miércoles, 21 de diciembre de 2016

Cuando la ira gobierna al hombre es por supuesto una evidencia de la naturaleza pecaminosa y clara la desaprobación del Señor hacia ella y los resultados que causa. En la ira del ser humano no obra la justicia de Dios, y por eso la Biblia nos insiste muchas veces en contra de esta pasión terrena. En el ser humano la ira es pecaminosa porque es fruto de su naturaleza caída, resultado de su egoísmo, y las consecuencias son dolorosas y frustrantes.
CUIDADO CON LA IRA

Y el SEÑOR habló a Moisés: "Toma la vara y reúne a la congregación, tú y tu hermano Aarón, y hablen a la peña a la vista de ellos, para que la peña dé su agua. Así sacarás para ellos agua de la peña, y beban la congregación y sus animales." Tomó Moisés la vara de la presencia del SEÑOR, tal como Él se lo había ordenado; y Moisés y Aarón reunieron al pueblo ante la peña. Y él les dijo: "Oigan, ahora, rebeldes. ¿Sacaremos agua de esta peña para ustedes?" Entonces Moisés levantó su mano y golpeó la peña dos veces con su vara, y brotó agua en abundancia, y bebió el pueblo y sus animales” Números 20:7-11.  

El diccionario bíblico enseña que la ira es una de las más intensas pasiones. La ira o enojo hace ciego al ser humano haciéndole cometer locuras. Vemos que el Señor le dijo a Moisés: “hablad a la peña” y éste la golpeó en dos ocasiones, habiendo expresado: “¡Oíd ahora, rebeldes! Entonces la ira impide glorificar el poder y bondad del Señor.

Salmo 106:32-33 “También hicieron que Él se enojara en las aguas de Meriba, Y le fue mal a Moisés por culpa de ellos, Puesto que fueron rebeldes contra Su Espíritu, Y él habló precipitadamente con sus labios”. Estas aguas recibieron el nombre de Meriba, palabra que significa: altercado, rencilla, contienda, riña, pelea. Son aguas que producen heridas, infectan o afectan el corazón, lastiman a las personas que están alrededor. Por eso es tan importante tener en cuenta la formación divina.

La misma Escritura nos enseña que Moisés sufre los tristes resultados, aunque fueron ellos la causa (por eso debemos tener presente que los errores de otros no me dan licencia para desobedecer al Señor). Es interesante ver que la rebelión de su espíritu se expresó a través de su boca ¿Cuál es nuestra reacción cuando aparece la ira? Quizá deseos de venganza, o tal vez con palabras que hieren, con rebelión, aislamiento, etc. Lo que debemos hacer es llevar eso ante Dios, y él nos ayudará a superar esa crisis emocional. Por eso cuídate de la ira.  

Debemos tener en cuenta que los resultados buenos no indican siempre la aprobación de Dios. Nos dice la Biblia “Salieron muchas aguas”, y esto nos deja ver la fidelidad del Señor hacía el pueblo de Israel, por encima de los errores de los hombres. La provisión de Dios para su pueblo no se va a detener por las falencias de los seres humanos.

El que hayan recibido las aguas no indicó que el Señor aprobara lo que hizo Moisés. Algunas veces las intenciones de Dios son afectadas por los seres humanos, podemos también verlo en Sansón, un propósito divino  quien vivió los resultados de sus malas decisiones. Seguir el consejo de Dios y hacerlo a su manera siempre resultará en bendición.

Nos sigue diciendo la Biblia: “Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado” Números 20:12. Ellos estaban en el último año de camino por el desierto (año cuarenta) a punto de ingresar a la tierra que fluye leche y miel. Moisés y Aarón han servido al Señor cuarenta años. Por eso ten presente: El tropiezo puede aparecer en el trayecto donde tú crees que mejor caminas”. Debemos depender siempre de Dios.

Es muy interesante ver que Moisés falló en su punto más fuerte: la mansedumbre pues la Biblia nos dice: “Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra” Números 12:3. Por eso no importa el grado de revelación alcanzado, no somos autosuficientes, necesitamos al Señor hasta el último día de nuestra existencia.

Conclusión: El Espíritu Santo de Dios ha venido para enseñarnos, para ayudarnos a caminar en su carácter. Por orgullo y por la ira queremos hacer las cosas a nuestra manera, pero esto sólo produce tristezas. Procuremos ser guiados por el amor de Dios, por el carácter de Cristo y seamos vasijas para honra. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Material similar en Estudiosysermones.com - CUIDADO CON LA IRA -    

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

SERMÓN: UNA FAMILIA RESTAURADA POR DIOS. Clic en la imagen...

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES