miércoles, 23 de julio de 2014

LA GUERRA ESPIRITUAL
Introducción: Aunque David era pastor de ovejas, en su labor aprendió a enfrentar y vencer a los leones y osos, allí se ejercitó, y aprendió, y luego pudo vencer a Goliat. Era un rey, pero a la vez soldado; era un adorador, pero a la vez un guerrero, era un hombre con un corazón conforme al corazón de Dios, y Dios es: Jehová de los ejércitos, poderoso en batalla. Somos hijos de Dios y también soldados de su ejército...

LA GUERRA ESPIRITUAL




I. LA REALIDAD DE ÉSTA LUCHA, Ef. 6:12.

A. Lucha del gr: pale, que traduce: combate cuerpo a cuerpo, relacionado con mecer, vibrar.  

Nota: El texto nos habla de un conflicto espiritual, absolutamente real, aunque generalmente invisible, somos soldados del ejercito de Dios contra el ejercito de las tinieblas (su organización está descrita en éste pasaje), la condición y efectos de ésta lucha se vivencia en lo natural. Los resultados podemos verlo por ejemplo en el caso: "El Endemoniado Gadareno".  

B. Adversarios: el diablo y sus ángeles, Ef. 6:11-12.  

Nota: El diablo era un querubín ungido en el cielo, pero un día se rebeló contra Dios y muchos ángeles le siguieron, cayeron del cielo (por eso Jesús dijo: “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo”), su naturaleza se pervirtió, su sabiduría se corrompió, se convirtieron en agentes de maldad y destrucción, que aborrecen el modelo de Dios y todo lo que tenga Su imagen… procuran destruir a los hombres y a la iglesia del Señor, aunque la Biblia dice: “las puertas del Hades no prevalecerán contra mi iglesia”.


II. DIOS HA EQUIPADO A SU IGLESIA PARA CAMINAR EN VICTORIA.

A. Cristo derrotó al diablo en la cruz y delegó Su autoridad a la Iglesia,   Col. 2:13-15.

Nota: “El acta de los decretos” era la que indicaba la razón por la cual el criminal era crucificado, Cristo tomó nuestro lugar, pagó el precio de nuestros pecados, y añade el texto: “despojando a principados y potestades… triunfando sobre ellos en la cruz”, el reino de las tinieblas fue derrotado, Cristo triunfó sobre ellos y retomó la autoridad, delegándola a su iglesia y por eso le dijo: “en mi nombre echarán fuera demonios” y también dijo: “He aquí os doy autoridad para pisotear serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará”.
    
B. La Iglesia ha recibido las armas para mantenerse en victoria, Ef. 6:14-17

Nota: Éste pasaje nos describe la armadura de Dios, entregada a todos sus hijos, para caminar en victoria, la Escritura nos revela además:
1. La sangre de Cristo (es la base legal para ejercer Su autoridad),
2. La Palabra de Dios (la Biblia dice del Señor Jesús: “y con la palabra echó fuera los demonios” Mt. 8:16),
3. La unción del Espíritu Santo (Jesús dijo: “yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios”).

III. ACTITUDES ANTE LA BATALLA:

A. Fortalecerse en el poder del Señor, Ef. 6:10.

Nota: La palabra “fortaleceos” significa: recibir poder, derramar poder dentro de mí, y añade: “en el Señor”, quiere decir que recibimos de Dios su fuerza (para perseverar) y su poder (para servir eficazmente al Señor).    
 
B. Apropiarse de la armadura de Dios, Ef. 6:11, 13a.

Nota: Es la armadura de Dios por cuanto es la provisión de Dios para sus hijos, quienes deben mantenerla puesta, es decir velar, no descuidando ninguna área de sus vidas, porque el enemigo atacará la parte vulnerable… No esperes el ataque, mantente preparado (Te invito a leer más al respecto en: "La Armadura de Dios").      

C. Perseverar con firmeza, Ef. 6:14a.  

Nota: “Estad, pues, firmes” dice aquí, y el final del vrs. 13 dice: “y habiendo acabado todo, estar firmes”, los verdaderos soldados que van a la batalla saben esto, perseverar hasta el fin. La palabra “firmes” indica posición de dominio y seguridad después de la victoria. El guerrero va a la batalla con firmeza para vencer, y luego no yace postrado y derrotado, sino que se mantiene firme sobre el terreno vencido y sometido, en completa posesión del campo…   

D. Comunión genuina con Dios, Ef. 6:18.

Nota: El versículo destaca la oración “en el Espíritu Santo”, nos habla entonces de orar guiados por el Espíritu, fortalecidos por él, orar en él y con él, inmersos en su presencia y con su dirección y consejo, pues es nuestro consolador. Nos habla de una comunión consciente, apasionada, ferviente, a la expectativa de lo nuevo que tiene para nosotros… “clama a mi, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tu no conoces”.

Conclusión: Además de ser hijos de Dios, es muy importante que seamos conscientes de que somos soldados del ejército de Dios. El Señor nos ha equipado con su victoria, y con las armas espirituales suficientes y poderosas para caminar en victoria.



(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria).


Te invitamos a leer: 

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO:

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

Adquiere nuestro nuevo libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES