sábado, 29 de febrero de 2020

Confía en Dios y rechaza la duda
(Confía en Dios y rechaza la duda). A través de la palabra del Señor podemos ver que Dios es soberano y perfecto, y no debemos cuestionar su carácter. Aunque a veces lo que él hace nos cuesta trabajo entender, él sabe muy bien como hace sus cosas.

Cuando nuestros resultados no son buenos o nuestros planes o proyectos fracasan debemos buscar a Dios, y él no sólo nos ayudará sino que nos enseñará como hacer bien las cosas. El deseo de Dios es nuestro bienestar, por eso nos enseña a través de su palabra el diseño correcto. Acerquémonos a Dios en oración y él nos enseñará

      

Confía en Dios y rechaza la duda.

Josué 7:7 “Y Josué dijo: ¡Ah, Señor Jehová! ¿Por qué hiciste pasar a este pueblo el Jordán, para entregarnos en las manos de los amorreos, para que nos destruyan? ¡Ojala nos hubiéramos quedado al otro lado del Jordán!”.   

1) En primer lugar la Biblia nos enseña que Josué venia logrando grandes victorias, con el poder de Dios sobrepasaba ríos (cruzaron en seco el río Jordán), superaba grandes murallas (conquistaron la ciudad de Jericó), derrotaba ejércitos enemigos, entre otros, pero una pequeña ciudad fue su gran obstáculo, una pequeña ciudad fue su tropiezo y caída.    

En la Escritura se nos muestra a la ciudad de Hai como una ciudad pequeña y sin murallas de protección, por eso se consideraba una fácil conquista. Debemos tener siempre cuidado y prudencia, pues a veces las cosas fáciles, se vuelven muy complicadas.

2) En segundo lugar es importante tener en cuenta aquí que su nombre “Hai” significa: Montón de ruinas. Esto nos permite concluir que cuando confiamos en nosotros mismos más que en Dios, la cosecha será la ruina, el resultado será el fracaso. Por eso lo correcto es confiar en Dios.      

Seguramente cuando enfrentamos crisis, adversidades y pruebas podemos preguntarnos ¿Por qué me pasa esto? ¿Por qué Dios permite estas cosas en mi vida? Entre otras preguntas.

Ante aquel momento de dificultad Josué hizo una pregunta incorrecta, pues estaba culpando a Dios del fracaso, Josué dijo: ¿Por qué hiciste pasar a este pueblo el Jordán, para entregarnos en manos de los amorreos, para que nos destruyan? Sin duda, nunca Dios planeó para su pueblo esto. Si acudimos a Dios en oración debemos hacerlo con un corazón manso y humilde

   

3) En tercer lugar ten siempre presente que en momentos como este, momentos de dolor y fracaso, debemos reflexionar en los milagros que Dios ha hecho antes en nuestra vida.

Por ejemplo, Josué vio señales poderosas de Dios como las plagas en Egipto, la apertura del Mar Rojo, los milagros de provisión en el desierto, etc; pero ahora ante la dificultad piensa que era mejor no haber pasado el rió Jordán hacia la tierra prometida.  

Debemos preguntarnos: ¿Será que a veces ante la adversidad o ante el fracaso pensamos que era mejor no haber hecho la voluntad de Dios? es una tentación que el enemigo trae a nuestra mente, pero quiero decirte que el Señor nuestro Dios siempre tiene la razón, él nunca se equivoca, él no miente, él sabe muy bien lo que hace y cuando lo hace.       

Debemos cuidarnos para no culpar a Dios por nuestros fracasos o derrotas, más bien él envió a su Hijo a morir por nuestro pecados, su amor es tan grande que nuestra mente no alcanza a entenderlo del todo.

Más bien debemos meditar y reflexionar en qué correcciones debemos hacer en nuestra vida, pues la voluntad de Dios es buena, perfecta y agradable. Hablemos con Dios y permitamos al Señor hacer su obra en nuestro corazón.   

Te invitamos a leer: 




Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.  

- Confía en Dios y rechaza la duda -  

viernes, 28 de febrero de 2020


(Un fracaso es una oportunidad para crecer). La Biblia nos enseña que Josué vivió el fracaso en la ciudad de Hai. Algunas veces en nuestra vida viviremos malos resultados o fracasos en nuestros proyectos y planes, y lo más importante es aprender de ellos.

El mayor error es pasar por una prueba y no aprender de ella. Sin duda, los fracasos son dolorosos, pero debemos aprender de ellos para no cometer los mismos errores en el futuro; cada crisis es una escuela de formación en Cristo Jesús

   

Un fracaso es una oportunidad para crecer.

Josué 7:2-6 “Después Josué envió hombres desde Jericó hasta Hai, que estaba junto a Bet-avén hacia el oriente de Bet-el; y les habló diciendo: Subid y reconoced la tierra… Y volviendo a Josué, dijeron: No suba todo el pueblo, sino suban como dos mil o tres mil hombres, y tomarán a Hai… porque son pocos y subieron como tres mil hombres, quienes huyeron delante de los de Hai.

Y los de Hai mataron de ellos a unos treinta y seis hombres… por lo cual el corazón del pueblo desfalleció y vino a ser como agua. Entonces Josué rompió sus vestidos, y se postró en tierra sobre su rostro delante del arca de Jehová… él y los ancianos de Israel…”.    

1) En primer lugar debemos considerar que después de aquella gran victoria sobre la ciudad de Jericó, Josué e Israel marchan con toda la fe del caso contra la pequeña ciudad de Hai, tanto que los hombres que subieron a reconocerla le dijeron a Josué:

“No fatigues a todo el pueblo yendo allí, porque son pocos, envía dos mil o tres mil hombres”.    

Lamentablemente para sorpresa de todo Israel, los tres mil hombres que subieron contra Hai huyeron, y murieron treinta y seis hombres de ellos, el ejército de Israel cayó derrotado por los hombres de la ciudad de Hai. Fue esto sin duda un gran golpe para el pueblo hebreo.       

2) En segundo lugar debemos destacar que ante este trágico resultado Josué hizo lo correcto que fue ir y postrarse ante el arca de Jehová, buscando la presencia de Dios y su consejo.

Es esto lo que debemos hacer cuando vivimos una adversidad o las cosas no salen como deseamos. Dios es nuestro refugio y fortaleza en todo tiempo; en él hallaremos siempre la respuesta y solución.  La mejor opción es buscar a Dios



3) En tercer lugar es muy interesante ver que Josué fue a la batalla siguiendo el consejo de los espías, pero no nos dice la Biblia que haya consultado a Dios antes de ir contra la ciudad de Hai. 

Esto nos recuerda la importancia de consultar al Señor nuestros planes y propósitos. Si avanzamos debemos ser guiados por el Señor, él sabe perfectamente cuando y como debemos hacer las cosas para nuestra victoria y bendición.   

Como nos enseña la Escritura Dios le reveló a Josué que en Israel había anatema (maldición), pues había tomado Acán de aquello que Dios había dicho “No tomaréis”, y esta desobediencia trajo los malos resultados. Pero ante el arrepentimiento y corrección el Señor finalmente les dio la victoria sobre la ciudad de Hai.

Te invitamos a leer:




Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.  

- Un fracaso es una oportunidad para crecer - 

jueves, 27 de febrero de 2020

Ten ánimo, Dios está contigo
(Ten ánimo, Dios está contigo). Cada victoria así como cada fracaso debemos tomarlos como una oportunidad para crecer, para conocer más a Dios y para fortalecer nuestra fe y nuestra dependencia del Señor. Separados de Dios nada trascendente y con valor eterno podemos hacer.

Lo que hagamos sin el respaldo y bendición del Señor es en vano y pasajero, como la flor de la mañana que en la tarde perece, por eso el Señor Jesús dijo: “Separados de mí nada podéis hacer”. La presencia de Dios con nosotros nos permite lograr poderosas victorias y podremos alcanzar grandes metas.



Ten ánimo, Dios está contigo.

Josué 6:27 “Estaba, pues, Jehová con Josué, y su nombre se divulgó por toda la tierra”.  

En primer lugar podemos recordar que Josué con la ayuda de Dios derrotó a Amalec y a sus soldados, y aunque Josué fue valiente y diligente con su ejército, sabemos que detrás de esta victoria estuvo la oración de Moisés, quien con la ayuda de Aarón y de Hur no permitió que sus manos dejarán de estar levantadas al cielo. La oración es fundamental en la batalla espiritual.     

También podemos recordar en segundo lugar el milagro que el Señor realizó a favor de Josué abriendo el río Jordán para que todo el pueblo de Israel pasará hacia Jericó, al entrar al agua los sacerdotes que llevaban el arca, las aguas que venían de arriba se detuvieron y las que descendían al Mar Salado se acabaron, y todo el pueblo de Israel pudo pasar en seco.  

Podemos ver en tercer lugar que Dios le dio la victoria a Josué conquistando la ciudad de Jericó, según el libro de Josué en el capítulo seis, el cual nos describe la poderosa y sobrenatural conquista de aquella ciudad, grande, fuerte y rodeada de murallas.  



Como podemos leer en la Escritura aquellas murallas de Jericó eran prácticamente inaccesibles, aquella ciudad era una verdadera fortaleza en su tiempo, pero para Dios no hay nada imposible y sus murallas cayeron ante el poder del Señor, y Josué y su ejército sometieron y conquistaron aquella ciudad cananea.   

Como podemos ver aunque los obstáculos eran grandes, aunque había muchos enemigos, incluso hubo ocasiones en que los ejércitos enemigos eran más grandes que el israelita, Dios nunca abandonó a su pueblo, de igual manera hoy el Señor nunca desampara sus hijos.     

Ten ánimo, Dios está contigo. Cuando caminamos con Dios, cuando su presencia va con nosotros, no hay muralla, ni enemigo, ni ejército que pueda resistir el poder de nuestro Señor Jesucristo. En él somos más que vencedores.   

Te invito a leer: 




Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.  

Ten ánimo, Dios está contigo - 

miércoles, 26 de febrero de 2020

como esperar en Dios
(Cómo esperar en Dios). Sin duda alguna, las pruebas ponen en evidencia nuestra capacidad de espera y confianza en Dios. Ante los obstáculos podemos vernos tentados a renunciar o abandonarlo todo, y salir huyendo. Es necesario perseverar y esperar en Dios.

Pero ¿cómo esperar en Dios? Lo correcto es ir en oración a la presencia de Dios, allí nuestro corazón es ministrado con el amor y poder del Señor, y su paz vendrá con poder a nuestra vida. Así nuestra fe y confianza en Dios son renovadas y fortalecidas para avanzar y perseverar. Te invito a leer este importante tema:

    

¿Cómo esperar en Dios?

Nos dice Hechos 1:1-3 “En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acera del reino de Dios”.   

1) En primer lugar nos enseña este pasaje en el versículo tres que el Señor Jesús resucitado se apareció a sus discípulos varias veces con pruebas contundes de su resurrección y durante cuarenta días les enseñó acerca del reino de Dios, sus leyes y principios.    

Y como es de esperarse, los discípulos del Señor disfrutaron aquellos días en que Jesús resucitado estuvo con ellos, pero llegó el día en que tenía que ascender al cielo y presentarse delante de Dios Padre, y de esa manera sería enviado el Espíritu Santo, la promesa del Padre celestial, el bendito Consolador.  

2) En segundo lugar la palabra de Dios nos dice que aquel ascenso de Jesús ocurrió al cumplir cuarenta días de estar manifestándose a ellos y enseñándoles. Después de esto los discípulos van a orar al aposento alto hasta que fuese derramado el Espíritu Santo sobre ellos.  

Esto nos recuerda que la oración nos fortalece y nos ministra la paz de Dios mientras llega el cumplimiento de la promesa divina. La oración nos sostiene en fe y fuerza espiritual mientras esperamos en Dios.   

3) En tercer lugar podemos ver que por varios días los que estaban en el aposento alto debieron esperar hasta que viniera el Espíritu Santo. Recordemos que el número cuarenta en la Biblia nos habla de prueba (cuarenta años Israel camino por el desierto, cuarenta días Jesús ayunó en el desierto, entre otros), y precisamente nuestra fe y confianza en Dios serán probadas, y sin duda, esperar el tiempo del Señor se convierte en una de las pruebas que debemos superar



En esa espera la comunión con Dios es fundamental, la oración nos llena de la fe y confianza en el Señor para esperar con gozo y seguridad la obra de Dios en nuestra vida. Acude a Cristo y deja que su paz llene y gobierne tu corazón, la respuesta de Dios viene en camino y será poderosa y abundante.

Mientras esperas en Dios sigue su camino iluminado por su palabra para que tus pies no se aparten ni a al derecha ni a la izquierda del plan del Señor, y sirve a Dios con gozo mientras llega su repuesta, recuerda que la Biblia nos dice: 

“Deléitate así mismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón” Salmo 37:4.    

Te invito a leer:




Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.  

- Cómo esperar en Dios - 

martes, 25 de febrero de 2020

(La oración te hace fuerte). Con frecuencia nos podemos desesperar al ver que el tiempo transcurre y no llega la respuesta de Dios, pero él todo lo hace bien en el tiempo perfecto. En la espera fortalece tu comunión con Dios.

Más bien decidamos no caer en la angustia o en la desesperación, y alabemos al Señor en oración. La comunión con Dios nos hace fuertes ante las adversidades. La oración nos ayuda a perseverar en todo tiempo. Leamos este interesante estudio:



La oración te hace fuerte.

Nos dice Hechos 1:12-14 “Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama del Olivar, el cual está cerca de Jerusalén, camino de un día de reposo. Y entrados subieron al aposento alto… Todos éstos perseveraban en oración unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos”. 

1)  En primer lugar observamos la oración comunitaria. Como podemos leer en este pasaje los discípulos después de ver al Señor Jesús ascender al cielo volvieron a la ciudad de Jerusalén y se dirigen al aposento alto. Allí se reúnen con los demás discípulos y con las mujeres que seguían al Señor (en total, según el versículo quince eran ciento veinte personas).

En el versículo catorce se nos dice que estos ciento veinte perseveraban en oración y ruego, por supuesto, sus corazones estaban a la expectativa del cumplimiento de la promesa del Padre celestial, es decir, el derramamiento del Espíritu Santo sobre cada uno de ellos.

(Nota: Adquiere ahora gratis cuatro de nuestros libros cristianos: “El liderazgo y la Biblia” - “El poder de la fe en Dios” - “La oración efectiva” - “La restauración de la familia”. Son libros que bendecirán tu vida y edificarán la de aquellos que te escuchen. Promoción del 25 al 29 de febrero 2020. Adquiere sin costo alguno estos libros aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).    


2)  En segundo lugar es muy importante destacar aquí que el derramamiento del Espíritu Santo estuvo precedido de oración. El avivamiento que surge por la presencia y mover del Espíritu de Dios esta antecedido de una atmosfera de oración perseverante.   

Debemos reflexionar en la palabra “perseverar”. El término “perseveraban” nos recuerda que en el camino hacia el cumplimiento de las promesas de Dios habrá obstáculos y dificultades que superar.



3)  En tercer lugar, el corazón que persevera demuestra su fe en Dios. Sin duda alguna, la perseverancia es requerida precisamente en esos tiempos, y es esta la que muestra el grado de fe en las promesas de Dios. La perseverancia evidencia la solidez de la fe.      

Ante las dificultades, renunciar y dejar todo a mitad de camino puede ser la decisión más fácil, pero es la perseverancia la que alcanza la realidad de las promesas divinas. 

La perseverancia es la herramienta que hace que la promesa llegue a su cumplimiento. Fortalécete en Dios y no dejes de caminar, la victoria está un poco más adelante. Dios es fiel y hará lo que ha dicho.   

Te invitamos a leer: 




Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.  

La oración te hace fuerte -  

lunes, 24 de febrero de 2020

Esperar en Dios es lo mejor
(Esperar en Dios es lo mejor). Introducción: Sin duda alguna una de las pruebas difíciles para el cristiano es esperar los tiempos de Dios, pues con frecuencia consentimos en nuestro corazón el afán y la preocupación, y aparece el desespero porque pensamos que el Señor no está actuando respecto a la situación, o pensamos que Dios no nos ha escuchado.   

Es estos tiempos es muy importante tener presente que las mejores respuestas son aquellas que vienen en el tiempo perfecto de Dios, por eso esperar en él es lo mejor. Espera con fe y gozo en el Señor, recuerda que la Biblia nos dice: “Deléitate así mismo en Jehová y él te concederá las peticiones de tu corazón”… Te invito a leer este importante estudio:

 

Esperar en Dios es lo mejor.   

Nos dice Hechos 1:4-5 “Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de  mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días”.   

1) En primer lugar observamos que el mismo Señor Jesús les dio instrucciones a sus discípulos para que no salieran de la ciudad de Jerusalén hasta que fueran revestidos del poder del Espíritu Santo, a este derramamiento del Espíritu de Dios el Señor Jesús lo llama aquí: “la promesa del Padre”, una promesa que como todas las de él se cumplirían fielmente.    

Los discípulos del Señor serían bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días, el Señor Jesús no les dijo en cuantos días, sería esto en algunos días. Ellos debían esperar con fe el cumplimiento de aquella promesa, y apoyados en la fidelidad de Dios esperar el tiempo del Señor.        

2) En segundo lugar, es muy importante saber esperar.

Cada uno de nosotros, como seres humanos, podemos esperar de diferentes maneras, algunos se ponen muy inquietos y caminan de un lado para otro; podemos ver a otros que se comen las uñas; otros ocupan sus manos haciendo algo sin objetivo alguno; otros se sumergen en su equipo celular o teléfono.

Otros se enojan porque el tiempo transcurre y no hay resultados; y podemos hallar a otros que disfrutan su espera leyendo un buen libro, o conociendo algo nuevo dependiendo del lugar donde estén, etc.

Pero la Biblia nos enseña que debemos esperar con gozo y diligencia, es decir, seguir el camino de la fe en obediencia al Señor, y con alegría porque él sigue siendo nuestro Dios y todo lo hace perfectamente. Esperar en Dios es lo mejor, por eso fortalece tu capacidad de espera en adoración y oración

    

3) En tercer lugar, ten presente que esperar evidencia nuestra fe. Cuando se trata de las promesas de Dios es necesario esperar con gozo y en paz, estas cosas muestran el grado de fe en Dios que tiene el cristiano.

El Padre celestial iba a enviar una bendición inmensa (el derramamiento del Espíritu Santo), era algo único y nuevo, un poder que los llevaría a impactar el mundo conocido.

Teniendo en cuenta este estudio debemos concluir que Dios prepara nuevas bendiciones para enviar sobre tu vida, él cumplirá sus promesas con toda fidelidad, él espera de ti que confíes en su buena voluntad y que esperes su tiempo perfecto. Espera con confianza en el Señor, él no te decepcionará.   

Te invito a leer:





Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.  

- Esperar en Dios es lo mejor -  

SERMONES PARA PREDICAR:

Sermones cristianos:

Otras entradas

Seguidores

We are a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for us to earn fees by linking to Amazon.com and affiliated sites.

“Estudios y sermones.com Gonzalo Sanabria participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces ahttps://www.amazon.com/


ADQUIERE GRATIS AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO CRISTIANO:

sermons and devotions

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

LISTADO DE SERMONES PARA PREDICAR:

sermons and devotions

ADQUIERE EL NUEVO LIBRO DE SERMONES PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO LIBRO DE 55 SERMONES CRISTIANOS PARA PREDICAR:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO DE SERMONES LISTOS PARA PREDICAR:

ENTRADAS POPULARES

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES