miércoles, 11 de mayo de 2016

La fe de Abraham: Romanos 4:17-19.    

El patriarca creyó en Dios y en su poder. Es interesante ver que para nada se destaca aquí las “virtudes o capacidades” de Abraham, pues el objetivo es señalar la obra única y sobrenatural de Dios. Vemos igualmente los obstáculos que tuvieron que superar y que lo hizo precisamente por su firme confianza en Dios. Consideremos varias frases importantes en ésta porción bíblica:  

“Dios da vida a los muertos”: Abraham experimento esto en el nacimiento de su hijo Isaac cuando ya no había posibilidad alguna de tener hijo.

“Llama las cosas que nos son como si fuesen”: hace referencia al poder de Dios para crear y dar vida. Lo material puede ser investigado y explicado por los hombres, pero la vida sólo puede darla y explicarla Dios mismo.

“Abraham creyó en esperanza contra esperanza”: esto quiere decir que Abraham creyó por encima de todas las dificultades y adversidades. Cuando no había posibilidad alguna humanamente hablando, el patriarca creyó en el poder de Dios, Abraham creyó y su esperanza se mantuvo firme en el Señor.

“No se debilitó en la fe” aunque por delante tenía obstáculos que superar, estos fueron: su cuerpo con casi cien años de edad y la esterilidad de la matriz de su esposa Sara. La fe de Abraham es un ejemplo para nosotros hoy. 

La fe está basada en el poder y fidelidad de Dios: Romanos 4:20-25.   

El patriarca decidió creer y por eso no dudo, más bien su fe le permitió fortalecerse ante el obstáculo, y alabó a Dios por esa fortaleza. La fe del patriarca estaba fundada en el poder y fidelidad del Señor quien cumple lo que promete. La fe no es una emoción o sentimiento, más bien es una profunda decisión que opta por creer en la fidelidad de Aquel que habla.   

Así como Abraham fue justificado por la fe, nosotros también recibimos la justicia de Dios por creer. El patriarca “creyó en Dios” y nosotros también, pero además creemos en el que levantó de los muertos a Jesús. Es decir hoy contamos con una revelación mayor. La resurrección de Jesús es una evidencia más de la fidelidad de Aquel que prometió, quien no dejó a su Hijo en el Hades, ni permitió que su carne viera corrupción.

La resurrección no sólo es la victoria de Cristo sobre la muerte, pues además ésta es un testimonio de que él completó la obra redentora demandada por el Padre celestial, y que está a Su diestra para interceder por aquellos que creen en él y en su obra.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.


Te invitamos a leer: “EL PODER SANADOR DEL PERDÓN”.    


0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

SERMÓN: UNA FAMILIA RESTAURADA POR DIOS. Clic en la imagen...

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

Adquiere nuestro nuevo libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES