miércoles, 14 de diciembre de 2016

Introducción: El Señor cuida a sus hijos, él conoce su condición humana y es su total proveedor. Sin embargo, en ciertas ocasiones los problemas o crisis pueden hacer que el cristiano dude por instantes de ésta poderosa verdad. Pero debemos tener presente que no importa el escenario (puede ser el desierto o la tierra de abundancia), tampoco la condición del tiempo (sea nublado o despejado), ni la condición emocional del corazón (es decir alegría o tristeza), el Señor Jesucristo es el mismo y sigue teniendo el control sobre todas las cosas, todo es posible para él…

 Proveedor es Dios para todos

“En aquellos días, cuando había de nuevo una gran multitud que no tenía qué comer, Jesús llamó a sus discípulos… Entonces mandó a la multitud que se recostase en el suelo; y tomando los siete panes… y unos pocos pececillos habiendo dado gracias, los partió, y los iba dando a sus discípulos para que los pusiesen delante de la gente; todos comieron, y se saciaron. Los que comieron eran unos cuatro mil”, Marco 8:1-9.

a) El Señor Jesús conoce nuestra condición y nuestras diversas necesidades. En el pasaje bíblico de hoy podemos ver una gran multitud que sigue a Jesús, además nos describe diciendo que no había alimento para ellos. Vemos entonces una necesidad integral: física, emocional y espiritual, y debemos reconocer que es Dios el proveedor integral, él es Dios todo suficiente, quien me fortalece y ayuda en todo tiempo. 

Te invitamos a leer: "PROSIGO HACIA LA META". 

b) El Señor reconoce también el esfuerzo y perseverancia de sus seguidores. Hacía tres días que la multitud le seguía, y ese escenario no era el mejor los discípulos lo llamaron “desierto”. El Señor Jesús sabía que todos estaban cansados y que se habían esforzado por llegar a ese lugar (la Biblia nos dice que “algunos han venido de lejos”). Todo esto nos recuerda que para seguir a Jesús es necesario perseverar, esto implica renovar nuestras fuerzas, y eso lo alcanzamos en la presencia de Dios Todopoderoso. Esfuérzate en Cristo, y sigue adelante, al otro lado hay un milagro. Dios es fiel.

c) Debemos tener presente que nada es imposible para Dios. Él es sobrenatural. Por eso debemos recordar  los milagros de ayer para fortalecer la fe en el presente, y también para proyectarnos al futuro. Lamentablemente la incredulidad entristece y estorba la obra poderosa y milagrosa de Dios.

d) Cuando la nación hebrea caminaba por el desierto hacia la tierra prometida muchas veces se quejó y murmuró contra Dios olvidando (como en ciertas ocasiones nos sucede) las maravillas y milagros que hizo él en Egipto, y la poderosa provisión en ese mismo desierto. Nunca los desamparó ni los abandonó.


e) Debemos ver también que los discípulos escucharon al Señor, e hicieron como él les dijo, también creyeron en un milagro y así lograron ver la manifestación de la gloria de Dios. Es de vital importancia confiar en Dios, debemos hacer nuestra parte y el resto de cosas lo hace él.

f) Cuando logramos poner nuestros recursos y capacidades en las manos de Dios, él los usa de manera maravillosa, sorprendente y para beneficio de muchas personas. Por eso deposita tu corazón en Dios, sé diligente, perseverante y honesto. Persevera pues no es sino cuestión de tiempo para ver el poder de Dios a tu favor. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Material similar en Estudiosysermones.com - Proveedor es Dios para todos -  

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

SERMÓN: UNA FAMILIA RESTAURADA POR DIOS. Clic en la imagen...

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES