lunes, 13 de marzo de 2017

Seguir el consejo de Dios es lo mejor
Jonás 1:1-3 “La palabra del SEÑOR vino a Jonás, hijo de Amitai: "Levántate, ve a Nínive, la gran ciudad, y proclama contra ella, porque su maldad ha subido hasta Mí." Jonás se levantó, pero para huir a Tarsis, lejos de la presencia del SEÑOR. Y descendiendo a Jope, encontró un barco que iba a Tarsis, pagó el pasaje y entró en él para ir con ellos a Tarsis, lejos de la presencia del SEÑOR”… 

Seguir el consejo de Dios es lo mejor

Sin duda es una gran bendición escuchar al Señor, él sigue hablando a sus hijos. precisamente el Espíritu de Dios ha venido a morar en cada cristiano y mediante Su testimonio revela la voluntad de Dios para sus hijos, ese mensaje es recibido en nuestro interior y esto debe ser una razón de gozo.

Podemos ver que ante la voz de Dios hay diversas reacciones. Por lo general cuando él nos delega un privilegio o desafío viviremos mucha alegría en el corazón y por eso avanzamos con toda pasión para hacer lo que el Señor nos ha mandado. Lamentablemente en otros momentos la respuesta es cómo la del profeta Jonás, es decir huir.

La pregunta es ¿Por qué a veces reaccionamos huyendo al llamado del Señor? Podemos ver algunas razones:

a) Tal vez la palabra que escuchamos del Señor no es agradable por nuestros propios deseos.
b) Lo que el Señor nos delega no responde según las expectativas egoístas que tenemos.
c) Quizá los complejos del corazón impiden avanzar y creer en cosas grandes.
d) A lo mejor temor a los resultados.
e) En otras ocasiones los fracasos anteriores hacen creer que será un fracaso más.
Es muy interesante destacar que el versículo tres nos dice: “pagando su pasaje”, aquel viaje era muy largo y por ende de alto valor, esto nos recuerda el alto valor que implica no hacer la voluntad de Dios, y aun las personas que nos rodean también sufren pérdidas (como les aconteció a los marineros que llevaban a Jonás el profeta).
La razón del profeta era “irse lejos de la presencia de Jehová”, es muy interesante reflexionar en esto, pues él sabía que Dios es omnipresente y por tanto su presencia está en todo lugar. Pero el concluyó que podía huir del Señor ¿Qué le pasó? Seguramente es lo mismo que pasa hoy, es decir sabemos muchas cosas del Señor, pero el ego y la dureza del corazón humano son más fuertes y terminan haciendo su propia voluntad, con los consecuentes malos resultados.
Conclusión: Ésta experiencia del profeta Jonás nos recuerda que el Señor habla,  y que es fundamental obedecer. Recordemos que la obediencia es la mejor adoración. Cuando obedecemos al Señor, él es glorificado y otros son salvados y nosotros somos bendecidos.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.



Material similar en Estudiosysermones.com    

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

SERMÓN: UNA FAMILIA RESTAURADA POR DIOS. Clic en la imagen...

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES