jueves, 12 de octubre de 2017

La oración a Dios.
Introducción: (La oración a Dios) Ante las dificultades o grandes obstáculos podemos pensar en hacer muchas cosas, e incluso podemos dejar de lado la oración. Precisamente eso es lo que buscan las tinieblas, pero el Señor Jesús nos anima a orar y no desmayar. Todo aquel que pide recibirá, Dios no es indiferente a tu oración…

Sermón: La oración a Dios.





El Señor Jesús respecto a la oración enseñó en Mateo 7:7-8 “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá, porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá”. Esto respecto a la oración constante y motivada por la fe en el poder de Dios.

Como podemos ver hay varios verbos que nos invitan a la acción: pedir, buscar, llamar. Son palabras que no sólo indican hacer algo, sino que nos enseñan que debemos ser parte activa en la generación de la respuesta de Dios. No podemos ser pasivos o indiferentes en cuanto a la oración, tenemos que involucrarnos en un clamor diligente y perseverante.

También es muy interesante ver que son tres verbos principales aquí: pedir, buscar y hallar, pues en la Biblia el número tres indica perfección en testimonio, es decir ésta oración confiada y perseverante se levanta como un testimonio poderoso delante de Dios cuya fuerza toca el corazón del Señor quien no se quedará quieto ni callado.

Es una oración en la que no sólo se habla con Dios, es aquella que presenta con solicitud los profundos anhelos del corazón que con sencillez pero con fe son presentados ante el Soberano Dios, Señor y dueño de todas las cosas. Es un clamor que reconoce que el poder y máxima autoridad es Dios mismo.

El Señor Jesús nos enseña que la oración constante y confiada alcanza poderosas respuestas de Dios, la persona que ora y persevera nos dice el texto bíblico: “recibirá, hallará y se le abrirá”. Entonces las bendiciones y respuestas vendrán sobre aquel que ora, las puertas cerradas serán abiertas para aquel que clama. Ninguna persona que clama a Dios saldrá con las manos vacías.

El Señor Jesús nos sigue enseñando según Mateo 7:9-11 “¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? Pues si vosotros siendo malos, sabéis dar buenas cosas a vuestros hijos ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?”. Se añade aquí un factor muy importante en la fe de aquel que ora.

Sí los padres terrenales con una naturaleza pecaminosa o caída procuran dar buenas cosas a sus hijos cuando piden, mucho más grande y perfecta es la bondad de Dios Padre que responderá con lo mejor del cielo al clamor de sus hijos. Es entonces fundamental creer en la bondad de Dios y en su fidelidad y poder.

El texto bíblico nos dice que Dios “dará buenas cosas a los que le pidan” frase que nos enseña que el objetivo de Dios es bendecir con “buenas cosas” y estas cosas no son necesariamente son las que deseamos, sino aquellas “buenas” según el propósito y naturaleza de nuestro Padre celestial. Éstas cosas serán para aquellos que “pidan” nos dice Jesús. Por tanto el requisito aquí es pedir, asunto que sin duda en primera instancia implica fe. Pues si no creemos ni siquiera tomaríamos la iniciativa de orar.  

Ésta porción finaliza con lo que se conoce como la Regla de oro: “Todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos”. Vemos aquí una vez más el principio de la siembra y la cosecha, entonces toda injusticia que el hombre siembra será la injusticia que cosechará.

El bien, rectitud y bondad que esperamos que los hombres tengan con nosotros es precisamente el bien, rectitud y bondad que hoy debemos sembrar. Así como en lo natural sembrar implica esfuerzo y superación de obstáculos, y la cosecha es abundante y hermosa; debemos esforzarnos con la ayuda de Dios sembrar semillas de amor, perdón y rectitud para cosechar un hermoso fruto consecuente mañana. 

Conclusión: El Señor Jesús nos invita a orar sin renunciar, aunque existan obstáculos Dios mismo nos da su fuerza y ayuda, él no sólo nos escuchará sino que con bondad y amor responderá, él no será indiferente al clamor de sus hijos. Busca, llama y pide, pues Dios te responderá dejándose hallar, te bendecirá y te abrirá puertas que sólo su poder puede abrir. 



Escrito por pastor Gonzalo Sanabria. 

Te invitamos a leer el sermón: "LA ADORACIÓN PERFECTA ES UNA ENTREGA TOTAL A DIOS"

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

We are a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for us to earn fees by linking to Amazon.com and affiliated sites.

“Estudios y sermones.com Gonzalo Sanabria participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces ahttps://www.amazon.com/


SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

ADQUIERE NUESTRO NUEVO LIBRO:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO DE SERMONES LISTOS PARA PREDICAR:

Adquiere nuestro libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES