miércoles, 23 de noviembre de 2016

Introducción: Según Marcos 8, podemos pensar en que por causa de su situación en oscuridad e impotencia, rechazo y condición de soledad, el ciego no esperaba ya un milagro. Tal vez sólo esperaba el final de su vida desde su triste condición. Eso lo podemos ver también porque algunos “lo trajeron a Jesús”, entonces no fue su iniciativa. Muchas veces a la adversidad se le permite ser más fuerte de lo que en realidad es. Desde su condición el Señor Jesús fue, ministró y acompañó a éste hombre en su tiempo de sanidad y restauración, porque eso es lo que nuestro Señor y salvador hace por los hombres…  
 JESÚS RESTAURADOR  
Marcos 8:22-25 “Vino luego a Betsaida; y le trajeron un ciego, y le rogaron que le tocase. Entonces, tomando la mano del ciego, le sacó fuera de la aldea; y escupiendo en sus ojos, le puso las manos encima, y le preguntó si veía algo. El, mirando, dijo: Veo los hombres como árboles, pero los veo que andan. Luego le puso otra vez las manos sobre los ojos, y le hizo que mirase; y fue restablecido, y vio de lejos y claramente a todos”
Debemos considerar inicialmente la vida del ciego de Betsaida. No sabemos cuánto tiempo llevaba en esa condición, ni el origen de su enfermedad, lo más seguro es que él mendigaba, Tal vez no tenía familia ni trabajo, y si era levita no podía ser sacerdote del templo en Jerusalén. Él dependía de otros, y convivía con miedos ante una completa y continua oscuridad. 
Tengamos en cuenta que caminar a ciegas es muy difícil. Su capacidad productividad era casi nula. En el Antiguo Testamento los asirios, amonitas, filisteos, babilonios sacaban los ojos a sus prisioneros de guerra; el cautiverio y la ceguera van de la mano, por ejemplo Sansón fue llevado preso por los filisteos y le sacaron los ojos, y o convirtieron en esclavo. 
Las Sagradas Escrituras revelan la ceguera espiritual: 2 Corintios 4:4, por la  obra del diablo, por la religión (la ley de Moisés tergiversada, por ejemplo el Señor Jesús le dijo a los fariseos “ciegos, guías de ciegos”. También debemos recordemos que Jesús dijo: “es necesario nacer de nuevo, para ver el Reino de Dios” y ver viene del término griego "eído" que traduce además: conocer, entender, saber cómo hacer. Los amigos del ciego conocían el poder de un toque del Señor Jesús (“le rogaron que le tocase” nos dice el texto bíblico).
Nuestro Dios es soberano y eso quiere decir: Dueño, Señor, quien tiene todo el poder, autoridad absoluta (entonces Dios hace cómo él quiere impulsado todo ello por su amor, él es la máxima autoridad de la creación natural y espiritual). Por eso Dios hace cosas que nos sorprenden y otras que no entendemos, pero él sabe lo que hace (En éste caso: llevó al ciego fuera de la aldea, escupe en sus ojos y luego impone sus manos). Dios es Todopoderoso y soberano. 
Vemos también que éste milagro ocurre en dos tiempos o etapas (Esto nos habla de proceso, nos habla de niveles y por eso vemos tres aquí: visión nula, visión media y visión óptima). El Señor Jesús impone por segunda vez sus manos (es una nueva ministración, por eso no debemos renunciar sino persistir, pues llegará el día cuando el velo se rasgará y veremos la gloria del Señor, llegará el tiempo cuando brillará la luz de Jesucristo en tu casa. Por eso, también dice la Biblia: “más la senda del justo es cómo la luz de la aurora va en aumento hasta que el día es perfecto, más los impíos no saben en que tropiezan”. Dios está contigo. 
(Devocionales, sermones y estudios en: http://estudiosysermones.blogspot.com/)
Nos sigue diciendo la Biblia “Fue restablecido”, restablecer del término griego "apokadsítemi" que significa además: restituir, devolver, reponer, restaurar (es una acción que lleva a la sanidad o restauración completa de algo que ha sido lastimado). Cuando nos acercamos al Señor Jesús empieza la restauración (Cómo le sucedió al ciego). 
Su vida fue restituida: visión, familia, sociedad, templo, propósito de vida, su más grande bendición: ver al Señor Jesús, ser tocado y transformado por su poder (recordemos que Jesús dijo: “los limpios de corazón verán a Dios”… Tal vez la maldad ha distorsionado nuestra visión y esperanza en el Señor, tal vez le hemos dado lugar al enemigo para dañar nuestra esperanza del futuro, pero Dios puede restaurar todas las cosas). 
Conclusión: En ocasiones no logramos discernir los tiempos de nuestra vida, o no podemos ver de manera clara el diseño divino y el potencial que Jesús ha puesto en cada uno de nosotros está limitado. En otras ocasiones durante el proceso del milagro (sanidad, liberación) aparece la decepción o cansancio, y requerimos del Señor nuevas fuerzas para continuar. Pues Dios viene con restitución, él viene a transformar nuestra condición, él es poderoso para transformar todas las cosas según su soberana voluntad y poder. Dios es bueno. Jesús es restaurador por excelencia.  
Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 


0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES