jueves, 19 de marzo de 2015

EL PROPÓSITO DE DIOS PARA MI VIDA
(El propósito de Dios para mi vida) Introducción: En cierta ocasión Dios le habló a su pueblo diciendo: “Yo se los pensamientos que tengo acerca de vosotros, pensamientos de bien y no de mal” enseñándoles con estas palabras que aunque sus circunstancias eran difíciles él tenía el control de todas las cosas. 

Por encima de Dios no hay nadie, no importa lo que ocurra ni lo que los demás digan, el Señor tiene el dominio en todo tiempo y circunstancia, él tiene lo mejor para cada uno de nosotros, por eso el propósito de Dios para mi vida es grande...      





EL PROPÓSITO DE DIOS PARA MI VIDA

1) Dios es grande y su plan con tu vida también lo es. 

Nota: La Biblia claramente nos enseña que cada uno de nosotros somos un plan del cielo, nuestra vida es una plan diseñado por Dios mismo. Cuando nacemos nace un propósito celestial, por esto el Señor tiene sumo cuidado con nuestra vida. 

El propósito de Dios con tu vida es vital y por eso es muy importante desarrollar la sensibilidad en nuestro corazón para conocer y seguir los planes del Señor con cada uno.     

2) Construye el propósito de Dios para tu vida, Hebreos 11:7  

"Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe".

Nota 1: El paso siguiente es obedecer al Señor, y hacer las obras consecuentes de fe conforme al plan del Señor. Dios ha prometido su ayuda y estar contigo, pero es cada uno quien debe esforzarse y ser diligente paso a paso construyendo la visión de Dios. Así sucedió con Moisés, con Noé, con Abraham, Haz lo que te corresponde y el Señor hará lo demás.  

Nota 2: Podemos recordar aquí lo que dijo Séneca (Filósofo y escritor romano): No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas". La verdad es que el miedo paraliza muchas veces al hijo de Dios. Por eso una y otra vez el Señor nos dice en su palabra: "No temas, yo estoy contigo". 

Nota 3: Debemos tener presente que las metas nos dan: dirección, significado, una gran motivación, y su logro satisfacción. Luchar por las metas en Dios nos brinda la gran oportunidad para aprender y avanzar en nuestra vida de fe.    



3) Alcanzar el propósito de Dios glorifica su Nombre. Juan 17:4-5

"Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese. Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese".

Nota: Sin duda alguna, hacer la obra que Dios nos ha encomendado es otra manera de adorar. La palabra “glorificar” es un término que también significa: exaltar, alabar, honrar. 

La mejor adoración que el Señor Jesús brindó a su Padre celestial fue su vida en sometimiento al plan divino. “Quien cumple el plan del Señor en la tierra, Dios le concede el derecho a participar de Su gloria en el cielo”. Recuerda: "Dios honra a los que le honran".

4) Aquella persona que cumple el propósito de Dios es bendecido. Deuteronomio 30:9-11. 

"Y te hará Jehová tu Dios abundar en toda obra de tus manos, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, en el fruto de tu tierra... cuando obedecieres a la voz de Jehová tu Dios... cuando te convirtieres a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma ".

Nota: Una vez que hemos escuchado la voz de nuestro Dios, es fundamental caminar en ella y en el tiempo de Dios. Él promete bendecir con abundancia y nos dice el texto que lo hará con alegría. Concluimos entonces que Dios se goza cuando sus hijos están bien. El cumplimiento del propósito de Dios para nuestra vida está por supuesto, sujeto a nuestra obediencia y sometimiento al Señor. 

5) Aunque venga la tormenta, con la ayuda de Jesús podemos perseverar hacia el propósito de Dios. Mateo 14:23-27.   

“Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí sólo. Y ya la barca estaba en medio del mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario. Más a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar... Jesús les habló diciendo: Tened ánimo; yo soy, no temáis”.

El Señor Jesús ha enviado a sus discípulos en la barca para que vayan al otro lado del mar de Galilea, mientras él despedía a la multitud, y luego fue al monte a orar. Al llegar la noche la barca de los discípulos enfrentaba una tormenta y vientos contrarios. Avanzar hacia el propósito de Dios implica superar también los obstáculos del camino.     

El Señor vino a ellos caminando sobre el mar, y ellos al verle se turbaron, y pensaban que era un fantasma. Ante aquellas circunstancias de temor y angustia el Señor les habló diciendo: “Tened ánimo; yo soy, no temáis”.   

Cuando hacemos la voluntad de Dios podemos enfrentar dificultades y aun tormentas, pero podemos estar seguros y confiados en el cuidado de Cristo, pues así como guardó y protegió a sus discípulos lo hará con nosotros. Con la ayuda de Jesús podemos alcanzar el propósito de Dios para nuestra vida.    

Las olas azotaban la barca y el viento les era contrario. Esto nos recuerda que a veces en la vida enfrentamos situaciones que golpean nuestra barca (familia, negocios, iglesia, etc) y aunque intentamos darle solución a la situación, los vientos contrarios arrecian contra nosotros, y podemos desfallecer, pero acudir a Cristo será la solución, él es experto en calmar tormentas, y así llegaremos al destino que el Señor nos ha preparado. Después de toda tormenta hay una gran victoria. 

Inicialmente el Señor no calmó la tormenta, sino que caminó sobre las olas y a pesar del viento contrario, con esto les estaba enseñando su poder sobre toda la creación, después él Señor calmó el viento. Aunque los tiempos sean difíciles y contrarios, con Cristo siempre avanzaremos y venceremos.            

Reflexión final: A la luz de lo que hemos estudiado, podemos decir sin duda que el Señor tiene grandes planes para ti, él está contigo aunque los comienzos sean difíciles, él desea bendecirte y ungirte mucho más para llevar cabo su obra en ti. Adora al Señor viviendo en Su propósito.   

Te invitamos a leer: 

Dios siempre te ayudará.  

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria). 

El propósito de Dios para mi vida. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

SERMONES PARA PREDICAR:

Sermones cristianos:

Otras entradas

Seguidores

We are a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for us to earn fees by linking to Amazon.com and affiliated sites.

“Estudios y sermones.com Gonzalo Sanabria participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces ahttps://www.amazon.com/


ADQUIERE GRATIS AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO CRISTIANO:

sermons and devotions

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

LISTADO DE SERMONES PARA PREDICAR:

sermons and devotions

ADQUIERE EL NUEVO LIBRO DE SERMONES PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO LIBRO DE 55 SERMONES CRISTIANOS PARA PREDICAR:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO DE SERMONES LISTOS PARA PREDICAR:

ENTRADAS POPULARES

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES