viernes, 12 de febrero de 2016

Introducción: Con frecuencia ante los problemas y obstáculos de la vida diaria podemos sentirnos desfallecer. Sin embargo el Espíritu Santo habla a nuestro corazón y nos recuerda que Dios está con nosotros. Puede ser demos lugar a la duda, pero siempre la verdad de Dios prevalecerá y por eso tengamos presente que aunque pasemos por el fuego no nos quemará y las muchas aguas no nos quemarán...

PODEROSO ES DIOS PARA GUARDARME SIN CAÍDA

“Poderoso es Dios para guardarme sin caída y presentarme sin mancha delante de su nombre con gran alegría” Judas 24.

Es hermosos ver como éste versículo empieza destacando aquel gran poder de nuestro Dios. Él es poderoso, Todopoderoso, creador de los cielos y de la tierra, y al considerar su creación podemos tener una pequeña perspectiva del tamaño de su poder. Por ejemplo el sol es una estrella muchas veces más grande que nuestro planeta tierra, y aun así es pequeño al compararlo con otras estrellas. Entonces la grandeza y complejidad del universo nos permite ver Su inmenso poder y deidad.

Sin embargo, siendo fieles a la línea de pensamiento del escritor bíblico aquí el poder de Dios aparece directamente relacionado con el cuidado que tiene hacia nosotros sus hijos: “para guardarme sin caída”. Él es quien nos guarda y protege de toda maquinación del enemigo, es quien nos ha librado muchas veces del peligro y de la muerte. El enemigo de nuestras almas acecha como una fiera junto al camino, pero Dios es nuestro escudo y ha prometido estar con nosotros todos los días hasta el fin.   

Añade el texto bíblico: “y presentarme sin mancha”. Frase que destaca el poder de la sangre de Cristo. Es el pecado el que mancha a los hijos de Dios y cuando el corazón humano se vuelve al Señor, él lo recibe con sus brazos abiertos y el poder de la sangre vertida en la cruz lo limpia de toda mancha. Al reflexionar en la palabra “presentarme” nos recuerda que todos nosotros compareceremos ante el Señor y daremos cuenta de nuestros actos, por eso es tan importante la comunión con el Espíritu Santo quien siempre estará procurando la limpieza de nuestro corazón para que ante la venida del Señor nada nos tome por sorpresa.

Nos presentará el Señor con gran alegría. Es muy interesante ver como Dios no sólo lo hará con alegría sino con una muy grande. Recordemos que el Padre dijo de Jesús: “Éste es mi hijo amado, en el cual tengo complacencia”. Dios se complace en sus hijos, por eso al traerlos ante sí “lo hará con gran alegría”.      

La mano de Dios guarda la vida de sus hijos, la preciosa sangre de Jesús limpia toda mancha en su caminar, el Espíritu Santo es quien redarguye y convence de maldad el corazón que ha desobedecido, es decir Dios ha hecho todo lo posible para que ninguno de sus hijos se pierda, porque sabe él que los más grande no son sus bendiciones sino estar con él para siempre.

Reflexión final: Poderoso es Dios para guardarnos sin caída, poderoso para limpiarnos de todo pecado y llevarnos con él para siempre. Por eso sigamos el camino del Señor y cuando aparezca el desánimo vamos ante Su presencia y recibamos su fuerza y amor para perseverar. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.


Te invitamos a leer: “DIOS RECUPERA LO PERDIDO”.    



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te invitamos a leer "Estudios Cristianos":

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

Te invitamos a leer "LA UNCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO" click en la imagen:

ADQUIERE NUESTRO NUEVO LIBRO:

Conoce la maravillosa "VIDA DE JESÚS DE NAZARET":

SEMINARIO BÍBLICO A DISTANCIA, click en la imagen:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES