viernes, 7 de noviembre de 2014

LA SANIDAD DIVINA
Introducción: (La sanidad divina) Jesucristo el Señor no ha cambiado, el sigue sanando, salvando y liberando. Aquel Jesús que camino por las calles de Capernaúm y toda Galilea, sigue caminando hoy a través de Su iglesia por las calles de todas las naciones, y debemos disponer nuestro corazón para seguir su dirección, buscar su rostro y presencia para avanzar en Su poder, llevando salvación y sanidad en su Nombre y discipular las naciones para que corra la gloria  de Dios por la tierra…    

LA SANIDAD DIVINA




I. LA NATURALEZA DE DIOS Y SU PALABRA, Isaías 55:10-11.

A. Dios es eterno e inmutable, Hebreos 13:8.      

Nota: La palabra inmutable significa que no cambia; la palabra eterno, significa duración continua, tiempo sin límites, para el Eterno no existe el pasado ni el futuro, sino un continuo presente. 

Es por eso que el pecado antiguo sigue vigente delante de Dios (cuando no hay arrepentimiento), y por eso en el primer siglo de la iglesia muchos por la herida de Jesús fueron sanados, hoy siguen siendo sanados, y mañana, mientras la iglesia esté aquí en la tierra, muchos seguirán recibiendo sanidad ¿por qué? Por que “el sacrificio de Cristo fue hecho una sola vez y para siempre”, así lo enseña la Palabra de Dios. Te invito a leer: "Cuando Jesús Llega Todo Es Transformado".        

B. Su Palabra tiene la misma naturaleza, 1 Pedro 1:23-25.         

Nota 1: Podemos observar aquí los dos nacimientos que debe experimentar
 cada persona (el físico y el espiritual), la simiente incorruptible que es 
la Palabra de Dios y la eternidad de ésta, y Dios la usa como el medio 
para bendecir a su pueblo, por ejemplo: Salmo 107:20: “Envió Su 
palabra y los sanó, y los libró de su ruina”.   
 
Nota 2: Mateo 8:5-8 “Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole, y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado. Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré. Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará” “y su criado fue sanado en aquella misma hora”. La palabra de Dios es poderosa, por eso Dios nos motiva a declararla. 

   
II. EL MENSAJE DE SALVACIÓN IMPLICA LA SANIDAD DIVINA:     

A. Etimología de la palabra salvación, traducida del griego “soteria”, significa: liberación, preservación, salvación, salud. Antiguamente el término hacía referencia a la salud corporal.
      
B. Ejemplo: Marcos 5:27-29, 34.    

Nota: La misma Escritura nos enseña que los dos términos tienen una relación directa, y el mismo Señor Jesús utiliza ambos términos para referirse a la mujer, ella fue salva y sana. De hecho el ministerio del Señor fue de salvación y sanidad.    


III. LA SANIDAD DIVINA ES INTEGRAL Y ACTUAL. 

A. El ser humano es un ser tripartito (está compuesto por tres partes), 1 Tesal. 5:23.  

1. Cristo vino a salvar el espíritu humano de su destino.
2. Cristo vino a salvar el alma del hombre (renovar, restaurar, sujeta al espíritu).
3. Cristo vino a salvar el cuerpo del hombre (el cuerpo del creyente es templo de Dios, debe ser restaurado y cuidado).   
                              
Nota: Siendo el hombre un ser tripartito, la salvación está dirigida a cada una de sus partes, y seremos completamente redimidos en el encuentro con el Señor, la obra de Dios está vigente hoy, pues millones y millones necesitan a Cristo hoy, igual que ayer y mañana.  

B. Ejemplo: Mateo 9:1-7.

Nota: Observamos que Jesús vio la fe de ellos (muéstrale tu fe a Dios a través de acciones coherentes), y lo primero que Jesús hace es ministrarle perdón… luego lo sanó, y luego se fue a su casa caminando. Imagínate su familia y su vida a partir de ese momento, entonces la sanidad fue integral: espíritu (perdón), alma (gozo y restauración), cuerpo (sanidad). Nuestro Dios quiere la completa salvación del ser humano.   

C. El ministerio de sanidad lo estableció el Señor Jesús para todo el tiempo de la iglesia en la tierra, Mr. 16: 17-18, Stg. 5:14-15.  

Nota: El ministerio de sanidad lo vemos en el A.T. pero abunda en el nuevo, primero el Señor Jesús, luego los discípulos, y Santiago dice: “los ancianos”, y Jesús dijo: “y éstas señales seguirán a los que creen”, así pues el ministerio de la sanidad está en medio de la Iglesia de Cristo. 
  
Conclusión: Dios no cambia, Su palabra permanece para siempre, por naturaleza Dios es bueno, y en Cristo envió salvación y sanidad para los hombres, porque él conoce el corazón de los seres humanos, los ama, y quiere restaurar todo su ser, el Señor Jesús caminó por la calles de Capernaúm, de Judea e Israel, perdonando, salvando y sanando. En Jesucristo hay sanidad.       (Escrito por pastor Gonzalo Sanabria)




Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO:

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

Adquiere nuestro nuevo libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES