martes, 19 de septiembre de 2017

Sermón: La fe en Dios.
Introducción: La fe es la puerta de acceso a la salvación en Cristo Jesús. Es también la puerta de acceso para caminar en lo sobrenatural de Dios. Mediante la fe en Dios las promesas divinas pasan a ser realidades. Cuando creemos en el Señor y en su palabra y avanzamos en esa dirección, no hay muralla o enemigo que pueda detener el plan divino… 

Sermón: La fe en Dios. 


1) Confía en las promesas de Dios, Hebreos 11:1

“Es pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”.

La fe está basada o fundada en las palabras de Dios, no en las emociones o sentimientos del hombre los cuales cambian con suma facilidad de la noche a la mañana. En contraste con esto, la palabra de Dios permanece para siempre, pues no hay mentira ni cambio en él. Dios es verdadero y fiel.

La fe es garantía de las bendiciones que vendrán y de las conquistas que lograremos. La fe es la profunda seguridad de la protección y presencia de Dios a nuestro lado, aunque no lo veamos con nuestros ojos físicos. La fe es la confianza en la fidelidad y cuidado del Señor sobre cada uno de sus hijos, aunque a veces las circunstancias o dificultades griten lo contrario.


(Nota especial: Te invitamos a adquirir nuestro libro “Cómo hallar la paz interior. Estrategias y principios para vencer los conflictos personales”. Puedes adquirirlo ahora aquí en: “CÓMO HALLAR LA PAZ INTERIOR”). 


  2) La fe en Dios sigue siendo el medio para alcanzar grandes victorias, Hebreos 11:2.

“Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos”.

Por la fe el hijo de Dios alcanza buen testimonio, es decir la fe en Jesucristo transforma nuestro caminar en la tierra y nos impulsa a lograr metas significativas en su voluntad. Para identificar a los antiguos podemos seguir leyendo éste hermoso capítulo once de Hebreos y veremos a Noé, Abraham, Moisés, el profeta Daniel, etc.

Éstos alcanzaron buen testimonio no sólo por un estilo de vida diferente y por los logros y victorias alcanzadas, sino porque con su fe agradaron el corazón del Señor y fueron aprobados por él. Así como ellos en el tiempo pasado, hoy alcanzaremos buen testimonio mediante la fe en Dios.    

3) Mediante la fe es posible entender las cosas de Dios, Hebreos 11:3.

“Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”.

Procurar comprender con nuestra mente o razón la obra de Dios, su poder y soberanía, es una tarea prácticamente imposible, pues no puede nuestra pequeña mente entender la grandeza de Dios a cabalidad. Precisamente por esto dijo Pablo “Cuan insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos” Rom. 11:33.

En Hebreos 11:3 también podemos ver el inmenso poder de la palabra de Dios, por ella fue constituido el universo, la palabra de Dios es también la que sostiene todo lo creado: “… quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder” Hebreos 1:3. Es importante entonces cuidar nuestra manera de hablar, pues la vida y la muerte están en poder de la lengua.

Se nos enseña también que cómo actúa la palabra de Dios: “de manera que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”. Al declarar, confesar o soltar la palabra de Dios (guiados por el Espíritu Santo) ésta sale cargada de poder para cumplir aquello para lo cual es enviada por Dios.

Cuando oramos y permitimos al Espíritu Santo dirigir nuestra oración, las palabras que salen de nuestra boca se constituyen en la herramienta divina para que la voluntad de Dios se haga en la tierra, es cuando la palabra del Señor en la espada del Espíritu saliendo por nuestra boca. Es el tiempo cuando lo que no vemos, pero creemos, se hace visible y real.    




4) La fe nos lleva a acercarnos a Dios de manera correcta, Hebreos 11:4.  

“Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto aún habla por ella”.

Ambos Caín y Abel se acercaron a Dios con sus ofrendas, sin embargo motivado por la fe Abel presento un sacrificio excelente. Esto nos quiere decir que él se acercó al Señor de acuerdo al diseño establecido por él, que era a través de la sangre de un cordero.

Caín quiso acercarse a Dios a su manera, por eso trajo el fruto de la tierra; pero Abel por la fe lo hizo a través de un cordero, símbolo de Jesucristo el Señor. Jesús es el único mediador entre Dios y los hombres. Caín representa al ser humano que quiere buscar a Dios a su manera, y procura ser justificado por sus propias obras.    

5) La fe en Dios transforma nuestro estilo de vida, y aviva nuestra vida espiritual, Hebreos 11:5.

“Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque los traspuso Dios; y antes que fueses traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios”.

Vemos en Enoc un caso particular y muy especial, también es la primera figura o símbolo del arrebatamiento futuro de la iglesia. Después de ser traspuesto, nos dice la Biblia que Enoc no fue hallado y por eso deducimos que él fue buscado por su familia y contemporáneos, pero no lo hallaron pues Dios mismo se lo llevó.

Nuevamente nos dice el Espíritu Santo que Enoc “alcanzó testimonio” de haber agradado a Dios. Vemos entonces que la fe no sólo nos lleva a alcanzar grandes cosas para el Señor, sino que además la fe transforma nuestro estilo de vida.    

6) La fe agrada a Dios, Hebreos 11:6.

“Peros in fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”.

Es muy interesante ver aquí un “imposible” y es pretender agradar a Dios sin fe. Al considerar varios milagros de Jesús en el Nuevo Testamento podemos ver que varias veces el Señor pregunto ¿Crees que puedo hacerlo? Lo que nos enseña que la acción sobrenatural y poderosa de Dios requiere la fe de sus hijos. En éste caso la fe está relacionada con dos aspectos:

a) “Es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay”. Es decir, cuando buscamos a Dios, oramos y ayunamos, o tomamos la decisión de un mayor compromiso con él, es necesario creer que él es real, creer que él nos espera siempre con los brazos abiertos, creer que sus ojos y oídos siempre están atentos a nuestro caminar y a nuestras oraciones en la tierra. Todo aquel que busca o se acerca a Dios nunca saldrá decepcionado, sólo la incredulidad estorba el alcance de la gracia y misericordia del Señor.        

b) “Dios es galardonador de los que le buscan”. La palabra galardonador aquí significa: uno que paga jornal, uno que recompensa, uno que otorga galardón o premio. El Señor Jesús enseñó que sí buscamos al Padre Celestial en secreto él nos recompensará en público. Entonces buscar a Dios con perseverancia y constancia es una excelente decisión. Buscar a Dios es sembrar una excelente semilla que luego nos dará una poderosa y abundante cosecha. 

7) La fe nos llevará a obedecer a Dios, aunque sea difícil comprender sus planes, Hebreos 11:7.  

“Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe”.

Noé fue un hombre temeroso de Dios, y el Señor mismo le advirtió acerca del juicio que venía debido a la maldad de los hombres sobre la tierra: el diluvio. Aunque Dios le habló de cosas que aún no se veían ni se habían visto, pues no llovía sobre la tierra sino que “subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra” Génesis 2:6, a pesar de todo esto Noé decidió creerle a Dios.

Nos dice el texto que “con temor preparó el arca” entonces la fe y el temor de Dios caminan de la mano. Si bien es cierto que la fe nos impulsa a caminar para conquistar grandes cosas para Dios, el temor del Señor nos ayuda a apartarnos del mal camino y dar siempre la gloria al Señor por todo lo alcanzado.

Por la fe Noé salvó su familia, esto nos recuerda que la fe al acercarnos a Jesús transforma nuestra vida y quienes están alrededor ven ese poderoso cambio, provocando en el corazón de ellos el deseo de conocer al Señor Jesucristo, y así alcanzar salvación.  
    
Reflexión final: Cuando decidimos creer en Jesucristo no sólo nuestra vida es bendecida y transformada, también se convierte en un testimonio de vida que impactará a muchos. Sin duda la verdadera fe en Cristo va mucho más allá de las palabras, es un testimonio vivo del poder de Dios en una persona.  


Escrito por pastor Gonzalo Sanabria. 

Te invitamos a leer el sermón: "JESÚS SANA EL CUERPO Y EL CORAZÓN"



Sermones.  La fe en Dios.  Temas para predicar -   

2 comentarios:

SERMONES PARA PREDICAR:

Sermones cristianos:

DIOS RESTAURA FAMILIAS:

Otras entradas

Seguidores

We are a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for us to earn fees by linking to Amazon.com and affiliated sites.

“Estudios y sermones.com Gonzalo Sanabria participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces ahttps://www.amazon.com/


ADQUIERE GRATIS AHORA NUESTRO LIBRO CRISTIANO:

sermons and devotions

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

ADQUIERE EL NUEVO LIBRO DE SERMONES PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO LIBRO DE 55 SERMONES CRISTIANOS PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO NUEVO LIBRO:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO DE SERMONES LISTOS PARA PREDICAR:

Adquiere nuestro libro, click en la imagen:

Un libro sobre el llamado divino:

ENTRADAS POPULARES

Visita "SERMONES CRISTIANOS":

sermons and devotions

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES