lunes, 30 de abril de 2018

Jesús pagó el precio de nuestros pecados.
Introducción: Cuando Jesús dijo en la cruz: “Consumado es” estaba diciendo varias cosas, pues la palabra en su original griego significa: terminar, cumplir, llevar a cabo, y pagar. Pagar nos recuerda el gran precio con el que canceló el Señor la deuda por nuestros pecados. Veamos al detalle éste significado: 


Jesús pagó el precio de nuestros pecados.   
    
Pagar. La Escritura nos enseña claramente que el ser humano tiene una cuenta pendiente con Dios y que esa deuda es impagable, nos dice el Salmo 49:6-8. Dios nos quiere bendecir con abundancia, pero no debemos poner nuestro corazón en las cosas materiales, sino en el Dios vivo y verdadero que permanece para siempre.

Jesús en la cruz cuando dijo “Consumado es” estaba pagando nuestra salvación. Rescatar o redimir en la Biblia es pagar un precio, y Jesús lo pagó con su sangre preciosa y única. Sólo la sangre de Jesús satisface la demanda celestial, pues la paga del pecado es muerte, y con su muerte Jesús pagó el precio de nuestro pecado.

Por eso dice la Biblia que fuimos rescatados de nuestra vana manera de vivir, no con cosas corruptibles como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor a nosotros.     

(Adquiere gratis ahora nuestro libro aquí en: LIBRO CRISTIANO GRATIS).


Podemos recordar aquí las palabras de Jesús según la parábola del rico insensato: Lucas 12:16-21, cuando el Señor dijo: “Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto ¿de quién será?” más bien debemos ser ricos para con Dios, buscarle y vivir para hacer su buena y agradable voluntad.    

El Señor Jesús dijo: “Consumado es” e inclinando la cabeza entregó su espíritu. Es muy interesante saber aquí que la palabra “entregó” se traduce del término griego “paradidomi” que significa además: rendir, ceder, confiar. Jesús muestra su mayor evidencia de rendición aquí, él entregó toda su voluntad a Dios, lo cedió todo, no se guardó nada para sí.

Entregar aquí es confiar, entonces Jesús entrega su vida plenamente confiado en Aquel que la estaba recibiendo, Jesús sabe que el Padre no le fallará, y en efecto el Señor Jesucristo al tercer día resucitó, está sentado a la diestra del Padre y volverá por su iglesia, y su resurrección es la garantía de que también seremos levantados y estaremos con él para siempre. 

Conclusión: Bendito sea Aquel que en la cruz murió, Aquel que al tercer día resucitó, Jesús, quien se fue a prepararnos morada, bendito Jesucristo que en poco volverá y reinaremos con él. Gracias Jesús por tu preciosa y poderosa sangre.      

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 






.
        

0 comentarios:

Publicar un comentario

SERMONES PARA PREDICAR:

Sermones cristianos:

DIOS RESTAURA FAMILIAS:

Otras entradas

Seguidores

We are a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for us to earn fees by linking to Amazon.com and affiliated sites.

“Estudios y sermones.com Gonzalo Sanabria participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces ahttps://www.amazon.com/


ADQUIERE GRATIS AHORA NUESTRO LIBRO CRISTIANO:

sermons and devotions

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

ADQUIERE NUESTRO LIBRO DE 55 SERMONES CRISTIANOS PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO NUEVO LIBRO:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO DE SERMONES LISTOS PARA PREDICAR:

Adquiere nuestro libro, click en la imagen:

Un libro sobre el llamado divino:

ENTRADAS POPULARES

Visita "SERMONES CRISTIANOS":

sermons and devotions

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES