viernes, 18 de noviembre de 2016

Veamos las circunstancias que vivía el rey David: su hijo Absalón planea quitarle el trono real. Absalón es el tercer hijo de David, fue quien mató a su hermano Amnón (ya que éste violó a su hermana menor Tamar); él diseñó un complot contra su padre para convertirse en el nuevo rey de la nación de Israel. Absalón es aquella persona que representa a aquel familiar o individuo cercano que nos decepciona o provoca dolor. La batalla que el rey David enfrenta es la más grande de su vida y reinado…   

La rebelión ante Dios produce el fracaso
2 Samuel 15:30-31 “Y David subió la cuesta de los Olivos; y la subió llorando, llevando la cabeza cubierta y los pies descalzos. También todo el pueblo que tenía consigo cubrió cada uno su cabeza, e iban llorando mientras subían. Y dieron aviso a David, diciendo: Ahitofel está entre los que conspiraron con Absalón. Entonces dijo David: Entorpece ahora, oh Jehová, el consejo de Ahitofel” 
La Biblia nos enseña que David enfrentó al gigante Goliat, experimentó la persecución del rey Saúl, él tuvo que enfrentar en muchas ocasiones a los ejércitos de los filisteos, también a muchos enemigos, pero sin duda nunca planeó tener una batalla contra su propio hijo, él nunca esperó que uno de sus entrañas lo traicionara. Ésta no era una batalla más, era una profunda crisis personal y familiar para el rey David. 
Es por eso que debemos tener presente que el hacer la voluntad del Señor no significa ausencia de obstáculos o problemas en el proceso, lo que el Señor si nos asegura es que estará con nosotros cada día hasta el fin del mundo. El rey David tuvo tiempos difíciles, al final Dios lo fortaleció y le dio la victoria. 
Es muy interesante ver la estrategia del rey David ante ésta batalla, él se dedico a la adoración, fue buscar la presencia de Dios. Sube al monte de los olivos. Es llamado el monte de los olivos por la gran cantidad de éstos árboles allí. Sin duda requiere esfuerzo subir. 
El árbol de olivo representa fortaleza, abrigo y bendición. Debemos recordar que el monte de los olivos fue un lugar preferido por el Señor Jesús, era un lugar donde enseñaba a sus discípulos (esto es revelación), allí oraba (nos habla de comunión), allí se fortaleció en oración (renovación y fortaleza espiritual) para ir a la cruz (Para conocer más sobre el Señor Jesús en el Huerto de Getsemaní te invitamos a leer nuestro estudio: “La Comunión Puesta a Prueba”).
También es muy interesante ver cómo subía el rey David: “llorando” nos dice la Biblia, indica el dolor de su corazón por la traición de su propio hijo y las consecuencias de ésta batalla. Nos dice además “con la cabeza cubierta” y “con los pies descalzos” como los prisioneros de guerra en aquellos tiempos, además “Todos iban llorando mientras subían” a veces toca subir en esas condiciones, a veces aquellos nuevos niveles que el Señor tiene preparados para nosotros están precedidos de un complicado y difícil ascenso a la cima. 
Entonces el rey David se entrega a la adoración a Dios (Versículo 32). Nos dice la Biblia “…David llegó a la cumbre del monte para adorar allí a Dios, he aquí Husai arquita le salió al encuentro…”. Las Sagradas Escrituras nos dicen esto una y otra vez: fortalezcamos nuestras fuerzas adorando a Dios, contemplemos Su poder y grandeza, en vez de detenernos a observar sólo los problemas.

El nombre Husai significa “que se apresura”, siervo incondicional de David, éste hombre se identifica con la condición del rey,  y se apresuró a buscarle manifestando su incondicional apoyo, ésta persona sería instrumento para la fianl victoria. Mientras nosotros adoramos, el Señor se ocupa de nuestra situación y actua a nuestro favor. 
En éste pasaje la “Cumbre” nos indica la cima, es la parte más alta del aquel monte, nos habla de alturas, allí se construían las fortalezas, aquellos lugares de protección. La adoración es cobertura, es protección, el Señor se levanta a favor de sus hijos. La Escritura enseña que David cantó el Salmo tres en éste difícil momento, y allí expresó: “Mas tu Jehová, eres escudo alrededor de mí; mi gloria y el que levanta mi cabeza, clamé a Jehová y él me respondió…”. Bendito sea Dios fortaleza de nuestra vida. 
Los momentos críticos deben impulsarnos a fortalecer nuestra vida de oración. El aliado de Absalón, Ahitofel cuyo nombre significa: hermano de hablar necio, locura, ruina, necedad. Era un consejero del rey David, pero ahora es consejero de Absalón, y David ¿qué hace? Ora. Ante las adversidades,  debemos fortalecer nuestra oración a Dios.
(Devocionales, sermones y estudios en: http://estudiosysermones.blogspot.com/)
El rey David fue llevado por los problemas hacia éste monte. El Señor sabe que cosas debemos enfrentar, el Padre no evitó la cruz para su Hijo Jesús, pero lo fortaleció para hacerle frente, y luego le dio un nombre sobre todo nombre, lo exaltó hasta lo sumo. En éste monte (circunstancia o momento), el Señor Jesús y el rey David sembraron lágrimas, pero ambos alcanzaron una gran victoria. Finalmente Absalón muere, Ahitofel se suicida y David vuelve a reinar, el Señor le dio la  victoria. Dios es fiel. 
Conclusión: El Señor nos recuerda la forma de enfrentar las crisis, los problemas, las decepciones, aquellas circunstancias que nos decepcionan o causan dolor… adora al Señor Dios, levántate por encima de las dificultades a través de tu comunión con Jesús, como las águilas que cuando viene la tormenta se levantan por encima de ella. Dios está contigo para ayudarte. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

Te invitamos a leer: "LA RENOVACIÓN DEL ÁGUILA".

Material similar en Web Recursos cristianos. - La rebelión ante Dios produce el fracaso - Rebeldía -   

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

Adquiere nuestro libro de sermones listos para predicar:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES