jueves, 21 de septiembre de 2017

Sermón: Adelante, Dios va contigo.

Introducción: Puede sucedernos que al manipular algo se nos daña en nuestras manos y al tratar de repararlo, cometemos un error más, podemos entonces reaccionar con enojo y golpear el objeto, y así terminamos de dañarlo. En otras situaciones quizá te ha ocurrido que por la ira damos respuestas que lastiman los corazones. Con cierta frecuencia podemos ser presa del enojo, de la ira o la angustia. Es necesario con la ayuda de Dios administrar bien este tipo de situaciones. Podemos hacernos ahora una pregunta: ¿Cómo nos conducimos cuando estamos bajo presión?... 

Sermón: Adelante, Dios va contigo.


Nos dice la Biblia en Números 20:2-3 “Y porque no había agua para la congregación, el pueblo se juntó contra Moisés y Aarón. Y hablaron contra Moisés, expresando: ¡Ojalá hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová Dios!”.

Los problemas son una realidad del camino, y la mayoría de las veces deseamos no tener que enfrentar aquello, pero es necesario tener presente que las dificultades nos ayudan a madurar y a crecer como hijos de Dios. Las adversidades son parte del diseño de Dios para nuestra formación, y por eso es muy importante ver en cada una de estas una oportunidad para ver el poder del Señor a nuestro favor. Adelante, Dios va contigo.   




Las crisis producen diversas reacciones en las personas. En éste situación las Sagradas Escrituras nos dicen que “ellos se juntaron contra Moisés y Aarón”, esto representa oposición, rebelión, son actitudes generadas por el enojo o ira en el corazón de los israelitas. El motivo era que “no había agua en el desierto de Zin”, el desierto y la escasez de agua produjo ira y enojo. Como sucede con frecuencia en nuestra vida cuando las cosas no salen como deseamos o esperamos.

En el versículo tres nos enseña la Biblia: “Habló el pueblo contra Moisés”, vemos pues que surge la murmuración, la calumnia, éstas son palabras en contra de Moisés, y en contra de sus propias vidas, pues dicen: “ojala hubiéramos muerto”. La Escritura nos enseña que la equivocación de sus antepasados fue la murmuración, pero ellos no habían aprendido la lección.

Ten presente: No aprender las enseñanzas del pasado, es construir las equivocaciones del mañana; por eso nos dice también la Biblia: “hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor”.

Vemos además que la presión que ejercía el desierto y la escasez de agua (o provisión) hace que ellos expresen su enojo e inconformismo del pasado que estaba guardado en el corazón de los israelitas: ¡Ojalá hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová! (ya que algunos capítulos atrás habían muerto Coré, Datán y Abiram, su familias y muchas otras personas).

En los versículos 4-5 se pronuncian palabras de desaliento y menosprecio, aunque el mismo Señor iba delante de su pueblo durante el día en una nube y en la noche con una columna de fuego, decían: “¿Por qué hiciste venir la congregación de Jehová a este desierto, para que muramos aquí nosotros y nuestras bestias? ¿Y por qué nos has hecho subir de Egipto, para traernos a este mal lugar?”.

Cuando la adversidad produce angustia y ésta gobierna el corazón del ser humano, la visión del presente y del futuro tiende a ser es oscura, triste y de total fracaso, el pueblo todo lo veía mal, y expresan el deseo de morir.  

Ante todo esto lo correcto es buscar la dirección del Señor, nos dice la Biblia que “se fueron Moisés y Aarón de delante de la congregación a la puerta del tabernáculo de reunión, y se postraron sobre sus rostros; y la gloria de Jehová apareció sobre ellos” Números 20:6.

Es lo que debemos hacer, y es allí donde hallaremos fortaleza para continuar, y la dirección para tomar decisiones precisas y correctas, no dirigidas por la crisis emocional o por la presión de otros, y cuando seguimos la dirección de Dios veremos su poder manifestarse dándonos una gran victoria.

Reflexión final: Moisés y Aarón representan a aquel que sirve al Señor. Quien sirve a Dios debe procurar una comunión con él, pues está expuesto a la incomprensión de los demás, a las calumnias, hallará oposición y lo más seguro murmuración, y puede ser de aquellos a quienes ha servido con amor y diligencia.

Todo aquel que considera el servicio a Dios no está exento de adversidades, pero puede estar seguro de la ayuda del Señor. Moisés buscó la dirección de Dios y fue respaldado. Así que no te desanimes, el Señor está contigo. 

Escrito por pastor Gonzalo Sanabria. 

Te invitamos a leer el sermón: "PODEROSO ES DIOS PARA TRANSFORMAR TODAS LAS COSAS"



Sermones.  Adelante, Dios va contigo.  Temas para predicar -  

0 comentarios:

Publicar un comentario

SERMONES PARA PREDICAR:

Sermones cristianos:

DIOS RESTAURA FAMILIAS:

Otras entradas

Seguidores

We are a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for us to earn fees by linking to Amazon.com and affiliated sites.

“Estudios y sermones.com Gonzalo Sanabria participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces ahttps://www.amazon.com/


ADQUIERE GRATIS AHORA NUESTRO LIBRO CRISTIANO:

sermons and devotions

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

ADQUIERE EL NUEVO LIBRO DE SERMONES PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO LIBRO DE 55 SERMONES CRISTIANOS PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO NUEVO LIBRO:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO DE SERMONES LISTOS PARA PREDICAR:

Adquiere nuestro libro, click en la imagen:

Un libro sobre el llamado divino:

ENTRADAS POPULARES

Visita "SERMONES CRISTIANOS":

sermons and devotions

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES