viernes, 24 de febrero de 2017

La oración a Dios es poderosa
Introducción: La singular y gran victoria de Jabes estuvo centrada en una decisión muy importante: buscar a Dios sin detenerse en sus dificultades o limitaciones. Nos dice la Biblia que: “E invocó Jabes al Dios de Israel”, otras versiones bíblicas nos dicen: “rogó”, “oró”, “clamó”, y la versión de la Biblia del Nuevo Mundo dice: “Y Jabes empezó a invocar al Dios de Israel”, entonces no estamos hablando de una oración casual o temporal, hablamos de una persona que decidió buscar al Señor en un clamor constante...
Él decidió ir más lejos del promedio, procuró que algo maravillosos sucediera e hizo lo correcto, es decir producir un ambiente donde el Señor se moviera a su favor. Esto es lo que ocurre cuando decidimos buscar a Dios…

La oración a Dios es poderosa y genera bendiciones 


1 Crónicas 4:10 “Jabes invocó al Dios de Israel, diciendo: "¡Oh, si en verdad me bendijeras, ensancharas mi territorio, y Tu mano estuviera conmigo y me guardaras del mal para que no me causara dolor!" Y Dios le concedió lo que pidió.

El Espíritu de Dios nos enseña lo que pidió Jabes en su oración. Está compuesta por aquellas cosas que él anhelaba y que también estaban en la voluntad de Dios para su vida, por eso debemos recordar aquí que la Escritura nos dice: “si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, sabemos que él nos oye y si nos oye él nos concederá lo que le pedimos”. Veamos ahora en detalle lo que Jabes pidió al Señor:
A) Él clamó a Dios por el ensanchamiento de sus fronteras: “si me dieras bendición” (entonces Jabes estaba agradecido por lo que Dios le había dado, pero anhela mucho más). Además él pide: “ensancha mis territorios” (podemos ver de manera implícita que él tenía pequeños territorios, tal vez por herencia.

¿Qué razones tenia para pedir esto? Debemos recordar que para aquella época antes de casarse debía entregarse una dote por la novia, además las tierras eran necesarias para el cuidado del ganado, los cultivos y por supuesto una casa donde vivir, pero entre líneas Jabes expresa: “quiero ir más allá de mis límites actuales, y reconoce que eso puede ser sólo con la bendición del Señor.

B) Jabes pide el poder del Señor sobre su vida, pues dice: “que tu mano esté conmigo”, en la Biblia la mano de Dios se refiere a su poder, a su obra sobrenatural (podemos verla por ejemplo cuando él liberó a su pueblo de la esclavitud: “con mano extendida los sacó de Egipto”). En el Nuevo Testamento el Señor Jesús dijo: “recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo”. Su poder es vital en nuestra vida, ése poder se renueva y se aumenta en la comunión con el Señor, es la capacidad de hacer la obra para Dios que de otra manera no se puede.

C) Jabes oró pidiendo a Dios una vida pura y santa: “líbrame del mal, para que no me dañe”. La Biblia nos enseña que el pecado causa daño (sin embargo el diablo intenta hacerle pensar al cristiano que eso no es cierto). Además el Señor Jesús enseñó acerca de la oración, y dijo: “y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal”, también nos dice la Biblia: “fiel es Dios… quien dará con la tentación, la salida para que podamos soportar”. Dios quiere guardarnos del mal.

Conclusión: El Señor ha planeado grandes cosas para cada uno de sus hijos, él espera que éstos busquen su rostro con diligencia, pues el Señor “es galardonador de los que le buscan”.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "DIOS ESTÁ AL TANTO DE TU CRISIS".

Material similar en Estudiosysermones.com - La oración a Dios es poderosa -    

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO:

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

Adquiere nuestro nuevo libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES