martes, 3 de enero de 2017

Introducción: (por qué Dios da poder a sus hijos) Cuando el Señor Jesús aparece en la sinagoga de Nazaret, comenzando su servicio al Señor, lo hace predicando el texto del rollo de Isaías: “el Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para…”. La Biblia nos dice además en Hechos 10: “Como Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret…”, entonces vemos que es el Espíritu de Dios quien nos equipa para llevar a cabo el propósito del Señor en nuestras vidas. El poder o la unción es la esencia de la autoridad y gloria del Espíritu de Dios manifestado en una persona. Es una capacitación sobrenatural para el servicio al Señor eficazmente, y no es para la gloria de las personas.

POR QUÉ DIOS DA PODER A SUS HIJOS


Éxodo 35:30-33 “Entonces Moisés dijo a los Israelitas: "Miren, el SEÑOR ha llamado por nombre a Bezalel, hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá. "Y lo ha llenado del Espíritu de Dios en sabiduría, en inteligencia, en conocimiento y en toda clase de arte, para elaborar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, y en el labrado de piedras para engaste, y en el tallado de madera, y para trabajar en toda clase de obra ingeniosa.

El poder de Dios te equipa para cumplir con el plan del Señor. En el pasaje de hoy, vemos que Bezaleel fue lleno del Espíritu Santo. Debemos tener en cuenta varias cosas aquí:
a)  El pueblo de Israel sabía del Espíritu de Dios antes de venir en la fiesta de Pentecostés (no es suficiente con saber de él, es necesario conocerlo cada día más).

b)  Así como el Señor Jesús fue ungido para un servicio a Dios sobrenatural, era fundamental que aquellos que construirían el tabernáculo en el desierto fueran ungidos con el poder de Dios.

c)   El nombre Bezaleel significa: protegido de Dios. Debemos recordar que la Biblia dice: “no toquéis a mis ungidos”, pues el Señor protege a sus hijos y de sus planes (cada uno es un hermosos plan de Dios).

d)  El Señor sabe muy bien a quien unge y con qué propósito, no es un accidente (por eso nos dice el pasaje bíblico: “hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá” en: “sabiduría, inteligencia, ciencia y arte para elaborar…” aquel poder tenía razones especificas).

(Te invitamos a leer: "LA UNCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO").  


El poder de Dios en una persona debe glorificar al Señor. No es para gloria de las personas ni para el beneficio propio. Por eso debemos tener presente el ejemplo de la obra del Espíritu Santo en la vida y ministerio de Jesús.  Consideremos ahora las siguientes perspectivas del texto bíblico:

a) El nombre Aholiab significa: Tabernáculo del Padre (podemos preguntarnos ¿Qué movió a sus padres a ponerle aquel nombre? Seguramente vieron el plan de Dios con su hijo (tengamos presente que cada uno somos un plan del Señor, pero como Aholiab tuvo que ser lleno del Espíritu de Dios para cumplirlo, también nosotros necesitamos el poder de Dios).

b) Bezaleel pertenecía a la tribu de Judá (esta era la principal tribu, la más grande y la que marchaba adelante por el desierto hacia Canaán) y Aholiab pertenecía a la tribu de Dan (esta era la que marchaba al final de todas, atrás, era pequeña), vemos entonces que el Señor toma a uno de adelante y otro de atrás, esto nos recuerda que en él no hay acepción de personas, todos son valiosos para él y sus propósitos.

c) El poder de Dios los equipó para hacer una labor única (el tabernáculo en el deiserto), los otros podían ayudar en ciertas cosas, pero ninguno podía hacer lo que ellos podían hacer. La unción nos hace efectivos en el plan de Dios (Por ejemplo el apóstol Pedro era uno antes de la fiesta de Pentecostés en Hechos 2, pero después decía: “de lo que tengo te doy”, y “sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos” el poder de Dios transforma nuestro servicio).

d) Los resultados de un labor ungida, y donde uno y otro se complementaron, pues sirvieron al Señor desde los dones que cada uno recibió, fue un maravilloso tabernáculo, que honró a Dios.


Conclusión: el Señor ha enviado su Espíritu para hacer una obra poderosa en cada uno de sus hijos. Es muy importante el poder de Dios para servirle eficazmente, siempre teniendo presente que éste poder viene del Señor por su gracia, por tanto toda la gloria le pertenece a él. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "LOS HIJOS SON UN PLAN DE DIOS".  


Material similar en Estudiosysermones.com Por que Dios da poder a sus hijos -  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

Adquiere la Biblia Thompson, excelente herramienta para servir a Dios:

Tecnología:

Adquiere nuestro libro de sermones listos para predicar:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES