lunes, 18 de agosto de 2014

LA VIDA DE MOISÉS Y SU ENSEÑANZA

Introducción: Muchos líderes del Señor, ungidos, privilegiados, exitosos, tuvieron un talón de Aquiles o debilidad: su familia. Por ej: Elí, Samuel, David… pero la voluntad de Dios, es que nuestra familia le siga y le sirva. Por eso necesitamos la sabiduría del Señor para ver el plan de Dios cumplirse en nuestra casa, y decir como Josué: "Yo y mi casa serviremos a Jehová"...   

LA VIDA DE MOISÉS Y SU ENSEÑANZA

I. UN HIJO LLAMADO MOISÉS.   

A. Los padres de Moisés fueron Amram y Jocabed, Núm. 26:59.    

Nota: Es interesante que Amram significa: gente exaltada, y Jocabed significa: Dios es honorable, Dios es gloria, y Moisés significa: salvado de las aguas, sacado de, respuesta. Sus hermanos Aarón y Maria, fueron respectivamente el sumo sacerdote de Israel y ella profetiza en Israel, era pues una familia llamada por Dios para servirle y vivir para él, como creo es la voluntad de Dios para todos.
  
B. Sus primeros años y su educación, Hch. 7:20-25                 

Nota: Durante los primeros años fue educado por sus padres, allí sembraron en su corazón las bases de la fe (el Dios de los hebreos), de su identidad (era israelita) y del propósito de Dios con él (libertador). Su educación continúo en el palacio de faraón, hasta los cuarenta años (Te invitamos a leer el artículo: "Moisés salvado del río Nilo").  

II. EL GRAN LÍDER MOISÉS,           

A. Llamado y equipado sobrenaturalmente, Éx. 3:2-7.  

Nota: Dios se manifiesta a Moisés de manera sobrenatural y le revela el propósito de su vida: liberar a Israel de Egipto, y para esto Dios lo equipa con grandes señales.  

B. El testimonio de su liderazgo nos inspira hoy, Deut. 34:10-12.            

Nota: Moisés es el gran profeta de Israel hasta hoy día, nuestro Señor Jesús lo citó continuamente en sus enseñanzas. Su ministerio y comunión con Dios son una inspiración y desafío para nosotros hoy día, no lo podemos negar.


III. EL HOGAR DE MOISÉS,            

A. La esposa y los hijos. (Éx. 2:21-22).                  

Nota: Moisés estuvo con Jetro aprox. 40 años, allí se casó con Séfora, y su primer hijo se llamó Gersón (el segundo Eliezer). Cuando recibe el llamado de Dios, sale de Madián a Egipto con toda su familia, Éx. 4:20.             
 
B. Las labores (trabajo o ministerio), Éx. 18:1.          

Nota 1: Moisés es respaldado por Dios, es bendecido por el Señor, en su labor o trabajo, lo que ha hecho Dios a través de él es reconocido en muchos lugares (por no decir en el mundo conocido, pues Egipto era la potencia del momento).

Nota 2: Pero según Éx. 18:2-6, cuando Moisés sale de Egipto, no se van juntos o en algún momento Séfora partió para donde su padre, no sabemos si fue un acuerdo, o Moisés estaba tan apasionado en su ministerio o trabajo, que éste ocupaba un lugar mayor al de su familia (pues podemos verlo en la manera que atendía al pueblo, por eso Jetro lo corrigió), Jetro le trajo a su familia.    

Nota 3: Recordemos que Moisés vivió sólo algunos de sus primeros años con sus padres, y otras personas lo educaron, seguramente esto marcó su corazón… y pensó que sus hijos también podrían crecer sin papá… aunque él mismo había escuchado a Dios, cuando le dijo: “dile a Israel… estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes” Deut. 6:6-7.  De hecho, sus hijos no fueron quienes continuaron su labor, ni se ven acompañando a su padre en el resto de la Escritura, o desarrollando un papel significativo en Israel…

Nota 4:La Escritura nos deja ver su pasión por lo que hacía, y la no atención a su esposa e hijos: Éx. 18:7-9, 13. Jetro no sólo le hizo caer en cuenta de la necesidad de delegar, sino que le hizo ver la importancia de su familia.

C. Posibles errores:

1. No tener presente las prioridades (Dios, familia, ministerio o trabajo).
2. Descuidar la relación con el cónyuge (falta de comunicación, intimidad, tiempo de calidad, etc).  
3. Descuidar la formación de los hijos (ausencia de diálogos, tiempo de calidad, enseñarles la Ley de Dios, correcta disciplina, etc).    
 
Conclusión: Dios quiere bendecir nuestras familias, salvar nuestras familias y en éste propósito es fundamental que nos ocupemos de ellas, que les demos el tiempo y lugar que les corresponde, no descuidemos la relación con nuestro cónyuge, con nuestros hijos, ellos son una bendición de Dios.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te invitamos a leer "Estudios Cristianos":

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

Te invitamos a leer "LA UNCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO" click en la imagen:

ADQUIERE NUESTRO NUEVO LIBRO:

Conoce la maravillosa "VIDA DE JESÚS DE NAZARET":

SEMINARIO BÍBLICO A DISTANCIA, click en la imagen:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES