martes, 28 de abril de 2015

LA GLORIA ES DE DIOS
Introducción: Un día el rey Nabucodonosor dijo: “¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad? Vino entonces una voz del cielo: A ti se te dice, rey Nabucodonosor: El reino ha sido quitado de ti; y de entre los hombres te arrojarán, y con las bestias del campo será tu habitación, y como a los bueyes te apacentarán; y siete tiempos pasarán sobre ti,  hasta que reconozcas que el Altísimo tiene el dominio en el reino de los hombres, y lo da a quien él quiere” y fue echado de los hombre vivió como una bestia por siete años hasta cuando le fue devuelta la razón y reconoció que Dios es Señor y dueño de todo y pone sobre los hombres a quien él quiere. por eso toda la gloria es de Dios...   

LA GLORIA ES DE DIOS

1) ¿Quién fue el rey Uzías? 

a) Hijo del rey Amasías (1 Crónicas 26:1).
b) Reinó cincuenta y dos años en Judá (1 Crón. 26:3-4).
c) Su gobierno se distinguió por una gran prosperidad (1 Crón. 26:8, 15). 

Comentario: Debemos destacar varias cosas muy importantes en los versículos leídos: Uzías comenzó a reinar muy joven, y decidió hacerlo con de la mano de Dios (excelente decisión y sin duda el mejor comienzo). La Biblia nos habla de sus padres: el rey Amasías (hombre temeroso de Dios y fiel a él) y su madre Jecolías (nombre que significa: perfección, poder de Dios, capaz), y Uzías siguió el ejemplo de sus padres (de la misma manera debemos procurar vivir una vida que sea un ejemplo y referente para nuestros hijos). Te invito a leer: “El Pecado Oculto Y Sus Consecuencias”.          

2) Sus grandes logros:  

a) Formó un ejército grande y poderoso (1 Crón. 26:11-14).
b) Extendió y fortaleció el reino (1 Crón. 26:6-7).
c) Multiplicó la agricultura, la ganadería y fortaleció la construcción (1 Crón. 26:9-10).

Comentario: Vemos a través de la Escritura que el rey Uzías fue ayudado por la mano de Dios de una manera sobrenatural. Todo esto era hermoso y la victoria sobre sus enemigos trajo sobre Judá gozo y bienestar. Fue un gobierno de prosperidad y bendición de Dios. Es Dios quien nos bendice, él es el dueño de todas las cosas, por eso toda la gloria es de Dios.  


3) El final de su vida no fue tan positivo como su comienzo: 2 Crón. 26:16, 21. 

Comentario: El rey Uzías se enalteció para su ruina, lleno de soberbia usurpó la labor de los sacerdotes y cayó sobre él la lepra, por eso fue enviado a vivir lejos de la comunidad hasta que murió. No sabemos cuánto tiempo vivió leproso. La frase “excluido de la casa de Jehová” nos recuerda que por su condición se le consideraba impuro para entrar al templo. Esto nos hace recordar que el pecado nos aleja de Dios, y que la solución está en un arrepentimiento genuino.   

4) El secreto de la prosperidad de Uzías que un día descuidó (2 Crón. 26:5)   

Comentario 1: La palabra “persistió” viene de un término hebreo que traduce también: llegó a ser. Es decir Uzías un día tomo la decisión de buscar a Dios y desarrolló esa capacidad. Él se convirtió en un buscador de Dios, llegó a ser un adorador (pues aquí el término “buscar” significa también adorar).    

Comentario 2: Es muy interesante que nos dice el texto bíblico: “en los días de Zacarías”, pues esto nos indica durante tal tiempo, Uzías buscó a Dios durante los días de Zacarías. La pregunta aquí es ¿Quién era Zacarías? La Biblia aquí nos dice que era un hombre “entendido en visiones de Dios” frase que destaca la unción profética que estaba sobre él, era un profeta de la corte real, era un hombre que amaba a Dios y se distinguía por buscarlo, el Espíritu Santo fluía a través de él, su nombre Zacarías significa: “recordado por Dios”.

Comentario 3: Mientras Zacarías vivió el rey Uzías buscó a Dios, y el resultado fue que Dios lo prospero en todo, por eso dice: “y en estos días en que busco a Jehová, él le prosperó”. Pero cuando faltó Zacarías (probablemente murió) el rey Uzías dejo de buscar al Señor como antes. Entonces empezó a nacer en su corazón la autosuficiencia, el orgullo y dejó de darle a Dios toda la gloria.     

Reflexión final: Somos propiedad de Dios, él no sólo tiene cuidado de nosotros sino que además forma en nosotros Su carácter, usando diversas circunstancias y personas para llevarnos al cumplimiento de Su plan. Es vital reconocer que todo lo que tenemos lo hemos recibido por la bondad divina, y por eso la gloria es de Dios.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO:

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

Adquiere nuestro nuevo libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES