viernes, 12 de diciembre de 2014

QUÉ HIZO EL LEPROSO PARA LOGRAR SU SANIDAD
Introducción: La historia de la humanidad se partió en dos con la venida del Señor Jesucristo, lo mismo ocurre cuando tú conoces a Jesús y le entregas tu vida, empiezas una nueva etapa, un nuevo tiempo. Tu perspectiva de vida cambia, tu corazón se apasiona por Dios, y aprendemos que sin él nada podemos hacer. Dios es Dios de imposibles ¿Puede un leproso ser curado? Sólo en Jesús el hombre encuentra la verdadera razón de ser, y sólo por su poder puede ser transformado…
 
¿QUÉ HIZO EL LEPROSO PARA LOGRAR SU SANIDAD?

I. CONSIDEREMOS PRIMERO LA VIDA DE UN LEPROSO (Marcos 1:40).

A. Un inmenso sufrimiento físico.

Nota 1: La lepra era frecuente en la nación de Israel. Era una enfermedad infecciosa de declaración obligatoria (habían colonias de leprosos, con vestidos característicos y aún campanillas para anunciar su condición al pasar por ciertos lugares), enfermedad provocada por una bacteria similar a la de la tuberculosis. La lepra ataca la piel, la sangre, la carne y los huesos, todo el organismo, llegando a la mutilación de los miembros del cuerpo y finalmente la muerte.

Nota 2: Pensemos por un momento ¿cuál era considera la visión que tenía de su futuro? En éste mismo evento el evangelio de Lucas añade: “lleno de lepra”, otras versiones dicen: “un varón lleno de lepra”, “un hombre cubierto de lepra”, “uno gravemente enfermo de lepra”, nos destaca entonces la Biblia su crítica condición de una enfermedad avanzada. Te invito a leer: “Buscando La Presencia De Dios”. 

B. Consideremos ahora su aflicción espiritual.

Nota 1: Por ser considerado impuro, el leproso era separado de la congregación de Israel, sin participar del culto al Señor (se le consideraba ceremonialmente impuro). Debía vivir en una casa aislado, y nadie podía tocarlo, ni servirle en manera alguna. 

Nota 2: Muchas veces la visión que tenemos de nuestra vida es bastante gris, debido a las diversas dificultades, crisis y angustias por las que pasamos. Además, cuando el hombre está sin Dios, sin Cristo, el espíritu se aflige y experimenta el vacío, no hay salvación y el destino es la condenación eterna. Veamos ahora lo que hizo el leproso para lograr su sanidad. 


II. ES FUNDAMENTAL ACERCARNOS A JESÚS (Marcos 1:40).

A. Con un ruego desde la profundidad del corazón.

La Biblia nos dice: “rogándole” “suplicándole” “le pidió ayuda”, éstas frases expresan la intensidad de su clamor.

B. Debemos ir ante Jesús con un corazón humilde.

La Biblia nos dice: “se arrodilló”. El evangelio de Lucas nos dice “se postró con el rostro en tierra”, esto es reconocer que necesitamos a Dios, que en nadie más hallaré respuesta y verdadera solución.

C. El leproso fue a Jesús confiado en el poder de Dios.

El leproso le dijo: “puedes limpiarme” (Cristo tiene todo poder, no hay enfermedad, ni crisis, ni demonio que pueda resistir el poder de nuestro Señor).  

III. UN TOQUE DEL SEÑOR JESÚS CAMBIA TODAS LAS COSAS (Marcos  1:41-42)

A. Dios hace su obra por amor y misericordia.

Nota: Jesús lo hizo por compasión, no por méritos del leproso, no por antigüedad en el templo, no fue por su estrato, sino que el Señor “teniendo misericordia de él” actuó a su favor.

B. Jesús extendió su mano lo tocó y también le habló.
          
Nota 1: Ellos no podían ser tocados, pues ese toque causaba impureza ceremonial; pero este evento nos enseña que el Señor Jesús es Dios Todopoderoso y que está por encima de las normas y tradiciones religiosas.

Nota 2: El toque de Jesús es el que transforma las vidas, el presente y el futuro del leproso cambió radicalmente. El toque de Dios por el Espíritu Santo y la Palabra del Señor, tienen el poder de transformar al más duro y recio de los corazones, restaurando lo que ha sido dañado. Jesús dijo: “quiero, sé limpio”, y esto expresa el deseo de Dios para los hombres.  

C. Dios quiere limpiarnos de pecado y librarnos de la condenación eterna, versículo 42.
          
Nota 1: El pecado es como un cáncer espiritual, es una lepra espiritual que produce muerte eterna, pero Cristo limpio a éste leproso, y quiere también que seamos limpios del pecado por medio de su sangre preciosa. En una ocasión el rey David oró diciendo: “lávame más y más de mi maldad, límpiame de mi pecado y seré más blanco que la nieve”, sólo la sangre de Jesús tiene el poder de limpiarnos de toda maldad y pecado. La paga del pecado es muerte, y sólo Jesús puede salvarte…

Nota 2: El que era un leproso, ahora experimenta un gran cambio en su vida, consideremos ese cambio en sus diferentes facetas:

1. Con Dios: vuelve a participar del culto, del templo.
2. Con su familia: vuelve a estar con ellos, con su esposa e hijos (si los tenía, sino ahora podía conformar una familia).
3. Con la sociedad: podía andar normalmente por las calles y con los amigos, en su trabajo, etc.
4. Lo más grande e importante es que conoció a Jesús y recibió vida eterna.  

Conclusión: El leproso reconoció que necesitaba a Jesús, sólo en él encontramos una verdadera transformación de vida. Sólo Jesucristo puede dar vida eterna, y es quien realmente puede provocar verdaderos cambios en el ser humano.     

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te invitamos a leer "Estudios Cristianos":

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

Te invitamos a leer "LA UNCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO" click en la imagen:

ADQUIERE NUESTRO NUEVO LIBRO:

Conoce la maravillosa "VIDA DE JESÚS DE NAZARET":

SEMINARIO BÍBLICO A DISTANCIA, click en la imagen:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES