lunes, 16 de mayo de 2016

La consagración a Dios es fundamental, Romanos 12:1-2. Las palabras de Pablo nos recuerdan cuando los judíos presentaban sus sacrificios al Señor, ahora en Cristo debemos presentar nuestro cuerpo a Dios para hacer su voluntad, por eso dice “vivo, santo y agradable a Dios”. 

El cristiano es llamado a una transformación que se alcanza mediante la renovación del entendimiento o mente. Acción que se logra a través de la Palabra de Dios, la obra del Espíritu Santo y la disposición del creyente. Dios mismo ha puesto la mente de su Hijo en nosotros (“Más nosotros tenemos la mente de Cristo” 1 Corintios 2:16) y debemos procurar el crecimiento y fortalecimiento de ésta en nosotros.

El resultado será palpable al desarrollar la capacidad para discernir entre el bien y el mal, y la habilidad de Dios en el creyente para descubrir y elegir la buena, agradable y perfecta voluntad del Señor, y es en éste camino donde el hijo de Dios experimentará un sobrenatural respaldo de Dios en su vida.         

La humildad glorifica a Dios por su poder, Romanos 12:3-8.        

Nuevamente el apóstol Pablo nos recuerda la importancia de evitar el orgullo y la arrogancia, no debemos pensar demasiado bien de nosotros mismos. Él sabe muy bien que por la gracia de Dios es apóstol, en una ocasión dijo: “Por la gracia de Dios, soy lo que soy”.

La frase “Conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno” nos habla de aquella fe impartida por Dios para cumplir con una misión delegada por él. Esto lo vemos por ejemplo en el capítulo once de Hebreos dónde Dios impartió una medida de fe a cada uno conforme a la tarea que había que llevar a cabo.  

Todos los nacidos de nuevo en Cristo somos miembros de un solo cuerpo: la iglesia, y cada miembro recibe la vida de Cristo y todos nos pertenecemos y necesitamos mutuamente, así como en el cuerpo natural todos los miembros son importantes. 

Dios asigna o delega dones en cada uno de los miembros del cuerpo para desarrollar un servicio o tarea específica para bendición o edificación del cuerpo. Por esto nos necesitamos los unos a los otros.     

El carácter que se espera de un cristiano, Romanos 12:9-18.       

En los siguientes versículos Pablo enumera una serie de actitudes y virtudes que debe desarrollar y ejercer el hijo de Dios, como llamado por Dios a ser cristiano debe vivir como tal:

Con amor genuino, sincero sin hipocresía.
Con amor fraternal valorando al otro.
Diligentes en el servicio.
Amables y constantes en la oración.
Sin orgullo ni arrogancia, sino con humildad.
No tomar justicia por sus propias manos.

Pablo por el Espíritu abarca casi todas las áreas de vida del ser humano, y vemos que al resumir nos indica una vida en la que el carácter de Cristo es manifestado, sus acciones son el resultado de una transformación espiritual que es evidenciada en la vida diaria. La verdadera vida espiritual no se aísla, por el contrario se convierte en una generadora de bienestar en su comunidad y cautiva a quienes no conocen al Señor Jesús.        

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.


Te invitamos a leer: “DIOS ES MISERICORDIOSO Y SANTO”.   


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

Adquiere la Biblia Thompson, excelente herramienta para servir a Dios:

Tecnología:

Adquiere nuestro libro de sermones listos para predicar:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES