martes, 27 de enero de 2015

LA ADORACIÓN GENERA CIELOS ABIERTOS
Introducción: Fuimos elegidos por el Señor para ser sus hijos, y por su misericordia y gracia “estaremos para siempre con el Señor”, adorándole y sirviéndole. Por esta verdad debemos conocer mucho más los privilegios y bendiciones que tendremos en el cielo. El Señor Jesús dijo: “En la casa de mi Padre muchas moradas hay… voy pues a preparar lugar para vosotros”, preparémonos pues para el encuentro con el Señor Jesucristo… 


LA ADORACIÓN GENERA CIELOS ABIERTOS

I. JESUCRISTO ES EL FUNDAMENTO DE NUESTRA ADORACIÓN.   

A. La presencia de Dios requiere un anhelo perseverante (Apocalipsis 1:9-11).

Comentario 1: Por la predicación del evangelio, el apóstol Juan había sido condenado y desterrado a una isla llamada Patmos (esta era una isla pequeña, y era usada como penitenciaría, allí el imperio romano enviaba algunos presos, era una isla desértica y rocosa, allí no había arroyos, ni árboles, la tierra no era fértil, excepto algunas pequeñas parcelas).

Comentario 2: En este lugar de adversidad en una adoración en el Espíritu Juan escucha al Señor Jesús (Notemos que Juan no se queja ni murmura por su situación, lo que él está haciendo es perseverar en adoración a pesar de todo). Esto nos enseña que algunas veces el Señor nos tiene profundas y grandes enseñanzas en los lugares más pequeños y menos hermosos según nuestra opinión. Te invito a leer: “Los Tres Jóvenes Rescatados Del Horno De Fuego”.      

Comentario 3: Es importante destacar aquí que el apóstol Juan estaba en el Espíritu, la Biblia nos enseña que: “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Y nos las reveló a nosotros por el Espíritu Santo”, vemos entonces que es muy importante la relación con el Espíritu Santo.  
             
B. Nuestra adoración es inspirada por la revelación que de Dios tengamos.  

Comentario 1: Es interesante tener en cuenta el nombre de éste libro: Apocalipsis, ya que esta es su esencia; apocalipsis significa: revelación, se le puso este nombre ya que es el término griego con el que precisamente inicia el libro (Apocalipsis 1:1) este término es “apokalupsis” que traduce revelación o “desvelación” en el sentido de correr el velo (aquí empezamos a ver que la adoración genera cielos abiertos).


Comentario 2: El apóstol Juan estaba adorando al Señor, basado en la revelación que de Dios tenía, pero en ese momento tendría nuevas y poderosas revelaciones del Señor Jesús, de Su iglesia, y de sus planes finales y eternos:
1) La revelación de Jesucristo resucitado, capítulo 1.
2) La revelación de la condición de las siete iglesias de Asia, capítulos 2 y 3.
3) La revelación de la adoración en el cielo, capítulos 4 y 5.
4) La revelación de los juicios venideros sobre nuestro planeta, capítulos 6 al 19.
5) La revelación de los últimos eventos y la eternidad, capítulos 20 al 22.

Podemos concluir que la adoración nos lleva a tener mayor revelación de nuestro Dios, recordemos que el Señor Jesús dijo: “esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”, es pues la vida eterna un continuo y apasionado conocer a Dios, esto requiere un continuo y profundo deseo que debe permanecer en nuestro corazón.

Comentario 3: El léxico relacionado con el culto de adoración es muy extenso en la Palabra de Dios. Pero el concepto esencial es el de “servicio”. Los términos hebreos y griegos se referían ambos originalmente a la tarea de los esclavos o sirvientes. En consecuencia, a fin de ofrecer este “culto” a Dios sus siervos deben postrarse y así manifestar un temor reverencial y una actitud de admiración y respetuosa adoración.        




II. EN EL CAMINO A LA PRESENCIA DE DIOS LA ADORACIÓN ABRE LOS CIELOS (Apocalipsis 4:1).

A. Los cielos son abiertos sobre la tierra como resultado de la adoración.

Comentario 1: La Biblia nos dice aquí: “He aquí una puerta abierta en el cielo”, podemos recordar a la luz de ésta frase el momento del bautismo de Jesús: “y orando, el cielo se abrió, y descendió el Espíritu Santo sobre él”, también en tiempos del profeta Elías el cielo fue cerrado por 3.5 años y no hubo lluvia durante ese tiempo, luego el profeta oró y el cielo dio su lluvia; también recordemos que dice la Biblia: “traed los diezmos… y abriré las ventanas de los cielos y derramaré bendición hasta que sobreabunde”, podemos decir entonces que la adoración prepara el escenario para que la presencia de Dios se manifieste y cuando esto ocurre cualquier cosa puede pasar. Bendito sea Dios quien por Su gracia y poder nos entrega cielos abiertos.  

Comentario 2: La Biblia nos enseña que uno de los resultados de los cielos abiertos es que se puede escuchar la voz de Dios y se reciben los secretos y diseños del cielo, vemos por ejemplo que en el bautismo de Jesús, se oyó la voz el Padre celestial diciendo “Éste es mi Hijo amado” y aquí en Apocalipsis 4 la Biblia nos dice: “la voz que oí, dijo” (con los cielos abiertos es más fácil oír a Dios), el texto añade “sube, te mostraré las cosas que sucederán” (los cielos abiertos revelan la condición el presente y los planes futuros de Dios).

B. Los cielos abiertos facilitan la revelación del trono de Dios (Apocalipsis 4: 2-3).  

Comentario 1: De nuevo aparece la obra y mover del Espíritu Santo, dice el texto bíblico: “estaba en el Espíritu”, el Espíritu de Dios nos conduce ante el trono del Señor, y nos hace más conscientes de las verdades eternas, el apóstol Pablo dijo: “si, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra”. De manera muy especial el Espíritu Santo nos revela y concientiza las realidades de la eternidad.

Comentario 2: La Biblia nos enseña que los que adoran a Dios deben adorarle en espíritu y en verdad, y el Padre busca a los tales que le adoren (Juan 4:24). El deleite de ellos está en lo que Él es. Su gozo esta en Dios, y le aman, gloriándose en Él (Romanos 5:11). Adorar a Dios “en espíritu” significa adorar de acuerdo con la verdadera naturaleza del Señor, y en el poder de la comunión que da el Espíritu Santo. Por esto, está en contraste con la adoración consistente en formas religiosas y ceremonias, y con la religiosidad propia de la carne. Adorar “en verdad” significa adorar al Señor de acuerdo con la revelación que Él ha dado en gracia de Sí mismo.

Comentario 3: Es muy interesante ver aquí que ante el trono de Dios hay una continua adoración, Apocalipsis 4: 4, 6, 8. Considerando que trono es sinónimo de poder y gobierno, podemos concluir entonces que la adoración abre los cielos y permite el establecimiento del gobierno de Dios en la tierra, así como promueve el fluir de Su poder.    

III. EL CORDERO DE DIOS RECIBE CONTINUA ADORACIÓN EN LOS CIELOS (Apocalipsis 5:6-8).      

A. Cristo es digno de toda adoración.
                  
Comentarios: En ésta porción de las Escrituras podemos ver muchas cosas importantes, que valen la pena destacar ahora:
1) Cuatro seres vivientes: son seres angelicales creados por Dios que reflejan la soberanía y poder de Dios,
2) Veinticuatro ancianos: éstos representan las doce tribus de Israel (A.T.) y los doce apóstoles del Cordero (N.T.). Representan la fusión del Antiguo y Nuevo Testamento, revelan a Dios en sus diferentes tiempos y propósitos, son como la representación de Israel y de la Iglesia.

3) Un Cordero inmolado: que nos recuerda el glorioso y completo sacrificio de Cristo en la cruz.
4) El número siete, los cuernos, los ojos, los siete espíritus de Dios: recordemos que el número siete en la Biblia representa lo completo; los cuernos son figura de poder y los ojos nos hablan de su saber total (omnisciencia y presciencia de Dios, esto es Dios todo lo sabe al igual que sabe lo que pasará). 
  
5) El libro: allí están escritos los juicios finales (En el cielo hay varios libros, entre ellos por ejemplo el libro de la vida).
6) Arpas: son instrumentos de adoración, también las Escrituras hacen mención de: trompetas y flautas en el cielo.

7) Las copas de oro, son recipientes divinos, con incienso que era tarea sacerdotal quemarlo. El incienso representa las oraciones de los creyentes en la tierra (aquí podemos ver cuánto valor para Dios tiene las oraciones de sus hijos, pues son recogidas en estas preciosas vasijas).

B. Los redimidos por la sangre de Jesús deben rendir adoración al Señor (Apocalipsis 5:9-10).

Comentario 1: La Biblia nos dice que ellos “cantaban un nuevo cántico”, este canto es nuevo porque ninguna otra persona lo ha cantado y en ningún otro tiempo se ha hecho. Es un cantico nuevo, y la Biblia nos enseña que debemos cantarle cántico nuevo al Señor. Por ejemplo en Isaías 42:10 dice: “Cantad a Jehová un nuevo cántico, su alabanza desde el fin de la tierra”, también en los Salmos 33:3, 40:3, 96:1 “Cantad a Jehová cántico nuevo; Cantad a Jehová, toda la tierra”, 98:1, 149:1 “Cantad a Jehová cántico nuevo, su alabanza sea en la congregación de los santos”. Dios espera que levantemos cantico nuevo, sin importar tu voz y capacidad para construir una canción, pues es el Espíritu quien nos guía, solo hazlo para Dios en el secreto, con sencillez y amor a él.  
       
Comentario 2: En este pasaje se nos dan por lo menos dos razones para adorar al Señor Jesucristo, la primera: “con tu sangre nos has redimido”, la expresión “cordero” nos recuerda que en el Antiguo Testamento era necesario el sacrificio de un animal inocente y sin defecto para que el pecador alcanzara el perdón.

Comentario 3: Cuando Juan el bautista ve a Jesús venir al Jordán para su bautismo dijo: “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” revelándonos que el sacrificio de corderos en el A.T. era un símbolo del gran sacrificio de Jesús por nuestros pecados. También el texto de Apocalipsis nos dice: “nos ha hecho reyes y sacerdotes para nuestro Dios” es decir el Señor con su sacrificio nos hizo participantes de su reinado, de su presencia y de los más altos privilegios al estar a su servicio (la Biblia nos enseña que reinaremos con él y que estaremos para siempre con el Señor).

Comentario 4: La adoración a nuestro Dios ha sido descrita como “la honra y adoración que se le rinden en razón de lo que Él es en Sí mismo y de lo que Él es a aquellos que se la dan”. Se supone que el adorador sostiene una relación con el Señor, y que hay un orden prescrito del servicio o de la adoración. El pueblo de Israel había sido redimido de Egipto por la mano poderosa de Dios, y por esta razón, como pueblo redimido podían allegarse al lugar por Él señalado para adorar siguiendo Sus instrucciones.

Reflexión final: Dios está buscando adoradores, corazones apasionados por Su presencia, con un profundo deseo de conocerle, y la Biblia enseña que él responderá manifestando su gloria, ante la búsqueda de Su rostro y por la perseverante adoración los cielos son abiertos y el Espíritu Santo vendrá sobre ti de manera muy especial, conocerás los secretos y diseños de Dios, y comprenderás con mayor plenitud el gran precio que el Señor Jesús pago por ti. Alabado sea Dios.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO:

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

Adquiere nuestro nuevo libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES