lunes, 14 de diciembre de 2015

“Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían, de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel”, Éx. 1:12. 

Para esta época, José había muerto y se levantó un nuevo rey en Egipto que no conoció a José. El pueblo de Israel se había multiplicado y eran numerosos y fuertes en extremo. El rey egipcio planeó someterlos a trabajos pesados, edificando ciudades. Sin embargo “cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban”, ésta misma situación la podemos ver en varios momentos de la historia del pueblo de Dios (por ej: durante los tres primeros siglos la iglesia cristiana, fue intensamente perseguida, sin embargo logró impactar el mundo conocido). Podemos concluir entonces que a mayor persecución, mayor crecimiento y multiplicación.

La Escritura también nos enseña: “Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros” (1 Ped. 4:14), y esto lo vemos por ejemplo, cuando la iglesia del primer siglo fue perseguida, pues la unción de Dios que vino a reposar sobre la iglesia y sobre sus líderes era mayor, manifestándose en milagros, maravillas y señales sobrenaturales. Es por esto entonces, que debemos gozarnos y prepararnos para las bendiciones del cielo y un mayor respaldo de Dios, cuando seamos calumniados, obstaculizados o cuestionados por hacer la voluntad del Señor.

La frase “de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel”, nos señala que el respaldo sobrenatural de Dios sobre su pueblo, generaba temor en los corazones egipcios (pues el pueblo hebreo se multiplicaba de manera exponencial, a pesar de las estrategias del rey egipcio). Vemos, entonces la mano de Dios actuando poderosamente para cumplir lo que había dicho: “no temas descender a Egipto, porque allí haré de ti una gran nación” (Gén. 46.3). De algo debemos estar seguros y confiados: Dios cumple sus promesas, aunque el enemigo procure con sus estrategias detener el plan del Señor. Dios hará su voluntad a pesar de todo.

El temor en el corazón de los egipcios se expresaba a través de acciones específicas, como: persecución, trato con dureza, opresión y limitaciones al crecimiento del pueblo hebreo. Muchas veces el trato severo y la actitud soberbia no es otra cosa que un escudo de defensa, que procura esconder el miedo.

Reflexión final: Los planes de Dios con sus hijos son grandes y magníficos. Sin embargo el enemigo del pueblo de Dios intentará por diversos medios estorbar los propósitos del cielo, pero Dios moverá su mano a nuestro favor, pues finalmente lo que él se ha propuesto se cumplirá, el Señor siempre cumple lo que ha dicho, finalmente sus planes prevalecerán. Por eso, avanza, camina, no te desalientes, sólo sigue a Aquel que sabe el camino que te lleva al plan divino diseñado en el cielo para ti.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

Adquiere la Biblia Thompson, excelente herramienta para servir a Dios:

Tecnología:

Adquiere nuestro libro de sermones listos para predicar:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES