sábado, 11 de marzo de 2017

Dios pone en orden nuestra vida
Al considerar la situación de la tierra según Génesis 1, podemos ver inicialmente al menos tres características que se destacan, estas son: desorden, vacío y tinieblas. Veamos lo que la Biblia nos dice:

Génesis 1:2-3 “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz”. Esto es también un reflejo de nuestra vida...

Dios pone en orden nuestra vida

La verdad es que en ciertas circunstancias de la vida parece que así estuviera también nuestra realidad, pues por las crisis o a raíz de las malas decisiones, nuestro hogar y las finanzas experimentan el desorden; o a lo mejor por la desobediencia vivimos un vacío, es cómo si anduviéramos sobre la nada y los poderes del reino de las tinieblas golpean nuestra vida.  

Es muy importante lo que el pasaje bíblico nos dice a continuación: “el Espíritu de Dios se movía”. Entonces el Señor no abandonó su proyecto, Dios mismo estaba presente y pendiente. La frase “se movía” se traduce de la palabra hebrea “rakjáf” que además significa: empollar, revolotear.

Si nos quedamos sólo con las características iniciales diríamos: “no hay nada que hacer, todo está muy mal” o “es imposible restaurar”, todo es tinieblas, vacío y caos. Sin embargo el Señor estaba allí disponiendo las cosas para su obra, él estaba cubriendo con sus alas aquella tierra, estaba organizando, cómo las aves se disponen para el nacimiento de sus hijos y preparan el nido. El Señor haría una maravillosa obra, una tierra hermosa y muy bien organizada, con las mejores condiciones.

Luego Dios habló: “y dijo Dios”, de la boca del Señor sale ahora Su palabra, ésa Palabra que transforma, que restaura y ordena todo lo que está mal y desordenado en nosotros. Esa Palabra que corrige e ilumina nuestras decisiones, aquella que nos alimenta y edifica; por eso debemos bendecir y amar Su palabra. 

Vemos al final en el versículo tres que aparece la luz, tengamos presente aquí que la luz del sol y de las estrellas aparece después pues fueron creados en el día cuarto, esta luz es de Dios quien hace resplandecer su gloria sobre la tierra de una manera especial.




Podemos recordar que le Señor Jesús dijo: “yo soy la luz del mundo”, es Su luz la que requerimos todos los días, ante ésta luz las tinieblas retroceden, es la luz que saca a los prisioneros de los oscuros calabozos de la tristeza, condenación y aflicción, es la luz que resplandeció para salvación de la humanidad. Gracias Dios por tu cuidado y amor. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "DIOS NOS LIBRA DE LA ANGUSTIA"


Material similar en Estudiosysermones.com  

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

SERMÓN: UNA FAMILIA RESTAURADA POR DIOS. Clic en la imagen...

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

Adquiere nuestro nuevo libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES