miércoles, 15 de febrero de 2017

Dios es mi solución
Introducción: En el texto bíblico de hoy, 2 libro de Reyes 6, podemos ver primero cómo el Señor Jesús hace maravillas en medio de la dificultad. El profeta Eliseo y sus discípulos se desplazan para cortar la madera y así ampliar el lugar donde moran, lamentablemente el hacha que había sido prestada cae al río.

Nadie esperaba algo así, ahora tienen una dificultad a superar. Esto nos recuerda que aunque estemos sirviendo al Señor, esto no significa ausencia de adversidades que superar. Lo importante es que Dios esté con nosotros, pues así veremos milagros poderosos y soluciones magnificas.  

DIOS ES MI SOLUCIÓN

Pero sucedió que cuando uno de ellos estaba derribando un tronco, el hierro del hacha se le cayó al agua; y gritó, y dijo: "¡Ah, señor mío, era prestado!" Entonces el hombre de Dios dijo: "¿Dónde cayó?" Y cuando le mostró el lugar, cortó un palo y lo echó allí, e hizo flotar el hierro. Y Eliseo le dijo: "Tómalo." Y el hombre extendió la mano y lo tomó.” 2 Reyes 6:5-7

Debemos tener presente que el peso natural del hierro es 7,84 veces más que el peso del agua, entonces por fuerza de gravedad el hierro se hunde en el río rápidamente. Sin embargo Dios creó la naturaleza, y él tiene el dominio sobre las leyes de la misma, y por eso pudo otorgar a Eliseo la autoridad y capacidad para revertir los valores, y así hacer más liviano el hierro y hacer que flotara. Dios es nuestra salvación, y nos sigue salvando de nuestras crisis y problemas.
También debemos destacar que el siervo de Eliseo exclamó: “Ah, señor mío, era prestada”, esto resalta cuán importante es el clamor (a lo mejor si el siervo no clama el hacha se hubiera quedado en el fondo del río). Eliseo era un varón ungido, representa el poder del Señor, y nos recuerda que basta con saber hacer las cosas, necesitamos la unción del Espíritu Santo, la unción nos capacita para hacer aquello que desde el punto de vista natural no se puede lograr.

La pregunta de Eliseo “¿Dónde cayó el hacha?”, podemos verla de varias maneras. Ya que el hacha es figura de lo que el Señor nos entrega para hacer su obra, y por eso debemos cuidar lo que él nos delega. Dios no los había desamparado, estaba pendiente de lo que ellos estaban haciendo. Por eso aquella dificultad fue una gran ocasión para ver la gloria y poder de Dios.

Sin duda aquel discípulo no olvidaría esa gran lección, ese maravilloso milagro. Dios está requiriendo “Elíseos” con disposición de corazón para enseñar a otros, por eso nos envió a hacer discípulos a todas las naciones, Jesús dijo: “Id, y haced discípulos”.

Reflexión final: Dios no ha cambiado, él sigue haciendo milagros, y desea usarte en gran manera. Ante la dificultad clama al Señor y él se moveré a tu favor. Dios nos ayuda en tiempos difíciles y críticos. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "EL PODER RESTAURADOR DE DIOS". 

Material similar en Estudiosysermones.com - Dios es mi solución - 

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES