miércoles, 14 de junio de 2017

Sermón para predicar: Hacer la voluntad de Dios es lo mejor
Introducción: (Hacer la voluntad de Dios es lo mejor) Por lo general las oraciones del creyente son peticiones. Tenemos que reconocer que rara vez preguntamos a Dios cuál es su anhelo o deseo, esto se debe a que somos egoístas, pensamos en nuestro beneficio o satisfacción propia, procuramos que sean suplidas nuestras necesidades por encima de las demás cosas.

Si en verdad deseamos glorificar a Dios tenemos que pensar en el deseo del Señor, como quiere él que actuemos. Debemos tener presente que somos templo o casa del Espíritu Santo, no somos nuestros dueños, debemos seguir a Dios y hacer las cosas a su manera. Cuando decidimos seguir Sus instrucciones las tinieblas no pueden detener los planes de Dios…   

Sermón: HACER LA VOLUNTAD DE DIOS ES LO MEJOR.


Nos enseña la Escritura en Éxodo 25:1, 8-9 “Dios le dijo a Moisés: Además, quiero que me construyan un santuario para que yo viva entre ustedes. El santuario y todos sus muebles tienen que hacerlos exactamente iguales a los que te voy a mostrar”

A la luz del pasaje bíblico anterior debemos observar que es Dios mismo quien diseña y el hombre debe acatar sus instrucciones y diseño. Es maravilloso ver que el Señor sigue hablando a los seres humanos.
Podemos ver que desde el Antiguo Testamento Dios ha usado diferentes medios y canales para hablar a sus hijos, por ejemplo usa su propia voz, sus siervos los profetas, también nos habla a través de su maravillosa creación, y vemos que en el Nuevo Testamento Dios habla a través del testimonio de su Santo Espíritu confirmando la verdad y poder de su palabra (Biblia).
Ante esta realidad una de las capacidades que debe desarrollar y ejercitar el cristiano es el oír, percibir e identificar en su espíritu renacido la voz, guianza y testimonio del Espíritu Santo de Dios. Debemos además tener en cuenta que el Señor Jesús también dijo que una de las características de los hijos de Dios es que éstos oyen Su voz y le siguen.

Por eso cuando oramos no solo debemos hablar a Dios, es muy importante escuchar su voz, captar lo que él nos quiere decir. Así como se aprende un idioma en la tierra debemos aprender a escuchar y conocer la voz divina, cosa que requiere tiempo y dedicación.  

El texto de hoy nos habla del santuario en el desierto o tabernáculo, que era básicamente una cabaña grande y en ese lugar moraba la presencia de Dios. El término “Tabernáculo” se traduce de la palabra hebrea “Mishkán” que además significa: casa, cabaña, templo, tienda de encuentro. La Biblia nos dice que actualmente somos tempo del Espíritu Santo, es decir cada cristiano es casa de Dios, y en nuestro espíritu o ser interior tenemos la comunión o encuentro con el Señor.
Ésta tienda o casa contiene diversas revelaciones y enseñanzas de la persona y obra de nuestro Señor Jesucristo, así como su construcción, los materiales usados, el sacerdocio que allí se ejercía, los sacrificios y las ofrendas, la forma del mismo y su ubicación, etc, todo ello señala a Jesucristo y su obra salvadora. Es por esta razón que el Señor les dijo a escribas y fariseos: “Escudriñad las Escrituras pues ellas dan testimonio de mi”. Jesús se revela en cada escrito de la Biblia.
Vemos pues que es Moisés el encargado de dirigir aquella construcción, pero el arquitecto es Dios mismo. Este detalle nos enseña que nuestro éxito está en el oír a Dios y seguir sus instrucciones y diseño.
Ésta labor demandó de Moisés toda su obediencia, sin duda un gran esfuerzo, además de perseverancia ante los diversos obstáculos, entre otros. Al terminar había un hermoso tabernáculo para Dios (hacer la voluntad de Dios es lo mejor). Por eso podemos concluir que cuando obedecemos a Dios, él se hace grande en medio de sus hijos, Sus planes se hacen realidad en nuestra tierra. Es entonces cuando dejan de ser sueños para transformarse en hechos patentes y reales.
Conclusión: Debemos considerar decirle a Dios que es lo que él quiere que hagamos. Ante el Señor es más importante oír que hablar, es más relevante obedecer que traerle muchos sacrificios. Entonces no se trata de satisfacer nuestros deseos, sino de hacer la voluntad de Dios, Su voluntad es lo más importante, esa es la razón de nuestra vida. 

Te invitamos a leer el sermón: "EN JESÚS HAY RESTAURACIÓN, SANIDAD Y SALVACIÓN" 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Sermón: Hacer la voluntad de Dios es lo mejor.     – Temas y sermones para predicar -  

0 comentarios:

Publicar un comentario

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

SERMÓN: UNA FAMILIA RESTAURADA POR DIOS. Clic en la imagen...

DIOS RESTAURA EL CORAZÓN HERIDO... Clic en la imagen para leerlo:

Adquiere nuestro nuevo libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES