viernes, 14 de febrero de 2020

A través de Jesús tenemos un camino nuevo y vivo
(A través de Jesús tenemos un camino nuevo y vivo). La Biblia nos enseña de manera clara que el Señor Jesús nos abrió un camino nuevo y vivo, y esto ¿Qué significa? ¿Qué sucedió con el camino anterior? ¿Un nuevo camino para ir a dónde?

El hombre en el Edén por el pecado rompió la excelente relación que tenía con Dios, y esto trajo no sólo dolorosas consecuencias al perder los beneficios del huerto del Edén, sino que provocó una gran separación entre Dios y el hombre, pero Cristo vino a restaurar esa relación y por tanto todos los beneficios también. Veamos este interesante estudio:

   

Nos dice Hebreos 10:19-22 “Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura”.  

1) En primer lugar podemos observar que el versículo diecinueve nos impulsa y anima a entrar al lugar santísimo (es decir a la presencia de Dios), acción que podemos realizar con libertad a través de la sangre de Jesucristo, no es por nuestras obras, es en virtud del sacrificio perfecto de nuestro Señor Jesucristo en la cruz del calvario.  

Es precisamente por esto que la palabra del Señor nos dice que somos “real sacerdocio” para Dios, y también dice que “Cristo nos hizo reyes y sacerdotes para Dios su Padre” (Apocalipsis 1:6), y el sacerdote era quien entraba a la presencia de Dios en el Lugar Santísimo.     

2) En segundo lugar nos enseña el versículo veinte que podemos entrar a la presencia de Dios por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne. Dios mismo se hizo carne en la persona de Jesús, su cuerpo era un velo que cubría la presencia de Dios entre nosotros. La religión no permitía a los escribas y fariseos  ver a Dios en la persona de Jesús.  

En la palabra de Dios podemos ver que el velo tiene como objetivo cubrir, por eso la palabra “revelación” significa: Quitar el velo; descubrir lo que estaba oculto.

Es por eso que concluimos que el cuerpo del Señor Jesús era como un velo, que cubría al Verbo (Juan 1:1, 14), Dios que se hizo carne, su cuerpo era un velo que cubría la gloria de Dios, la plenitud divina, por eso nos enseña el Espíritu Santo en Colosenses 2:9  

“Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”. Es por eso que quien encuentra y conoce a Cristo conoce a Dios. 

     

3) En tercer lugar también es muy importante recordar que entre el lugar santo y el lugar santísimo había un velo, muy grueso, el sacerdote debía pasar este velo para entrar en la presencia de Dios al lugar santísimo, y debía entrar con la sangre del sacrificio, de lo contrario moriría. La santidad de Dios demandaba entrar con sangre, pues sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados (Mateo 26:28).

La misma Escritura nos enseña que este velo tenia querubines bordados (Éxodo 26:31-33), y este velo separaba al hombre de Dios, nos recuerdan a los querubines que sellaron el camino a la presencia de Dios en el Edén, según Génesis 3:24. Estos querubines recordaban al hombre no sólo la grandeza del Dios santo, sino que el pecado impedía entrar en aquella presencia divina.     

Al considerar estas enseñanzas Dios nos enseña y nos recuerda que sólo mediante la sangre del cordero tenemos acceso a su presencia. El pecado nos separa de la presencia de Dios, pero la sangre del Cordero de Dios, Jesucristo nuestro Señor, nos permite entrar en aquella presencia maravillosa.     

4) En cuarto lugar Jesús es el verdadero camino. El Señor como nos enseña la Escritura, nos abrió un camino nuevo y vivo a través de su carne, es decir, su cuerpo fue golpeado, herido en sus manos, pies, rostro, espalda, y herido en su costado para llevarnos a Dios; y cuando el Señor murió y entregó su espíritu el velo mismo del templo en Jerusalén se rasgó en dos, nos enseña Mateo 27:51

“He aquí el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron”.   

Por eso nos enseña Hebreos 10:20 que el Señor Jesús nos abrió un camino nuevo y vivo, y que por tanto debemos acercarnos con corazón sincero a la presencia de Dios, el camino está abierto, Jesús dio su vida para abrirnos este camino a la salvación, a la presencia de Dios y para que nos alcance todas sus bendiciones.

Te invito a leer: 





Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.  

- A través de Jesús tenemos un camino nuevo y vivo -  

0 comentarios:

Publicar un comentario

SERMONES PARA PREDICAR:

Sermones cristianos:

Otras entradas

Seguidores

We are a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for us to earn fees by linking to Amazon.com and affiliated sites.

“Estudios y sermones.com Gonzalo Sanabria participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces ahttps://www.amazon.com/


ADQUIERE GRATIS AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO CRISTIANO:

sermons and devotions

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

LISTADO DE SERMONES PARA PREDICAR:

sermons and devotions

ADQUIERE EL NUEVO LIBRO DE SERMONES PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO LIBRO DE 55 SERMONES CRISTIANOS PARA PREDICAR:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO DE SERMONES LISTOS PARA PREDICAR:

ENTRADAS POPULARES

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES