viernes, 14 de abril de 2017

La iglesia debe agradar a Dios
Introducción: La iglesia de Jesucristo es llamada a ser luz en medio de éste mundo, ser un testimonio vivo del poder de Dios que salva y transforma la vida del ser humano. Debemos cuidarnos de la religión o de las actitudes fariseas que condenan a otros, pero no viven lo que dicen; tampoco debemos seguir la corriente del mundo identificándonos con lo que Dios no aprueba. Con amor y sabiduría debemos conducirnos en ésta vida…    

El apóstol Pablo le dice a la iglesia de Corinto que debe cambiar su actitud hacia el mundo (2 Corintios 6:14-18).

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué concierto tiene el templo de Dios con los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos; y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Por lo cual salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, y seré Padre a vosotros, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso

1) Es lógico concluir que los corintios estaban participando de cosas que a Dios no le agradaban ni eran consecuentes con su nueva vida en Cristo. En palabras sencillas Pablo le estaba diciendo: “Dejen de unirse de manera indiscriminada con los no creyentes”. La palabra “compañerismo” del versículo catorce significa: “participación asociación”.

La justicia no se asocia con la injusticia; en el mismo versículo la palabra “comunión” significa relación estrecha, unión. La luz no tiene una relación estrecha con las tinieblas más bien existe un fuerte oposición.    

2) En el versículo quince la concordia es acuerdo, armonía, componentes que no existen entre Cristo y el diablo (Belial), la santidad y amor de Jesús no armonizan con la impureza y maldad de Belial; y tampoco existe por tanto armonía entre el creyente y el incrédulo. Los dos son espiritualmente incompatibles. La asociación entre creyentes e incrédulos debe limitarse a lo preciso para la convivencia en sociedad.

3) A partir del versículo dieciséis Pablo les recuerda a los creyentes que son templo del Espíritu Santo, y sí en el Antiguo Testamento en tiempos de apostasía se practicaba idolatría en el templo de Dios ya no debe ser así.

Ahora somos templo del Dios viviente y por tanto él nos llama con fuerza: “Salid… apartaos… no toquéis lo inmundo…”. Es decir no participéis de las obras de las tinieblas, no llaméis bueno a lo que ellos hacen, ni  aplaudas sus obras de maldad, más bien acércate a Dios, pues él dice: “y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas dice el Todopoderoso”. Entonces apartarnos de aquello que a Dios no le agrada fortalece nuestra relación con Dios y nos permite cosechar abundancia de bendiciones.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "DIOS ACTUARÁ A TU FAVOR"


La iglesia debe agradar a Dios. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

SERMÓN: UNA FAMILIA RESTAURADA POR DIOS. Clic en la imagen...

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES