá miedos, tuvo una crisis emocional o luchó con la ausencia de su familia, entre otros). 
Juan Marcos no desechó su fe, pero si al llamado que el Señor le hacía, era muy joven y su camino ministerial apenas iniciaba. Dios es bueno y conoce cada corazón y por eso se ocupa de él. 
Probablemente al inicio de su servicio l Señor Juan Marcos lo hizo con mucha pasión, expectativa y fuerza, como es normal en una persona que ha nacido de nuevo y vive ese profundo deseo de servir a Dios. La Biblia nos dice que un corto tiempo después Juan Marcos no pudo continuar con ellos. Esta actitud no fue aprobada ni tolerada por el apóstol Pablo, quien se disgustó ya que tenían una  gran labor misionera por delante. 
La historia enseña que Bernabé acompañó a Juan Marcos en su proceso de restauración, enseñándole con paciencia, instruyéndole respecto al el ministerio y las tentaciones, y ahora quiere nuevamente llevarlo a la obra misionera, pero Pablo no piensa de la misma manera, la diferencia es tal que se separan y el apóstol Pablo se va con Silas y el apóstol Bernabé se va con Juan Marcos a la obra misionera. 

La Biblia nos enseña que finalmente el Señor restauró a Juan Marcos, llevándolo al cumplimiento de su plan y destino, y es el mismo Pablo quien reconoce esto al solicitarle a Timoteo que lo involucre en el ministerio: Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio 2 Timoteo 4:11.

Vemos pues que Pablo acepta y reconoce ahora la buena labor de Bernabé en la restauración de Juan Marcos, y ahora es muy importante su aporte y trabajo en el oficio apostólico (pues tenían muchas iglesias que atender y dirigir). Según enseña la tradición Juan Marcos, el que un día renunció, fue un poderoso instrumento para Dios pues:
a) Fundó la iglesia de Alejandría en Egipto,
b) Fundó una Escuela Bíblica en esa ciudad,  
c) Escribe el Evangelio de San Marcos (enseña la tradición que su fuente fue el apóstol Pedro, Juan marcos era “hijo espiritual” de éste apóstol).
Conclusión: El propósito del Señor con cada uno de nosotros es especial y hermoso, a pesar de todo lo que ocurre o pueda pasar, no consideres volver atrás, tomar fuerzas en Dios y persevera, al final el plan divino se cumplirá. Renuévate en el poder de Dios, Él es restaurador por excelencia.
Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Material similar en Estudiosysermones.com - Dios nos da nuevas oportunidades -  

lunes, 28 de noviembre de 2016

El hecho en el que la mujer de Lot se convierte en estatua de sal, es un evento que llama la atención. La Biblia nos enseña que poco a poco después de vivir con Abraham su sobrino Lot se fue acercando hasta llegar a vivir en la ciudad de Sodoma, allí fijó su hogar, allí crecieron sus hijas, sin embargo Lot vivía triste ante la mala conducta de quienes vivían en Sodoma y Gomorra. La decisión de vivir allí fue una mala decisión y los resultados fueron dolorosos. A pesar de todo el Señor en su misericordia envió ángeles para librar a Lot y a su familia, pues Dios desea la salvación de ñas familias. 

Obedecer a Dios trae bendición | Obediencia
Génesis 19:17, 26 “Y cuando los hubieron llevado fuera, dijeron: Escapa por tu vida; no mires tras ti, ni pares en toda esta llanura; escapa al monte, no sea que perezcas… Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal
Debemos dejar atrás el pasado malsano para bendición y salvación nuestra, de lo contrario los tristes resultados nos alcanzarán. Un triste ejemplo de esto podemos verlo en la familia de Lot y puntualmente en su esposa. Después de recibir las instrucciones de los ángeles para salir de aquellas ciudades ella desobedece pues no debía mirar atrás, y surge entonces la pregunta ¿por qué hizo eso? Podemos concluir que la esposa de Lot seguía amando a Sodoma y Gomorra (ciudades malvadas y pecadoras ante los ojos del Señor), estas ciudades son figura de la inmoralidad, de la perversión, de una vida sin Dios, una vida desenfrenada.

En las Sagradas Escrituras se utiliza la palabra “sodomita” para hacer referencia a la práctica homosexual, difundida en gran manera en estas ciudades, la Escritura nos dice que “desde el más pequeño hasta el más grande”, es decir la población entera se había alejado del Señor. 

(Nota especial: Te invitamos a descargar gratis nuestro libro: “La guerra espiritual”. Promoción del 28 de nov. al 2 de dic. 2016. A lo largo de sus doce capítulos desde la Sagradas Escrituras éste libro es una herramienta que enseña cómo desde tiempos remotos el conflicto espiritual se ha desarrollado, la lucha del hombre no sólo con espíritus inmundos sino con su propia naturaleza pecaminosa, los diferentes niveles de batalla espiritual, la guerra en las regiones celestes y territoriales, su influencia en la vida natural del ser humano, y por supuesto el equipamiento o dotación de Dios para su pueblo de manera que ejerza la victoria alcanzada en la cruz. Puedes descargarlo gratis aquí en: LA GUERRA ESPIRITUAL ).   

La mujer de Lot miró atrás evidenciando su dolor y pesar por las ciudad, añorando lo que el Señor quería destruir y tristemente perdió su vida. Entonces mirar atrás nos estanca, mirar atrás nos genera pérdidas, mirar atrás genera dolor en el hogar, mirar atrás evidencia el anhelo de no abandonar el pasado que Dios aborrece. Por eso es fundamental avanzar sin temor y sin mirar atrás, Dios tiene cosas mejores y mayores, pues al otro lado hay un milagro.
Es muy importante para bendición y salvación dela familia abandonar lo que nos afecte y haga daño a quienes nos rodean. El hogar de Lot sufre además otro dolor, pues ya habían perdido las cosas materiales en la destrucción por el fuego de aquellas ciudades, pero ahora se añade la muerte de la esposa y madre (por decisión equivocada al desobedecer lo que el ángel había dicho), y sólo queda Lot con sus dos hijas. 
Lo más probable es que las costumbres aprendidas o vistas en Sodoma y Gomorra hicieron que las hijas de Lot pecaran contra Dios e hicieron pecar mediante engaño a su padre: Génesis 19:34-36 nos dice: “El día siguiente, dijo la mayor a la menor: He aquí, yo dormí la noche pasada con mi padre; démosle a beber vino también esta noche, y entra y duerme con él, para que conservemos de nuestro padre descendencia… y las dos hijas de Lot concibieron de su padre”(Seguramente el incesto era práctica común en Sodoma y Gomorra, y ahora nacen dos hijos: Moab y Amón, y éstos llegaron a ser pueblos que se convirtieron en espinas para el mismo pueblo de Israel). Una realidad es que nuestras decisiones marcaran nuestro destino. el futuro es tan bueno como buenas decisiones tomemos hoy. 
Conclusión: El Señor envió a sus ángeles para salvar a Lot con su familia, porque ese es el deseo del Señor salvar las familias. Dios dio instrucciones para evitar el dolor y las pérdidas, pero a veces nuestra terquedad genera tristes y dolorosos resultados. Sin embargo el Señor nunca faltará con su misericordia y bondad, Sus brazos siempre están abiertos para ayudarnos. 
Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.
Te invitamos a leer: "LA GLORIA ES DE DIOS". 

Material similar en Estudiosysermones.com - Obedecer a Dios trae bendición - Obediencia -  

sábado, 26 de noviembre de 2016

Hay algo maravilloso que vemos en Moisés y es que durante los 40 años de caminar por el desierto hacia la tierra prometida, nunca pensó en regresar a Egipto, él nunca dijo: “volvámonos a la esclavitud, pues éste peregrinar por el desierto es muy difícil”; en los momentos más críticos lo que hizo fue buscar al Señor y esa fue su fortaleza, Moisés era un hombre de adoración, un apasionado por la presencia divina. También podemos ver que cuando el apóstol Pablo se encontraba preso en la cárcel de Filipos con Silas, según el libro de los Hechos 16:25, lo que hicieron fue adorar al Señor, no murmuraron, ni se quejaron y tampoco pensaron en volver atrás. Ellos siguieron adelante con la fuerza del Todopoderoso...  
No renuncies al plan de Dios
Filipenses 3:13-14 “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”
Las dificultades y los obstáculos son parte de nuestro camino. Ante estos hay diversas reacciones, podemos enfrentarlos, negarlos, o huir de ellos, entre otros. Se requiere entonces una profunda decisión de no retroceder, si queremos alcanzar algo importante y significativo, pues las cosas sin valor no requieren esfuerzo ni perseverancia, tampoco presentan dificultades. Podemos encontrarnos con personas que tienen maravillosos talentos pero no logran metas significativas, pues les falta perseverancia. Y por eso vemos también el contraste, es decir a otros cuya constancia los ha llevado a grandes victorias. 
Según Filipenses 3, el apóstol Pablo perseveró a pesar de las dificultades. Debemos tener presente que el apóstol escribe ésta carta a los creyentes en Filipos desde la cárcel. Es un creyente que ha vivido naufragios, fue traicionado, también abandonado, apedreado, en peligro muchas veces, fue menospreciado por judíos y discípulos, entre otras cosas; pero no abandonó los caminos de Dios ni su servicio al Señor. Su decisión de perseverar hasta el fin fue segura y firme, y lo manifiesta diciendo: “Prosigo a la meta” y así fue, fiel a Dios perseveró hasta el fin de su vida en esta tierra. No renunciares al plan de Dios para tu vida, el Señor es tu ayuda. 
Debemos destacar la expresión: “olvidando lo que queda atrás”, esto es un ejercicio de la mente, pero muchas veces se recuerda con frecuencia lo que ha quedado atrás en el pasado y que hoy no sirve, como heridas y ofensas, desordenes de la vida antigua, relaciones de noviazgo del pasado o anhelos del corazón que sabemos no hacen bien (los recuerdos del pasado más bien deben ser un testimonio para la gloria de Jesucristo quien los ha librado).
Podemos considerar como ejemplo a Israel que camino por el desierto hacia la tierra prometida, y expresó: “Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto? Y decían el uno al otro: Designemos un capitán, y volvámonos a Egipto”. 
Eran deseos, recuerdos y anhelos del alma que expresaban su deseo de volver a Egipto, aunque era el Señor mismo quien los protegía, guiaba y quien los había sacado con maravillas de la esclavitud egipcia. Nada les faltaba por el desierto, pero el corazón no rendido a Dios se queja por todo. 
La Biblia nos enseña que la perseverancia es requerida en el Reino de Dios, Lucas 9:62 “Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios”. Según la historia nos enseña el arado era llevado por una yunta de bueyes (dos bueyes unidos por un yugo de madera sobre sus cuellos) y el labrador ponía una mano en el arado y en la otra llevaba la vara para empujar e impulsar a los bueyes, mirando siempre al frente y así evitar que el surco quedara mal. El arado representa un caminar recto, de servicio a Dios, mirando al frente, es un seguir a Jesucristo con los ojos en él (haciendo caso omiso de las fuentes de distracción y perseverando ante los obstáculos propios del caminar de fe).
Conclusión: Seguir a nuestro Señor Jesús y ser un discípulo suyo, significa esfuerzo y perseverancia, pues los obstáculos y la oposición son parte de ese caminar. Pero, gracias a Dios, pues él nos ha prometido estar con cada uno todos los días y multiplicar nuestras fuerzas. Adelante, recuerda que las aflicciones presentes, no son comparables con la gloria venidera. Dios está de tu lado. 
Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

viernes, 25 de noviembre de 2016

Basados en el texto bíblico de Éxodo 3 vemos una vez más que el Señor es quien viene al encuentro del ser humano, en éste ejemplo es Moisés quien vive la visitación de Dios. quien llega en el tiempo justo para librar a la nación de Israel y también librar a Moisés de sus propios miedos y baja autoestima que lo han tenido escondido en las arenas del desierto por 40 años. Moisés ya estaba casado con Séfora, tenía dos hijos, con un oficio (era pastor de ovejas), pero el Señor no lo había diseñado para vivir aislado, era era una condición temporal, ahora daría inicio a un nuevo tiempo en su vida, los planes del Señor son grandes con cada uno, pues él no es pequeño, es Todopoderoso y bueno.  
El llamado de Dios a Moisés
Éxodo 3:1-5 “Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios. Y se le apareció el Ángel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza… y lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés,  Moisés! Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás,  tierra santa es”
En éste pasaje bíblico podemos considerar varias cosas de gran importancia, algunas son: 
a) Nuestro Dios no es de casualidades o accidentes. Moisés caminó hasta llegar a Horeb, monte de Dios (la palabra Horeb significa: desierto, soledad, montaña del terreno seco, desolado), y aquí es donde Moisés oye la voz del Señor, y este evento nos recuerda el valor del silencio, del retiro, es muy importante apartarse al secreto para escuchar al Señor (Te invitamos a leer el artículo: “La Comunión Con Dios“).
b) La Biblia nos dice que se le aparece el Señor mismo en una llama de fuego en una zarza que no se consumía por aquel fuego. Sin duda alguna el Señor sabe cómo llamar la atención de sus hijos (ya que precisamente la zarza era usada para alimentar el fuego, pero a diferencia de lo que ocurría normalmente ésta no se consumía, sino que permanecía). 
c) Debemos considerar la frase: “Quita el calzado de tus pies”, pues los zapatos se refieren al caminar de Moisés (ahora sus pies sucios y polvorientos quedan expuestos, los zapatos que lo habían llevado por otros caminos debe quitárselos, Y quitárselos implica “despojarse de”, era también un momento para arreglar muchas cosas con el Señor).
Éxodo 3:7-8 “Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo… y he oído su clamor… he conocido sus angustias, y he descendido para librarlos… y sacarlos a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel
Debemos tener en cuenta que para este tiempo Moisés y el pueblo hebreo habían perdido la esperanza de la libertad, de un verdadero cambio de vida. Con mucha frecuencia el pensamiento de los hombres difiere mucho del pensamiento de Dios, aquí por ejemplo vemos que mientras ellos pensaban en seguir cómo esclavos del faraon egipcio, el Señor ya estaba dando inicio a su plan para liberarlos, por eso dice la Escritura: 
“Como son más altos los cielos que la tierra, así son más altos mis pensamientos que los vuestros”, por amor, no sólo los sacaría de Egipto, sino que los llevaría a una tierra buena y ancha, era la tierra dónde fluye leche y miel, de aquellas tierras conocidas el Señor los llevaría a la mejor. Él tiene el poder de cambiar y transformar todas las circunstancias. 
Vemos que el Señor le recuerda a Moisés su llamado, le recuerda el diseño celestial para su vida: Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel (Éxodo 3:10). En otras palabras: “has sido creado para ser un libertador (no sólo de personas, sino además de ciudades y pueblos, has sido equipado con autoridad y señales milagrosas para liberar a una nación, y era imprescindible sacar a Moisés de su propio encierro mental y de corazón. El Señor quiere darnos la victoria sobre nuestros temores para sacar a otros de su cárcel. 
Es muy importante considerar que Moisés debe volver al lugar de donde salio huyendo e ir a enfrentar la figura a la que le tenía miedo: el faraón (vemos pues que Moisés debía enfrentar sus miedos y con la ayuda del Señor saldría vencedor), pues no era posible sacar del cautiverio a la nación hebrea, si primero él no salía de su propio cautiverio. Moisés dirigía ovejas por el desierto, pero ahora es llamado a dirigir todo un pueblo a la tierra de Canaán, ahora él saldría del anonimato en el desierto y se convertiría en un gran instrumento para la gloria del Señor y para bendición de todo el pueblo hebreo. 
Conclusión: El Señor nos diseñó a todos con un gran propósito, sin embargo por diversas ofensas, heridas o complejos, por pecados o rebelión, llega el estancamiento, los miedos, la auto condenación, entre otros. Sin embargo el Señor viene a tu encuentro a restaurar, a recordarte tu diseño, fuiste creado para un gran plan, por eso persevera porque el Señor está contigo, él no te desamparará. 
Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 
Te invitamos a leer: "DIOS ES RESTAURADOR".

jueves, 24 de noviembre de 2016

Los problemas en la vida pueden producir decepción y desánimo, y son las palabras las que expresan la condición en lo profundo del corazón. El apóstol Pedro había crecido a orillas del Lago de Genesaret (también llamado el mar de galilea), aprendió el oficio del pescador y conocía completamente aquel lago. Podemos ver según Lucas 5 que estaban pescando de noche ¿por qué en ese tiempo? Porque de noche los peces se acercan a la superficie, pero aquella mañana, después de pescar toda la noche no tenían ni un sólo pescado… 
Eres un Plan de Dios | Soy propósito 
Lucas 5:4-6 “Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía
Seguramente que Pedro como cualquiera de nosotros pudo haber pensado diferentes cosas, por ejemplo: “Él es carpintero, y yo soy el pescador”, “Soy yo quien sabe a qué horas pescar”, o quizá pensó “Estamos cansados para intentarlo de nuevo”. Aquel futuro apóstol está pasando por un tiempo difícil. Ha sido una noche de trabajo arduo, sin resultados a favor, estaba cansado, no lleva comida para su familia… 
Pero es precisamente en aquella mañana cuando el Señor Jesús llega al lugar dónde estaban las barcas, estaban también allí los pescadores lavando las redes, y el Señor entra a la barca de Simón (esto no era una coincidencia), y desde allí enseña a la multitud que había venido, pero Pedro estaba desanimado, cansado y sin resultados, como a veces nos ocurre también. 
Pero en medio de la dificultad el señor Jesús nos hace mirar adelante, hacia el futuro, y usa su poderosa palabra para activar en nosotros el poder de la la fe (vemos que Pedro le dice al Señor: “…más en tu palabra echaré la red”). La fe es la certeza de lo que se espera (esto es el futuro) y la convicción de lo que no se ve (esto es el presente), la fe nos lleva a vivir de manera diferente en nuestro presente y a mirar nuestro futuro con confianza y esperanza (Te invito a leer el artículo: “Los Tiempos de Dios“).
EL Señor Jesús ha estado predicando y uno de los oyentes era precisamente Pedro (quizá el que estaba más cerca en la barca con el Señor), al terminar aquella enseñanza, Jesús le dijo: “boga mar adentro”, parafraseando: “no te quedes aquí, vamos nuevamente…”. ¿Cuál era la diferencia si de allá venían? 
Era la misma barca, el mismo lago, las mismas redes, los mismos pescadores, la gran diferencia era que ahora el mismo Señor Jesús estaba con ellos en la barca. Algunas veces Dios permite que nuestras virtudes o capacidades fracasen, para mostrar su poder (pues ellos “encerraron gran cantidad de peces”). Pedro era pescador, tenía la experiencia, las capacidades, el talento, pero el único Todopoderoso es el Señor, de él es toda la gloria y honra. 
El Señor Jesús es quien transforma y restaura los sueños del ser humano. El poder de Dios impacta el corazón de pedro generando un cambio real y profundo. La Escritura nos dice: Cuando terminó… dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes… Respondiendo Simón, dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red… y encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía” Lucas . 5:8-10a. Ante éste milagro Pedro cae de rodillas ante el Señor Jesús, reconociendo su condición de pecador (por eso vemos que el poder de Dios nos redarguye, la manifestación de Su presencia nos lleva a reconocer nuestra condición y necesidad). Dios es bueno y nos ayuda. 
(Devocionales, sermones y estudios bíblicos en:  http://estudiosysermones.blogspot.com/)
Jesucristo es quien transforma nuestra visión de la vida, Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres. Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron” Lucas 5:10b-11. Pedro era uno de los pescadores del mar de Galilea, hombre dedicado a su oficio, seguramente su padre fue un pescador también, y Pedro tenía la misma visión. 
Pero un día llegó el Señor Jesús y la vida de Pedro fue radicalmente cambiada y recibe del Maestro el diseño de Dios para su vida, y le dice en otras palabras: “Pedro hasta aquí ha llegado esta etapa de tu vida, éste ciclo se ha cumplido y comienzas uno nuevo, un nuevo tiempo, pues serás pescador de hombres” y recibe la más grande profesión, el más grande oficio, el mismo de Jesús, el honor de llevar el evangelio. 
Aquel hombre pasa de las redes a la predicación, de la pesca a la predicación, de lo poco a las multitudes, del conocimiento judío a la revelación del Espíritu Santo, del anonimato a ser el líder del avivamiento en la ciudad de Jerusalén (en la fiesta de pentecostés); llegó a ser un poderoso apóstol en las manos de Dios, “del vulgo y sin letras” a ser el escritor de dos epístolas de la Escritura: 1ª y 2ª de Pedro. Es lo que el Señor puede hacer cuando el corazón humano se dispone en sus manos, rindiendo su corazón ante él. 
Conclusión: Es fundamental acercarnos al Señor con sencillez y confianza, con el deseo de ser guiados por él. Esto quiere decir que nuestro corazón debe tener una actitud mansa y enseñable para dejarse ministrar por el poder del Señor que nos convence y redarguye, que nos transforma en la medida que lo permitimos su obra. Adelante Dios está contigo y quiere usarte poderosamente.
Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

Material similar en Estudiosysermones.com - Eres un plan de Dios | Soy Propósito -  

Te invitamos a leer "Estudios Cristianos":

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

Te invitamos a leer "SERVIR A DIOS ES UN PRIVILEGIO" click en la imagen:

ADQUIERE NUESTRO NUEVO LIBRO:

Post popular "EL PODER CREADOR DE DIOS" Click en la imagen:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES