jueves, 30 de octubre de 2014

LA FE EN DIOS TE HACE TRIUNFAR
Introducción: PARÁBOLA DEL CABALLO. Un campesino, poseía algunos caballos para que lo ayudasen en los trabajos de su hacienda. Un día, su capataz le trajo la noticia de que uno de los caballos había caído en un viejo pozo abandonado. El pozo era muy profundo y sería extremadamente difícil sacar el caballo de allí. El campesino fue rápidamente hasta el lugar del accidente, y revisó la situación, asegurándose que el animal no se había lastimado. Pero, por la dificultad y el alto precio para sacarlo del fondo del pozo, creyó que no valía la pena invertir en la operación de rescate. Tomó, entonces, la difícil decisión: Determinó que el capataz sacrificase al animal tirando tierra en el pozo hasta enterrarlo, allí mismo. Y así se hizo. Los empleados, comandados por el capataz, comenzaron a lanzar tierra adentro del pozo de forma de cubrir al caballo. Pero, a medida que la tierra caía en el animal, éste la sacudía y se iba acumulando en el fondo, posibilitando al caballo para ir subiendo. Los hombres se dieron cuenta que el caballo no se dejaba enterrar, sino al contrario, estaba subiendo hasta que finalmente, consiguió salir! Si los otros lanzan sobre ti tierra (calumnias, incomprensión, menosprecio) recuerda el caballo de esta historia. No aceptes la tierra que tiran sobre ti, sacúdela y sube sobre ella, así crecerás mucho más y te acercarás más a la presencia de Dios… 

  
LA FE EN DIOS TE HACE TRIUNFAR

I. LA FE SOSTIENE AL HIJO DE DIOS, 2 COR. 4:13.   

A. Es fundamental hablar conforme a la fe y a la Escritura.

Nota: Es mejor callar que hablar palabras de incredulidad. El espíritu que nos impulse a hablar debe ser el Espíritu Santo, y no pronunciar palabras que desalienten, o que siembren discordia entre los hermanos. Debemos hablar palabras que edifiquen y fortalezcan nuestra fe.   

B. Es necesario creer que Dios no cambia, 2 Cor. 4:14.               

Nota: Así como Dios resucitó a Cristo Jesús de entre los muertos, es poderoso para levantarnos en victoria. Dios guardó a su pueblo en el desierto y fue su proveedor, él no cambia por eso sigue haciéndolo. Jesucristo venció al diablo en la cruz, y eso no cambia, por ende tenemos la genética del vencedor. Te invito a leer: "Victoria Ante la Crisis".    

C. El amor es más fuerte que el dolor, 2 Cor. 4:15-16a. 

Nota: El amor impulsó a Jesús a venir a la tierra y pagar con su vida la salvación de los hombres, el amor hizo que el Padre diera su Hijo, y aquí Pablo padece muchas cosas en el ministerio por amor, vrs. 7-9:

1. El amor te lleva a perdonar por encima del dolor,
2. El amor te impulsa a seguir a Cristo a pesar de todo,
3. El amor te ayuda a decidir cuando el camino es difícil,
4. El amor te hace vencedor, pues es el mayor poder del universo,
5. El amor es la principal diferencia con el reino de las tinieblas, pues el diablo y sus demonios nunca pueden amar.    


II. LA TRIBULACIÓN GENERA UN MAYOR NIVEL DE GLORIA, 2 Cor. 4:17.        

A. Las dificultades son más fáciles cuando reconocemos que detrás de ellas hay un propósito divino.    

Nota: La palabra tribulación traduce aquí: estrechez, aflicción, angustia y persecución; y el apóstol Pablo la denomina: “leve y momentánea”. Entonces cuando reconocemos que todo lo que llega a nuestras vidas primero ha pasado por las manos de Dios, se hace más fácil enfrentar la dificultad, pues después de todo es sólo una herramienta que nos enseñará y llevará al siguiente nivel.     

B. La gloria y la honra están precedidas de la cruz.    

Nota: Jesús es nuestra inspiración, y recordemos que está escrito: “ejemplo nos dio para que sigamos sus pisadas”, el Señor no cometió pecado, sin embargo, enfrentó muchas dificultades en su ministerio, aunque anduvo haciendo bienes, sanando y liberando a todos los oprimidos por el diablo, y finalmente fue crucificado: “como cordero fue llevado al matadero”. No hay corona sin cruz, no hay gloria sin sacrificio.    

III. ES NECESARIO MIRAR LO INVISIBLE, 2 COR. 4:18.      

A. No mires lo natural y temporal.        

Nota: El término griego para “mirar” aquí también traduce: considerar, fijar y comparar; y temporal también significa de corta duración; entonces debemos evitar centrar nuestra mirada en los problemas, en la escasez, o en la adversidad, pues Dios es más grande y la tribulación es pasajera, es momentánea. La incredulidad hace más largo el desierto, la fe hace más cercana la tierra prometida; la murmuración nos hacer perder bendiciones, por eso miremos a Cristo y sigamos su camino.   
 
B. Mira con los ojos de la fe.     

Nota: La fe nos hace ver las cosas eternas, las verdaderas y trascendentes, esta mirada de fe sostuvo a Moisés en medio de la persecución y ante decisiones difíciles, Heb. 11:27, la palabra “sostuvo” en el griego también traduce: ser fuerte, ser firme, ser constante, mantenerse, perseverar, esto lo pude hacer por mirar con los ojos de la fe. Lo que mires te fortalece o te debilita, si te enfocas solo mirando con tristeza los problemas no saldrás de allí, pero si miras al Cristo de la gloria, saldrás adelante pues él es victorioso siempre. 

Conclusión: Somos llamados a ser más que vencedores, Dios está de nuestro lado, no importa que tan grandes son tus problemas, Dios es mucho más grande, usa las dificultades para crecer y ver la gloria de Dios.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)


Te invitamos a leer: 

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

SERMÓN: UNA FAMILIA RESTAURADA POR DIOS. Clic en la imagen...

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES