lunes, 10 de octubre de 2016

a) Bendiciones de Dios para Israel, 1 Corintios 10:1-4. 

“Mas no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron a través del mar; y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar; y todos comieron el mismo alimento espiritual; y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la Roca espiritual que los seguía, y la Roca era Cristo”

La primera palabra “porque” enlaza directamente éste capítulo con el anterior. Ahora el apóstol va usar un ejemplo de fracaso por no oír ni atender las instrucciones divinas. Pero antes de poner a Israel como aquel ejemplo, el apóstol menciona varias bendiciones que el pueblo tuvo mientras iba por el desierto: 

Estuvieron bajo la nube” lo que nos habla de la dirección divina.
Pasaron el mar” nos recuerda aquella liberación poderosa y sobrenatural con el mar rojo por delante y el ejército egipcio que los perseguía.
Todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar” destaca la relación entre ellos y el líder constituido y guiado por Dios.
Comieron el mismo alimento espiritual” haciendo referencia al maná que descendía del cielo, alimento sobrenatural y llamado por la Biblia “Pan de nobles y trigo de los cielos” (Salmo 78:25).       
La misma bebida espiritual” refiriéndose al agua de la roca, en sentido espiritual toda esa provisión venia de la roca espiritual que era Cristo.   

b) Es vital valorar lo que Dios nos da, 1 Corintios 10:5.

Con todos estos beneficios cualquiera aseguraría la llegada de Israel a la tierra prometida. Pero lamentablemente la mayoría del pueblo desagradó a Dios por su queja, rebelión y dureza de corazón, y por eso esa inmensa mayoría quedo esparcida por el desierto, todos los mayores de veinte años murieron allí. Entonces podemos concluir que no se trata de cuantas bendiciones Dios nos asegura, sino de que porcentaje de nuestro corazón rendiremos en verdad al Señor.   


(Nota especial: Te contamos que ya está disponible nuestro nuevo libro en inglés, es la traducción de "Sanidad para el alma herida", puedes verlo y adquirirlo aquí en: HEALING FOR THE WOUNDED SOUL"). 


c) Razones del fracaso de Israel camino a la tierra prometida, 1 Corintios 10:6-10. 

El apóstol Pablo expone ahora algunos ejemplos de Israel para que no hagamos lo mismo, pues aquellos comportamientos y actitudes fueron el obstáculo por el cual aquella generación no entró a la tierra prometida, veamos:

No codiciemos cosas malas” (versículo 6) nos habla del deseo que Israel tuvo por volver a Egipto y comer el pan de allí (menospreciando así el pan que caía del cielo, el maná). Cuidémonos para no codiciar o desear con nostalgia la vida pasada o aquello que el mundo sin Dios ofrece, haciendo a un lado el verdadero Pan de Vida (Jesucristo el Señor).

Ni seáis idolatras” (versiculo7) refiriéndose a aquel momento junto al monte Sinaí cuando los israelitas construyeron y adoraron un becerro de oro (En Egipto se adoraba al dios Apis, con figura de toro, dios de la fertilidad, el sol y el río Nilo). Todo aquello que se levanta en el corazón y desplaza a Dios es un ídolo.  

Ni forniquemos” (versículo 8) en referencia al evento ocurrido entre Israel y las mujeres de Moab. Por consejo de Balaam, el rey moabita Balac envió sus mujeres a seducir a los israelitas quienes pecaron con ellas y adoraron a Baal-peor, cuyo culto era obsceno y desordenado.  

Ni tentemos al Señor” refiriéndose al momento en el que Israel desafía la fidelidad y bondad de Dios a lo largo del desierto. Se unen para expresar su descontento contra la voluntad de Dios y el liderazgo de Moisés. 

Ni murmuréis” El pueblo se reunió para hablar contra Moisés y Aarón culpándolos por los resultados y por los juicios de Dios a causa de su rebelión. De ésta manera Pablo concientiza la actitud de los corintios hacia sus líderes espirituales. 


d) Advertencias y prudencia, 1 Corintios 10:11-13.

El relato de aquellos acontecimientos ha sido escrito para advertirnos y ayudarnos, pues si tenemos esto en cuenta, sus errores nos habrán servido para no experimentar el fracaso que ellos vivieron. El que piensa estar firme, mire que no caiga, esto es para aquellos que no tienen conciencia del débil o que usa su libertad afectando al otro.

Dios por cusa de su fidelidad ha establecido que el creyente no se atentado más allá de lo que puede resistir, más bien ha diseñado la provisión para el cristiano tenga la salida y pueda soportar tal situación. Esta es una poderosa promesa de victoria ante la dura prueba o difícil adversidad.       

e) Participar de la cena del Señor fortalece la unión con Cristo, 1 Corintios 10:14-17. 

El consejo de Dios es enfático: “Huid de la idolatría”. Seguramente esta frase sorprende a los creyentes de Corinto, pero el mandamiento del apóstol es “huye inmediatamente”. El apóstol enseña que el hecho de comer de la misma mesa ofrecida a cualquiera implica unión con aquel a quien se dirige el culto. Participar de la Cena del Señor es fortalecer nuestra unión con Cristo. 

Por todas estas razones el creyente no debe participar de la carne ofrecida a los ídolos en una fiesta pagana como las que celebraban en Corinto. Para el apóstol participar es compartir, es identificarse con aquel a quien se rinde culto, por tanto en esto no puede aplicarse el argumento de la libertad.           

f) No os hagáis participes con los demonios, 1 Corintios 10:18-22.

Las fiestas paganas terminan ofreciendo sus sacrificios a los demonios. No porque el ídolo sea alguna divinidad, sino que las personalidades demoniacas usan todas estas cosas para separar cada día más a los hombres del verdadero y único Dios. Por todo esto los corintios deben apartarse y evitar participar de la mesa de los demonios, pues no debe la iglesia provocar a celos al Señor, como hicieron los israelitas por el desierto.

g) Debemos hacer todo para edificación, 1 Corintios 10:23-27. 

El apóstol Pablo habla respecto a la carne comprada en el mercado de Corinto, y nuevamente enseña el principio que debe regir nuestras decisiones y comportamientos, el cual es el amor, aquel que no hace daño al prójimo “aquel que no busca su propio bien, sino el del otro”. Lo que hacemos debe ser de edificación y no de destrucción.

Pablo también enseña que la persona puede comprar y comer cualquier carne que vendan en el mercado, sin andar investigando cual es el origen de la misma, así mismo cuando sean invitados a comer, para no perturbar su conciencia. A continuación el apóstol hace una aclaración.          

h) Cristo debe ser glorificado en todo, 1 Corintios 10:28-33.  

El hijo de Dios debe tener siempre presente que su vida debe glorificar el Nombre del Señor. Una de las cosas que debe hacer es respetar la conciencia del débil. Pablo presenta un argumento lógico: No podemos agradecer por aquello que ofende a un hermano. Termina diciendo “Hacedlo todo para la gloria de Dios” recordándonos que al final esto es lo más importante.         

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. - Cuidado Con la Idolatría - Evita los ídolos - 


Te invitamos a leer: “LOS PLANES DEL SEÑOR SON PERFECTOS”.    


0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

SERMÓN: UNA FAMILIA RESTAURADA POR DIOS. Clic en la imagen...

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

Adquiere nuestro nuevo libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES