jueves, 28 de febrero de 2019

Las ofrendas generan protección y bendición. Éxodo 23:19-20 “Las primicias de los primeros frutos de tu tierra traerás a la casa de Jehová tu Dios. No guisarás el cabrito en la leche de su madre. He aquí yo envío mi Ángel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado”.  

El versículo diecinueve nos recuerda la importancia de llevar nuestras primicias al templo del Señor. Los primeros frutos nos recuerdan aquellos de mejor calidad que se presentaban al Señor. 

La segunda parte del versículo: “No guisarás el cabrito en la leche de su madre” hace referencia a una costumbre cananea cuyo objetivo era hacer un acto de adoración a los dioses paganos.    

Vemos aquí un contraste entre un acto de adoración a Dios (presentar las primicias) y otro de adoración al reino de las tinieblas. 

El diablo siempre procura no sólo imitar a Dios sino pervertir la naturaleza y objetivos de sus mandamientos. Entonces así como hay acciones para bendición de los hombres, hay acciones para maldición de la humanidad.    

La primicia es una ofrenda que como toda semilla implica frutos posteriores, esta semilla se convierte en un generador de bendición; pero además según el versículo veinte promueve y facilita la dirección y protección de Dios.    

(Adquiere ahora sin costo alguno nuestro libro cristiano, un texto que edificará tu vida y la de aquellos que te rodean. Aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).

El camino que Israel tiene por delante es largo y difícil (el desierto hasta la tierra prometida) pero el Señor promete protegerlos (de los enemigos, de los ladrones del desierto, de las adversidades propias de aquel camino, etc) e introducirlos en la tierra que fluye leche y miel, entonces no sólo hablamos de  protección sino de conquista.


Es importante entonces ser generosos con la obra de Dios y presentar al Señor nuestras ofrendas con corazón alegre y sincero, esta semilla nos permite vivir una cosecha de bendiciones.  


Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 
.

sábado, 23 de febrero de 2019

Introducción: El mayor tesoro que podemos tener se llama Cristo Jesús. Podemos pasar por muchas dificultades, enfrentar diversos obstáculos, pero no hay mayor satisfacción y logro que conocer a Jesús el Hijo de Dios.

El perdón de nuestros pecados y la salvación es el primer paso en el camino de la fe, camino que nos lleva al conocimiento de las mayores riquezas que Dios tiene para todo ser humano. Jesucristo es el mayor tesoro que el hombre puede tener...




¿Qué hemos perdido por amor a Cristo? Filipenses 3:7.

“Pero cuantas cosas eran para mí ganancia,  las he estimado como pérdida por amor de Cristo”.

El apóstol Pablo viene hablando de su condición como hebreo genuino, fariseo celoso, circuncidado, irreprensible en cuanto a la ley, etc, pero todas aquellas cosas en las que antes de Cristo él se apoyaba y se jactaba, ahora las tiene como pérdida, pues a conocido a Aquel que es en realidad nuestra justicia. 

Este versículo nos habla entonces de aquellas cosas que nos daban “valor” según la mente natural antes de conocer Jesús, quizá era el apellido, el patrimonio económico de nuestros antepasados, nuestra habilidad mental o inteligencia, los títulos adquiridos o ganados, o nuestras virtudes humanas, etc, pero no sabíamos o no éramos conscientes que todo ese viene de Dios, pues somos obra suya.       

Aquellas cosas mal administradas nos llevan a ser orgullosos y autosuficientes, y por tanto concluimos que no necesitamos a Dios, que nos bastamos solos, que somos suficientes con nosotros mismos. 




Al venir al conocimiento de Cristo nos damos cuenta que separados de él nada podemos hacer, que sin él no hay salvación ni vida eterna. 

Sin Jesús no hay perdón de pecados ni vida nueva, entonces decidimos seguirlo, le entregamos nuestra vida y lo que era valioso para nosotros pasa a un segundo plano, y lo hacemos por amor a Cristo.   

(Adquiere ahora sin costo alguno nuestro libro cristiano, un texto que edificará tu vida y la de aquellos que te rodean. Aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).

Quizá antes de Cristo nuestro objetivo de vida era ganar mucho dinero, o ser el mejor en nuestra profesión o ser el mejor comerciante, etc; al conocer  Jesús venimos al verdadero amor y a Aquel que es la razón o motivo de nuestra existencia, además seguirlo también implica sus bendiciones sabiendo que éstas son añadiduras solamente.  

Te invitamos a leer otros que bendecirán tu vida:





Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 
.

lunes, 18 de febrero de 2019

Introducción: La palabra de Dios nos exhorta a dar gracias al Señor en todo y por todo, incluso nuestras oraciones deben ir acompañadas de acción de gracias. 

También la Escritura nos anima a entrar en la presencia de Dios con acción de gracias. La gratitud reconoce el poder, el cuidado y la bondad del Señor, bondad por la cual somos bendecidos y renovados cada día...


  

Debemos dar gracias a Dios.

Nos dice Pablo en la carta a los Filipenses 4:6 “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias”. Sin duda para Dios es de gran valor un corazón agradecido.

¿Qué significa ser agradecido? 1 Tesalonicenses 5:18 “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”.

a) Es aquella actitud o virtud mediante la cual reconocemos que lo que somos y tenemos es por la gracia de Dios, y que es precisamente por eso que dependemos de él para tomar las mejores decisiones. Esto nos permite caminar en humildad. 

b) Ser agradecido es mirar con amor aquello que Dios nos ha dado, y lo que él nos ha permitido vivir, y no mirar con enojo o amargura lo que nos hace falta o no tenemos. Vemos aquí que la gratitud es un antónimo de la envidia.   




c) Ser agradecido es expresar con fe las promesas de Dios confiados en que en el tiempo perfecto del Señor serán realidades. Es expresar respeto y valoración por las palabras o promesas mediante las cuales Dios se compromete a bendecirnos.

(Adquiere ahora sin costo alguno nuestro libro cristiano, un texto que edificará tu vida y la de aquellos que te rodean. Aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).

d) Ser agradecidos es evitar la murmuración, la queja, las malas palabras por enojo, decepción o tristeza que vayan en contra de la bondad, soberanía y poder de Dios; y más bien expresamos palabras de confianza en la bendición del Señor.  


Además de este artículo, te invitamos a leer otros que bendecirán tu vida:






Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 
.

jueves, 7 de febrero de 2019

Dios restaura y sana nuestro corazón. Génesis 45:1-5, 13-15 No podía ya José contenerse delante de todos los que estaban al lado suyo, y clamó: Haced salir de conmigo a todos… Entonces se dio a llorar a gritos; y oyeron los egipcios… Y dijo José a sus hermanos: Yo soy José: ¿Vive aún mi padre? Y sus hermanos no pudieron responderle…

martes, 5 de febrero de 2019

Dios restaura la fe y la esperanza de Pedro. Lucas 24:12

Entonces levantándose Pedro, corrió al sepulcro; y asomándose hacia adentro, miró los lienzos puestos solos; y se fue maravillándose en sí mismo de aquello que había acontecido”.

Después de escuchar aquel informe de las mujeres, nos dice el texto bíblico que Pedro se levantó y fue corriendo al sepulcro donde sólo encontró los lienzos (vendas de lino puro con las que envolvieron el cuerpo del Señor Jesús). Maravillado volvió a su casa




Una vez más vemos que la obra de Dios sorprende nuestra mente, en algunas ocasiones incluso no entenderemos lo que hace, pero allí es necesario confiar con el corazón y no con la mente, pues la mente natural cuestiona, el corazón cree. Para creer necesitamos confiar en su bondad y amor, pues todo lo que Dios hace es para nuestro bien.

Sin duda alguna, esta experiencia primera para Pedro (pues luego el Señor resucitado se aparece varias veces a sus discípulos) fue el inicio de la restauración de su fe, fue el comienzo de la restauración de su llamado.

Allí Dios comenzó a mostrarle a Pedro que él es poderoso para cumplir todo lo que dice, incluso resucitar derrotando la muerte y el hades. Nada es difícil para Dios, todo es posible para él.         




Es cautivador ver como Jesús con su amor y paciencia acompaña a sus discípulos aun en los tiempos más difíciles, los levanta de su condición de desánimo y tristeza para llevarlos al cumplimiento de sus poderosos planes. No se trata de nuestras capacidades, sino de lo que Dios puedes hacer con nosotros.      

Además de este artículo, te invitamos a leer otros que bendecirán tu vida:




Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 


.

SERMONES PARA PREDICAR:

Sermones cristianos:

Otras entradas

Seguidores

We are a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for us to earn fees by linking to Amazon.com and affiliated sites.

“Estudios y sermones.com Gonzalo Sanabria participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces ahttps://www.amazon.com/


ADQUIERE GRATIS AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO CRISTIANO:

sermons and devotions

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

LISTADO DE SERMONES PARA PREDICAR:

sermons and devotions

ADQUIERE EL NUEVO LIBRO DE SERMONES PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO LIBRO DE 55 SERMONES CRISTIANOS PARA PREDICAR:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO DE SERMONES LISTOS PARA PREDICAR:

ENTRADAS POPULARES

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES