viernes, 16 de diciembre de 2016

La Biblia nos enseña que cuando Pablo llegó a la ciudad de Éfeso, preguntó a aquellos discípulos: “¿recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos respondieron: “ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo”. Estos discípulos no conocían la obra y la persona del Espíritu Santo.

El Señor Jesús ascendió, hoy día está sentado a la diestra del Padre celestial y volverá por su iglesia. Hoy día estamos ante el ministerio terrenal del Espíritu Santo de Dios. El Señor no dejó huérfanos a sus discípulos, por eso vino el Espíritu Santo quien vive en nosotros. Por eso es vital conocer su carácter, su obra, su manifestación, entre otros, el Espíritu Santo debe ser nuestro mejor amigo hoy y siempre… 


DONES, UNCIÓN Y CARÁCTER

Inicialmente debemos identificar que el Espíritu de Dios promueve la santidad. Por eso iniciemos observando en detalle el significado de su nombre desde el idioma griego, entonces las palabras “Espíritu” y “Santo” traducen:

a) Espíritu: traducido del griego “pneúma”, que significa: viento, aliento, espíritu, soplo.
b) Santo: traducido del griego “jágios”, que significa: puro, sagrado, consagrado (a Dios).

Entonces esto nos indica o hace referencia a uno que nos quiere llevar hacía la voluntad del Padre celestial. Indica uno que redarguye al creyente, procura convencer de lo malo y nunca llevará al hijo de Dios a desobedecer al Señor. Él procura generar en el cristiano el carácter santo del Padre: 1 Pedro 1:14-16

Como hijos obedientes, no os conforméis a las concupiscencias que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino que, así como Aquél que os llamó es santo, así también vosotros sed santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo

Debemos tener presente que la unción y los dones sobrenaturales se reciben, el Señor los da; mientras que el carácter santo es el resultado de una formación (lógicamente en un marco de acción divina y sometimiento del corazón del hombre).




Es un error procurar los dones y la unción de Dios, sin desear el carácter santo que genera el Espíritu Santo, ya que hallaremos cristianos ungidos sin madurez, es decir unción sin el carácter de Jesús. Por eso es importante conocer los dones del Espíritu Santo, pero ante todo debemos conocer y experimentar su naturaleza, obra y carácter.

La base fundamental de la unción o poder del Espíritu es el carácter del hijo de Dios, por eso nos dice la Biblia: “Al que tiene, más se le dará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará” Mateo 13:12, por lógica nadie deposita el valioso aceite en un recipiente con un agujeros. Lo primero que haría sería repararlo para no perder su aceite, por eso concluimos que el carácter es la fortaleza de la vasija que contiene la unción o poder de Dios.

Podemos ver que es posible operar en los dones poderosos de Dios sin experimentar el fruto del Espíritu Santo. Al considerar 1 Corintios 12:7-10 podemos ver que nueve son los dones del Espíritu Santo (estos son milagros, sanidades, profecía, fe, discernimiento de espíritus, géneros de lenguas, interpretación, ciencia y sabiduría), y Gálatas 5:22-23 nos muestra que nueve son las manifestaciones del fruto del Espíritu de Dios. 

Ésta igualdad de proporción: nueve dones y nueve manifestaciones del fruto, nos muestra que ambos son fundamentales en la vida del creyente. Debe haber entre estos (dones, unción y carácter) una armonía y equilibrio que honre a Dios. 

(Te invitamos a adquirir nuestro libro: Alimento para el espíritu. Compuesto por 30 devocionales. Puedes adquirirlo aquí en: ALIMENTO PARA EL ESPÍRITU

Lamentablemente en los hermanos de Corinto podemos ver que había poder y unción con una gran ausencia de integridad, 1 Corintios 1:7 (estaban todos los dones sobrenaturales) y 1 Cor. 1:11 (habían en la iglesia contiendas, además había inmoralidad, murmuración, entre otras cosas, lo vemos también por ejemplo en Sansón (siervo de Dios con una fuerza física sobrenatural, pero luchaba con su debilidad moral). Por eso las dos cosas son muy importantes.
Conclusión: Debemos desear todo lo que el Señor tiene para nosotros, pero nuestros motivos deben ser los apropiados. Debemos procurar que Cristo sea glorificado en todas las cosas. Nuestro mayor gozo es que Jesucristo y que su reino sea establecido en la tierra. Debemos disponer nuestro corazón para honrar al Señor con nuestra vida. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.
Te invitamos a leer: "DIOS QUIERE ACTUAR A TU FAVOR".

Material similar en Estudiosysermones.com - Dones, unción y carácter -   

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

SERMÓN: UNA FAMILIA RESTAURADA POR DIOS. Clic en la imagen...

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

Adquiere nuestro nuevo libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES