miércoles, 7 de diciembre de 2016

El Señor nos enseña continuamente y usa diversas circunstancias, situaciones y elementos para formar en cada uno de nosotros su carácter y así ayudarnos a crecer de integralmente. Dios utilizará distintos ambientes, individuos y medios para hablar a nuestro corazón y revelarnos sus planes, por eso prepárate vienen cosas grandes para tu vida.  

Juan 21:1-3 “Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a los discípulos junto al mar de Tiberias, y se manifestó de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás llamado el Dídimo (el Gemelo), Natanael de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo y otros dos de Sus discípulos. "Me voy a pescar," les dijo* Simón Pedro. "Nosotros también vamos contigo," le dijeron ellos. Fueron y entraron en la barca, y aquella noche no pescaron nada”     

Aquí podemos ver a los discípulos sin Cristo, estaban solos, y experimentan por lo tanto una ausencia de dirección, ellos invierten sus fuerzas y su tiempo sin lograr resultados. El mar donde ellos están recibía varios nombres: mar de Galilea, lago de Genesaret y mar de Tiberias. Llamado mar por tener un gran tamaño en proporción con el tamaño del país, pero en realidad era un lago grande de agua dulce.

Una característica es su gran cantidad de peces. Es interesante ver que el agua era dulce y los peces eran abundantes, sin embargo los discípulos estaban pasando por un tiempo triste y duro: “aquella noche no pescaron nada” nos dice la Biblia. Por eso es fundamental que procuremos la guianza divina.

Tengamos presente que el Señor Jesús llega en el momento justo: “Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa; más los discípulos no sabían que era Jesús”, Juan 21:4. Las Escrituras nos dicen: “cuando iba amaneciendo”, eran tal vez las 5:00 o 6:00 a.m. Los discípulos volvían desanimados pero gracias a Dios “se presentó Jesús”. Ellos “no sabían que era Jesús” estaban decepcionados pero la mirada del Señor siempre estuvo sobre ellos.

El Señor Jesucristo tiene diversos títulos y uno es “Sol de justicia”, los discípulos no sabían que era el Señor, pero apareció justo allí, por tanto no importa cuán oscura y difícil sea la noche, nuestro Sol de Justicia resplandecerá y brillará, y todo el panorama será cambiado con su luz. Dios tiene el poder de transformar el caos en bendición. 

Ten presente que la presencia y dirección de Dios siempre marcará la diferencia. La Biblia nos dice: “él les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar por la gran cantidad de peces” (Versículo seis). Hay una gran diferencia entre “toda la noche que  no pescaron nada” y “cuando echaron una sola vez la red encerraron gran cantidad de peces”, entonces lo que debemos hacer es seguir la dirección de Dios para ver los resultados maravillosos.
Conclusión: Jesucristo cautiva nuestra atención con su poder, con su amor y cuidado. El amor al Señor va más allá de un milagro, es un profundo anhelo por su presencia y por hacer su voluntad. Búscalo y sigue adelante, Dios cumplirá su plan en ti y en tu familia.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.
Te invitamos a leer: "LA HISTORIA DE JONÁS Y EL GRAN PEZ"

Material similar en Estudiosysermones.com - En medio de la dificultad Jesús te cuida - 

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO:

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

Adquiere nuestro nuevo libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES