sábado, 18 de noviembre de 2017

Dios nos llama de muchas maneras
Introducción: Algunas veces el corazón humano es tan fuerte y soberbio que sólo ciertas situaciones pueden hacerlo reaccionar para acercarse a Dios. Por ejemplo Jonás no quería ir a Nínive a predicar, y fue en el vientre de un gran pez donde oró al Señor para que lo sacara de allí para ir a Nínive. Entonces Dios quiere guiar nuestra vida y llevarnos al destino de su bendición…          




Sermón: Dios nos llama de muchas maneras


Cuidado con la soberbia y la autosuficiencia, 2 Crónicas 33:10.  

“Y habló Jehová a Manasés y a su pueblo, más ellos no escucharon”.

Lamentablemente el rey Manasés se había vuelto idolatra, y había llevado a todo Judá a la idolatría. Casi toda la nación adoraba a los baales, y se practicaba en abundancia el ocultismo, la brujería, la hechicería, etc. Él no había seguido el ejemplo de su padre el rey Ezequías, hombre temeroso de Dios y por esa razón fue bendecido en gran manera. 

Manasés decidió emprender su propio camino sin Dios, él pensó que podía desarrollar un mejor reino sin el consejo del Señor. Sin duda, esto fue un gran error, pues separados de Dios nada efectivo podemos hacer.

Por eso “Si no es Dios quien edifica la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Dios no guardare la ciudad, en vano vela la guardia” Salmo 127:1. Definitivamente necesitamos a Dios.

Nos dice la Biblia que “Dios habló a Manasés y a su pueblo, más ellos no escucharon”. El Señor nos habla de muchas maneras, en éste caso según el 2 Reyes 21:10, Dios envió a sus siervos los profetas, pero el rey Manasés y Judá no escucharon.

La palabra escuchar aquí indica atender, prestar atención. En primera instancia el diccionario hebreo Strong dice: “Levantar las orejas”. Con frecuencia usamos frases como: “yo ya sé” “no me diga más” “no moleste más con sus consejos”, etc. Dios nos habla una y otra vez, precisamente por amor, él no quiere que cosechemos el dolor al andar por el camino del mal.   

Lamentablemente los resultados de no escuchar el consejo de Dios son tristes, precisamente por eso el Señor nos habla para que no vivamos el dolor del sendero del orgullo y de la soberbia. Son éstos los que hacen sordo al pueblo del Señor, en contraste la humildad de corazón escucha la voz de Dios.

Conclusión: Dios ama a cada uno de sus hijos. Él se ocupa de hablarle a su corazón y lo hace de muchas maneras, desea llevarlo por el mejor camino. Es necesario renunciar a nuestro orgullo, atender el consejo de Dios y esperar en él, siempre Jesús nos da lo mejor.          (Escrito por pastor Gonzalo Sanabria). 




Te invitamos a leer el sermón: "CÓMO ENFRENTAR LAS DIFICULTADES" 

0 comentarios:

Publicar un comentario

SERMONES PARA PREDICAR:

Sermones cristianos:

DIOS RESTAURA FAMILIAS:

Otras entradas

Seguidores

We are a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for us to earn fees by linking to Amazon.com and affiliated sites.

“Estudios y sermones.com Gonzalo Sanabria participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces ahttps://www.amazon.com/


ADQUIERE GRATIS AHORA NUESTRO LIBRO CRISTIANO:

sermons and devotions

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

ADQUIERE EL NUEVO LIBRO DE SERMONES PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO LIBRO DE 55 SERMONES CRISTIANOS PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO NUEVO LIBRO:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO DE SERMONES LISTOS PARA PREDICAR:

Adquiere nuestro libro, click en la imagen:

Un libro sobre el llamado divino:

ENTRADAS POPULARES

Visita "SERMONES CRISTIANOS":

sermons and devotions

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES