jueves, 14 de agosto de 2014

EL HOMBRE ES ADMINISTRADOR DIOS ES EL DUEÑO
Introducción: Vivían dos ranas en un bello pantano, pero llegó el verano y se secó, por lo cual lo abandonaron para buscar otro con agua. Hallaron en su camino un profundo pozo repleto de agua, y al verlo, dijo una rana a la otra: “Amiga, bajemos las dos a este pozo”. Pero, dijo la compañera, “y si también se secara el agua de este pozo ¿Cómo crees  que subiremos entonces?” y no descendieron… Es muy importante pensar bien las cosas que vamos a hacer, ser prudentes y seguir siempre el consejo de Dios, pues no debemos poner en riesgo nuestra familia, o nuestro futuro. Las decisiones de hoy, son la base de nuestra vida y bienestar mañana…                                                        

EL HOMBRE ES ADMINISTRADOR DIOS ES EL DUEÑO

I. DIOS DELEGÓ LA ADMINISTRACIÓN DE LA TIERRA AL SER HUMANO.

A. Dios quiere reinar a través del hombre, Gén. 1:26-28.     

Nota: El primer oficio que Dios le asigna al hombre es gobernar, administrar, dirigir la tierra, la creación. Es interesante que Dios haga al hombre a su imagen y semejanza, e inmediatamente le encomienda la administración de su creación ¿por qué? porque una faceta de parecerse a Dios es administrar, pues nuestro Padre gobierna todo el universo.    

B. A través de nuestra administración glorificamos o deshonramos a Dios.     

Nota: En el Edén, Adán y Eva administraron mal lo que Dios les había entregado ¿por qué? Por varias razones:
1. Menospreciaron las instrucciones divinas,
2. Dieron a sus deseos personales la prioridad,
3. No consideraron lo suficiente las consecuencias (perdieron la gloria de Dios, fueron expulsados del huerto, vino la muerte, perdieron la autoridad que se les había delegado, perdieron los privilegios del huerto, etc). Pero ¿Cómo fueron engañados? Te invito a leer: "La Serpiente Antigua".   

II. DIOS REQUIERE FIDELIDAD DE SUS ADMINISTRADORES, 1 Cor. 4:1-2          

A. La buena administración comienza en casa.

Nota: La palabra administrador es traducida del griego “oikonomos” que significa: administrador de una casa, mayordomo, distribuidor de la casa. La primera responsabilidad es administrar bien la casa, porque “en casa comienza todo”, por ej: en casa los niños judíos eran educados en la ley de Dios, en casa se administra la relación de esposos, en casa se construye y ejecuta el presupuesto familiar.  

Nota: La palabra “fiel” del griego pistos, traduce además: digno de plena confianza, verdadero, seguro, honrado, fiable. Dios requiere que sus administradores sean dignos de su confianza, verdaderos, honrados, lamentablemente muchos creyentes hacen su propia voluntad con lo que Dios les ha confiado, y esto les ha impedido recibir de Dios cosas mayores, privilegios mayores, pues no son fiables a los ojos de Dios. En Judas Iscariote vemos un claro ejemplo (de un infiel), y concluimos que una cosa es seguir a Jesús, otra muy diferente es ser digno de su confianza. 


B. Dios es un Dios de orden.           

Nota: El profeta Daniel fue un hombre siempre privilegiado, pues los reyes lo ponían en lugares de privilegio, en altos lugares de administración, tenía la gracia de Dios y él la sabía administrar bien, y podemos vemos ver que era un hombre ordenado en su vida devocional, en su estudio bíblico y secular, en la administración que le delegaban. No basta con recibir  privilegios y cosas, es necesario gobernarlas bien y no que ellas te gobiernen.   

C. Dios es el dueño, nosotros somos sus mayordomos o administradores, Sal. 24:1.

III. ACTITUDES Y ACCIONES A EVITAR:           

A. Evita el mal uso de los recursos.          

Nota: Un ejemplo de esto, lo vemos cuando Jesús mandó a sus discípulos a que recogieran lo que había sobrado de la multiplicación de los panes y los peces. No desperdiciar y ahorrar, es parte de la buena administración (siempre cuidándonos de los extremos).   
 
B. Evita la incorrecta apropiación de los recursos.       

Nota: Recordemos que Acán tomó un lingote de oro, vestidos, un manto, aunque Dios había dicho que eso era anatema. Giezi, siervo del profeta Eliseo, tomó a escondidas lo que Eliseo por dirección de Dios había rechazado. Dios nos quiere bendecir, pero de manera correcta.  
Cuídate de:
1.  Robar,
2.  Comprar cosas robadas,
3.  Engañar en los negocios,
4.  Sobornar,
5.  La ilegalidad,
6.  Las deudas…

C. No culpes a otros de tu administración.
D. Lo que es mal administrado se pierde.
E. La mala administración es personal, pero no privada, pues al final los otros se enteran.
  
Conclusión: Dios quiere bendecirte, pero no es suficiente con asistir a la iglesia, o hacer una oración, es necesario administrar bien los recursos de Dios y procurar honrar Su nombre con nuestras buenas decisiones, y sí hemos fallado, entonces corregir nuestras malas acciones y poner en práctica el consejo del Señor.
(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

SERMÓN: UNA FAMILIA RESTAURADA POR DIOS. Clic en la imagen...

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

Adquiere nuestro nuevo libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES