viernes, 10 de noviembre de 2017

La fe en Dios debe crecer
Introducción: Varios siervos de Dios en la Biblia enfrentaron crisis de fe, por ejemplo Elías cuando quería morir, Juan Bautista cuando envió a preguntar si Jesús era el Mesías, entre otros, sin embargo el Señor no desampara a sus hijos. Él siempre está a nuestro lado para animarnos y darnos nuevas fuerzas para vencer y superar los obstáculos y trampas del enemigo. Nuestra fe en el Señor debe fortalecerse y madurar, pues es así como conquistamos las cosas nuevas que Dios nos ha preparado…      





Sermón: La fe en Dios debe crecer.


Vamos a considerar la evolución de la fe de Tomás, discípulo de Jesús, Juan 20:19-21, 24-25

“Cuando llegó la noche… estando las puertas cerradas… vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. Y dicho esto les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor… Pero Tomás… llamado el Dídimo, no estaba con ellos cuando vino Jesús… él dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré”.                
  
Con frecuencia muchos empezamos siendo “simpatizantes” de la palabra de Dios, oidores solamente, quizá nos gusta escuchar las charlas o reflexiones, pero nada más. El objetivo de Dios es que vamos al otro nivel, es decir nacer de nuevo por la semilla de la palabra, y es cuando nos convertimos en hijos de Dios, nuestro anhelo es conocer más al Señor y todo lo que tiene para nosotros.

Entonces venimos a ser seguidores y discípulos de Jesús. El Señor comienza a trabajar en cada uno de nosotros, y como los doce somos llamados a crecer en la fe. Con frecuencia el Maestro los motivaba a crecer y fortalecer su fe en el poder y cuidado de Dios, por ejemplo cuando estaban en medio de la tormenta en el mar de Galilea.

Sin embargo vemos a Tomás incrédulo ante la resurrección de Jesús, y por eso dijo “Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en sus costado, no creeré”. El Señor ya les había dicho varias veces que resucitaría, sin embargo a Tomás le costaba trabajo creer. 

Nos dice Juan 20:26-29 que el Señor nuevamente los visitó y básicamente le dice a Tomás “Toca y mira mis señales en mis manos y en mi costado… y no seas incrédulo sino creyente”. Tomás no sólo reconoce al Señor, sino que recibe una gran enseñanza en su vida, enseñanza que transformó su fe en Jesucristo el Señor.

Recordemos que el Señor Jesús ante la muerte de Lázaro le dijo a Marta: “No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios” y en efecto el Señor resucitó a Lázaro. Cuando Abraham y Sara (por su avanzada edad y por la esterilidad de ella) no creían que podían tener un hijo Dios les dijo en Génesis 18:14 “Hay alguna cosas difícil para Dios” y nació Isaac. Cuando el ángel le dice a María que tendrá un hijo sin conocer varón, y ella dijo “¿Cómo será esto?” el ángel le dijo en Lucas 1:37 “Nada hay imposible para Dios”. 

(Nota especial: Gracias a Dios, acabamos de publicar nuestro nuevo libro: EL ESPÍRITU SANTO, compuesto por veintisiete capítulos en los que a través de la Biblia conocemos mucho más la obra, las nueve manifestaciones del fruto, la naturaleza y poder del Espíritu Santo. Confiamos en que éste material será de bendición para tu vida y edificación para todos aquellos que te rodean. Esperamos en una o dos semanas hacer la promoción gratuita, Sí deseas adquirirlo ahora puedes hacerlo aquí en: EL ESPÍRITU SANTO ). 
     
Tomás llegó a ser un gran apóstol de Jesucristo.

La historia de la iglesia y la tradición le atribuyen a Tomás la evangelización de Oriente (Asia), predicó en Persia, Etiopia y en la India donde fundó varias iglesias. Muere en la India atravesado por una lanza ante la ira de los sacerdotes de allí. 

Entonces Tomás superó su inconstante y frágil fe, se convirtió en un hombre fuerte y sólido en su fe en el Cristo resucitado, tanto creció en la fe que dio su vida por la fe y por la predicación en el Nombre del Señor. Su fe dio grandes frutos al evangelizar varios países y dejar fundadas varias iglesias.      

Conclusión: Jesús fue paciente en la formación de Tomás, nunca lo rechazó por su incredulidad o inconstante fe, jamás lo trató con palabras groseras, y nunca lo ofendió, el Señor con un constante amor le enseñó, y Tomás aprendió a creer en Dios, su fe creció de tal manera que su obra marcó la historia de la iglesia.       (Escrito por pastor Gonzalo Sanabria).



Te invitamos a leer el sermón: "DIOS QUIERE ACTUAR A TU FAVOR" 

0 comentarios:

Publicar un comentario

SERMONES PARA PREDICAR:

Sermones cristianos:

DIOS RESTAURA FAMILIAS:

Otras entradas

Seguidores

We are a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for us to earn fees by linking to Amazon.com and affiliated sites.

“Estudios y sermones.com Gonzalo Sanabria participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces ahttps://www.amazon.com/


ADQUIERE GRATIS AHORA NUESTRO LIBRO CRISTIANO:

sermons and devotions

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

ADQUIERE EL NUEVO LIBRO DE SERMONES PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO LIBRO DE 55 SERMONES CRISTIANOS PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO NUEVO LIBRO:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO DE SERMONES LISTOS PARA PREDICAR:

Adquiere nuestro libro, click en la imagen:

Un libro sobre el llamado divino:

ENTRADAS POPULARES

Visita "SERMONES CRISTIANOS":

sermons and devotions

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES