viernes, 3 de noviembre de 2017

El poder de Dios es más grande
Introducción: Cuando Gedeón se escondía de los madianitas, el ángel de Jehová se le apareció y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente. Pero Gedeón para nada creía éstas palabras y mucho menos creía que sería usado por Dios para salvar a Israel, pero el Señor restauró su fe, su esperanza y su valentía, hizo de él un hombre valiente y logró la victoria sobre los madianitas e Israel fue liberado…   



Sermón: El poder de Dios es más grande.


1) Trasfondo histórico de Ezequiel 37.

Comentario 1: Ezequiel desarrolla su ministerio profético en el siglo VI a.C. Vivió la deportación a Babilonia y el cautiverio allí. Vio por tanto como Jerusalén y el templo eran destruidos por el ejército de Babilonia. Fue una época difícil, donde Ezequiel fue testigo de la infidelidad de Israel.     

Comentario 2: En Babilonia en condición de cautiverio Israel vivía la desesperanza y la aflicción. Allí no había templo y por tanto tampoco había sacerdocio levítico, no podían celebrar sus fiestas y estaban secos espiritualmente. En muchas ocasiones recordaban su tierra y lloraban, dice la Biblia.      

2) La realidad espiritual del pueblo de Dios, Ezequiel 37:1-3.     

“La mano de Jehová vino sobre mí, me llevó en el Espíritu de Jehová y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. Me hizo pasar cerca de ellos, a su alrededor, y vi que eran muchísimos sobre la faz del campo y, por cierto, secos en gran manera. Y me dijo: Hijo de hombre ¿vivirán estos huesos? Yo le respondí: Señor Jehová, tú lo sabes”.

Comentario: Podemos ver varias cosas importantes aquí:

a) Vemos al Espíritu de Jehová o Espíritu Santo actuando sobre Ezequiel; el Espíritu Santo no ha cambiado él sigue activo y actuando en los hijos de Dios. Así como dirigió a Ezequiel, él desea dirigirnos hoy y llevarnos al destino que el Señor nos ha preparado.   

b) Ezequiel es llevado por el Espíritu de Dios a un valle lleno de huesos, y el profeta camina alrededor de ellos, eran muchísimos y estaban secos en extremo. Éste valle no era un cementerio, la palabra hebrea usada para valle aquí indica un campo llano, una llanura. Lugares en muchas ocasiones usados como campo de batalla, allí se encontraban ejércitos y como resultado quedaban miles de muertos tendidos en el campo.       

c) Aquellos huesos nos dice el texto eran “muchísimos y estaban secos en extremo”. Entonces aquellos caídos en ese campo eran miles de soldados. Su condición “secos en extremo” nos presenta el contraste con un hueso sano, el cual tiene medula ósea roja y amarilla, la roja produce los glóbulos rojos (que oxigenan la sangre) y las plaquetas (para la coagulación), y la medula amarilla reserva grasa importante. Por tanto el hueso seco no tiene ni genera vida, está muerto. 

d) Ezequiel 37:11 “Luego me dijo: Hijo de hombre, todo estos huesos son la casa de Israel. Ellos dicen: Nuestros huesos se secaron y pereció nuestra esperanza. Somos del todo destruidos”. Nos enseña la condición espiritual y emocional de Israel. El pueblo estaba sin esperanza, secos espiritualmente, y estaban bajo un gran temor y por eso decían: “somos del todo destruidos”. Ellos pensaban que como nación serían desaparecidos.

Como los huesos con vida le sirven al ser humano para darle estructura, fuerza y movimiento al cuerpo, y es protección para los órganos vitales; los huesos secos reflejaban su debilidad, vulnerabilidad, estancamiento y ausencia de vida que como nación estaban viviendo en el cautiverio de Babilonia.

3) Dios mismo por su Espíritu restaura a los que han caído.

Comentario: Dios se ocupa de darle instrucciones al profeta quien declara la palabra de Dios y el Espíritu del Señor sopla con su poder restaurando el poderoso ejército que había caído: “Profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron y se pusieron en pie. Era un ejército grande en extremo” Ezequiel 37:10.

Vemos entonces que el poder del Espíritu Santo y de la palabra del Señor restaura lo que está seco y ha sido herido, o está sin vida. Dios es poderoso para levantar al caído y convertirlo en un poderoso soldado de su ejército. No importa la adversidad Dios es más grande.       

Conclusión: En medio de la adversidad Dios no desampara a su pueblo, con su Palabra y el poder de su Espíritu levanta al desanimado, al cansado y renueva la esperanza de sus hijos. Dios siempre será más grande.          (Escrito por pastor Gonzalo Sanabria).   




Te invitamos a leer el sermón: "JESÚS LEVANTA Y RESTAURA EL ALMA LASTIMADA"


0 comentarios:

Publicar un comentario

SERMONES PARA PREDICAR:

Sermones cristianos:

DIOS RESTAURA FAMILIAS:

Otras entradas

Seguidores

We are a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for us to earn fees by linking to Amazon.com and affiliated sites.

“Estudios y sermones.com Gonzalo Sanabria participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces ahttps://www.amazon.com/


ADQUIERE GRATIS AHORA NUESTRO LIBRO CRISTIANO:

sermons and devotions

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

ADQUIERE EL NUEVO LIBRO DE SERMONES PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO LIBRO DE 55 SERMONES CRISTIANOS PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO NUEVO LIBRO:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO DE SERMONES LISTOS PARA PREDICAR:

Adquiere nuestro libro, click en la imagen:

Un libro sobre el llamado divino:

ENTRADAS POPULARES

Visita "SERMONES CRISTIANOS":

sermons and devotions

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES