jueves, 1 de septiembre de 2016

 Vamos a considerar hoy el texto bíblico según Génesis 22:5 “Entonces dijo Abraham a sus siervos: Esperad aquí con el asno, y yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros”

Éste pasaje nos muestra una de las etapas más complicadas y difíciles en la vida de Abraham. Nos dice la Biblia además que “probó Dios a Abraham” precisamente pidiéndole lo que quizá éste más amaba, su hijo Isaac. Sin embargo, al final de ésta experiencia Abraham es aprobado por el Señor, y logra superar éste difícil momento siendo bendecido por el Señor.

¿Cómo adorar a Dios? El versículo citado arriba vemos varias actitudes y acciones esenciales para superar los tiempos difíciles y los momentos de prueba, veamos entonces:

La obediencia: La vemos cuando Abraham dice: “yo y el muchacho iremos hasta allá”, el Señor le había dicho que viajará hasta la tierra de Moriah y así lo hizo, y cuando logro ver de lejos el lugar, ordenó a sus siervos que se quedaran allí y él continuó el camino con su hijo Isaac. Abraham  no cuestionó al Señor, ni le pidió explicaciones, él simplemente obedeció y por esto fue bendecido y honrado por Dios. La verdadera adoración no puede hacerse a nuestra manera, debe ser cómo el Señor dice, pues vemospor ejemplo que la adoración de Caín no fue aprobada por el Señor, precisamente por no seguir el modelo divino. 

La adoración: Podemos ver que Abraham expresa su principal objetivo para ir hasta allá:, él dice “adoraremos”. Debemos tener presente que la vida de adoración cuando depende del estado emocional del adorador es casi aniquilada cuando llegan los problemas. En cambio cuando el adorador ha aprendido que su Señor es el mismo en toda circunstancia, y que es Todopoderoso, lo adora por encima de la dificultad, lo adora aunque el camino por donde transite sea difícil y complicado. 

La perseverancia: Abraham después de viajar tres días (con su hijo y con sus siervos), ve de lejos el lugar y continua su viaje caminando sólo con su hijo, fue un viaje duro, por tierra seca, ahora empieza subir por el monte que el Señor le indica, cansado, pensando y preocupado por el incierto futuro de su hijo, el de su familia, recordando las promesas de Dios, etc. Sin embargo, Abraham siguió adelante hasta el lugar que el Señor había determinado. Cómo el apóstol Pablo debemos proseguir a la meta, sin desmayar, sino fortaleciéndonos en el poder del Señor y su fuerza. 

La fe Abraham dice: “adoraremos y volveremos”, confiado en que volverá con su hijo, pues el Señor dicho: “por Isaac se prolongará tu descendencia”. El Espíritu Santo nos revela en el N.T. que Abraham obedeció a Dios, pensando que es poderoso para levantar aún de entre los muertos (Hebreos 11:19) De manera que Abraham puso toda su confianza en Dios. 

Conclusión: Lo que destacó a Abraham fue precisamente su fe en Dios. Es necesario continuar nuestro camino de fe, sin desmayar, ni renunciar; tal vez sea necesario descansar, hazlo, sabiendo que el verdadero reposo sólo se halla en Su presencia, Dios es nuestra fortaleza y ayuda en todo tiempo. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria para Web Recursos cristianos. Autorizado para ser publicado en Mensajes y sermones para predicar  -Cómo adorar a Dios -

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES