lunes, 30 de enero de 2017

Nueva vida en Cristo
Introducción: El Señor Jesús resucitó al tercer día y luego dio instrucciones a sus discípulos,  ascendió y se sentó a la diestra del Padre Celestial. Ahora el Espíritu Santo vive dentro de cada hijo de Dios, él enseña, redarguye, capacita para cumplir con el plan del Señor. Por todo esto es muy importante como cristianos desarrollar una comunión constante y de calidad con el Espíritu de Dios…

Una nueva vida en Jesucristo


Tito 3:4-5 “Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y Su amor hacia la humanidad, Él nos salvó, no por las obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a Su misericordia, por medio del lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo”  

El amor es la mayor fuerza o poder que existe en todo el universo, natural y espiritual. El Señor Jesús se hizo hombre y dio su vida en un marco doloroso y de mucha vergüenza, todo esto debido al pecado del ser humano, él resucitó para dar perdón y vida a toda persona que en él cree, sin duda éste sacrificio muestra el gran amor de Dios por la humanidad.
Vemos según el pasaje bíblico que la Gracia de Dios no llegó a los hombres por méritos de éstos sino por la misericordia divina. Ese amor alcanza a toda persona no sólo para cubrirlo con su perdón, sino que trae el poder para ser transformado y tener una nueva vida en Cristo.  Por eso no importa la condición del ser humano, sus errores, su maldad o pecado, la persona puede ser transformada por Dios. El Señor sólo espera encontrar es un corazón que reconoce su condición y necesidad.

El pasaje bíblico de hoy nos enseña sobre la “regeneración”, ésta palabra es traducida del término griego: “palingenesia”, que además traduce: renacimiento, nuevo nacimiento, nueva creación, nuevo linaje. Entonces se refiere al nuevo nacimiento del que habló Jesús en Juan 3, habla de aquella naturaleza divina que nos es dada en el momento en el que le entregamos la vida a Jesús,  y nos convertimos en hijos de Dios.
Ésta regeneración implica o demanda el lavamiento (desde el griego significa: baño, lavadero, purificación), es entonces un acto inevitable a causa de la impureza del pecado. La sangre de Jesús nos limpia de pecado.
El evangelio de Juan 3:3-6 nos enseña sobre la vital necesidad de “nacer de agua y del Espíritu”, esto coincide con las palabras en la Carta de Pablo a Tito pues nos habla del lavamiento (agua) y de la regeneración (aquella obra del Espíritu Santo). Pero ¿Qué limpia el pecado del ser humano? Sólo la poderosa y única sangre de Jesús (precisamente por esto es que el nuevo nacimiento requiere arrepentimiento, pues este es un componente fundamental para vivir una real transformación). 

Lo nuevo de Dios demanda un corazón nuevo (Te invitamos a leer más al respecto en: “Vino Nuevo en Odres Nuevos”). La fe espera cosas nuevas y mejores de Dios.

En la Escritura el agua también representa la Palabra de Dios, por eso nos dice por ejemplo: “Cristo se entregó por ella (la iglesia) para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra”. Vemos pues que viene el Espíritu de Vida (Romanos 8:2) y engendra la vida de Jesucristo en el cristiano, el Espíritu de Dios es derramado en cada uno de nosotros renovando la vida (significa que trae lo nuevo de Dios y lo enseña al nuevo cristiano).
Todas estas verdades y tesoros de Cristo son enseñados por el Espíritu Santo en el espacio de la comunión íntima con Dios, por eso nos dice la Biblia: “Cosas que ojo no vio ni oído oyó, son las que Dios ha preparado para los que le aman”. Él se deja ser hallado de los que le buscan.
Conclusión: El Señor desea ayudar al hombre, por supuesto esa ayuda está sujeta a la disposición de cada uno. Cuando el corazón es humilde, reconoce su situación y se acerca al Señor hallará la gracia divina, Dios derramará su poder transformador a través del Espíritu Santo la persona experimentará una nueva vida. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.



Material similar en Estudiosysermones.com - Una nueva vida en Cristo -  

jueves, 26 de enero de 2017

Jesús revela su poder a sus discípulos
Introducción: En la Carta a los Hebreos el capítulo once es llamado el capítulo de la fe, y casi todos sus versículos empiezan diciendo: “por la fe…” y nos enseña los grandes proyectos, obras y victorias que alcanzaron los patriarcas, reyes, profetas y otros a través de la fe. La fe fue aquella fuerza o impulso para lograr grandes planes para el Señor, fe es creer y confiar en las palabras del Señor y avanzar hacia su plan…

Jesús revela su poder a sus discípulos


Lucas 5:1-3 “Aconteció que mientras la multitud se agolpaba sobre El para oír la palabra de Dios, estando Jesús junto al lago de Genesaret, vio dos barcas que estaban a la orilla del lago, pero los pescadores habían bajado de ellas y lavaban las redes. Subiendo a una de las barcas, que era de Simón, pidió que se separara un poco de tierra; y sentándose, enseñaba a las multitudes desde la barca”.

La fe en Dios se despierta por oír la palabra del Señor. Por supuesto debe ir acompañado de un deseo profundo por escuchar a Dios. El pasaje bíblico de hoy nos narra que las personas se juntaban para escuchar la palabra del Señor. Querían oír, ellos anhelaban la palabra de Dios, por eso la Biblia también nos dice: “¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca” (Salmo 119:103). Bendita sea su palabra.

También nos enseña el pasaje que el Señor Jesús estaba “junto al lago de Genesaret”, el término Genesaret significa: “Jardín de riquezas”, “Jardín del príncipe”, y precisamente es lo que allí hallarían: era el Hijo del Rey, Jesucristo Hijo de Dios, enseñando las riquezas de la revelación del reino de los cielos.

Al observar los evangelios podemos ver que el Señor Jesús continuamente enseña, en todo lugar y momento, en toda situación, mediante sus sermones y sus acciones, pero así como los discípulos de aquel tiempo a nosotros nos cuesta aprender.

El Señor Jesús también enseña desde la crisis: “ellos lavaban sus redes” y luego nos dice el pasaje que “nada habían pescado”, entonces había desaliento, decepción y cansancio. También les enseña desde su lugar de trabajo, esto es la barca. Entonces el Señor siempre nos estará instruyendo, nuestro discipulado es para siempre ¿por qué cuando dejará Jesús de ser Maestro? Por tanto una de las virtudes del cristiano es mantener un corazón enseñable, manso y humilde para recibir todo lo que de Dios viene.
Es necesario tener presente que la fe en Dios genera los milagros (te invitamos a leerlo en: la fe genera una atmósfera de milagros. La fe en el Señor persevera ante la dificultad, ya que su confianza está en las palabras del Señor. La fe es una evidencia de confianza donde e cristiano deposita su corazón en las palabras de su Dios.

Nos dice la Biblia: Lucas 5:4-5 “Al terminar de hablar, dijo a Simón: "Sal a la parte más profunda y echen sus redes para pescar." Simón Le contestó: "Maestro, hemos estado trabajando toda la noche y no hemos pescado nada, pero porque Tú lo pides (a Tu palabra), echaré las redes” Aquí Jesús revela su poder ante los discípulos.   

Pedro el discípulo escuchó el mensaje del Señor en su barca, la Escritura no nos dice cuál fue aquella enseñanza. El Señor Jesús le da una palabra, una instrucción, él venía de pescar toda la noche y las redes estaban lavadas, él seguramente estaba cansado (en la noche los peces subían a la superficie, y durante el día se escondían del calor), Jesús era Maestro de las Escrituras y no era literalmente un pescador, sin embargo Pedro le contesta: “en tu palabra echaré la red”.
Debemos procurar obedecer por encima de la razón, pues está ultima es un obstáculo para la obra sobrenatural de Dios. Pedro obedeció a pesar de las adversidades y pudo ver el poder del Señor actuar a su favor.

Conclusión: Pedro y los demás pudieron ver un gran milagro. Cuando confiamos en el Señor y seguimos su palabra veremos cosas maravillosas. No es por nuestra capacidad o experiencia, es por el poder y la gracia de Dios con nosotros. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.



Material similar en Estudiosysermones.com - Jesús revela su poder - 

martes, 24 de enero de 2017

Dios restaura lo sucedido
Introducción: La Biblia nos enseña que cuando el apóstol Pedro negó por tercera vez al Señor Jesús, el gallo cantó y Pedro recordó lo dicho por el Maestro y lloró amargamente. Después decide volver a la pesca. La Escrituras nos dicen que los demás discípulos fueron con él. Tal vez dieron por concluido el asunto del ministerio. En aquel momento estaban sin esperanza y desanimados. Pero Dios restaura lo que paso. El Señor Jesús resucita, los busca y se les aparece recordándoles el llamado. Así actúa nuestro Dios, él nunca desecha ni olvida a sus hijos.  

Dios restaura lo que sucedió 


Jesús le dijo por tercera vez: "Simón, hijo de Juan, ¿Me quieres?" Pedro se entristeció porque la tercera vez le dijo: "¿Me quieres?" Y Le respondió: "Señor, Tú lo sabes todo; Tú sabes que Te quiero." "Apacienta Mis ovejas," le dijo Jesús” Juan 21:17.

Al considerar la restauración del apóstol Pedro debemos observar en  detalle las acciones del Señor Jesús. Según nos narra el evangelio de Juan 21:4-8 después de resucitar el Señor Jesús busca a sus discípulos, y desarrolla acciones muy significativas:

a) Los llama “Hijitos”, aunque lo habían abandonado, y Pedro lo había negado; fue un llamado con amor (Creo que cualquiera de nosotros los habría reprendido primero por haber abandonado todo).

b) Los conduce al lugar de la bendición (les dijo: “Echad la red a la derecha…”). Jesús compartió con ellos y les dio alimento. Ésta maravillosa experiencia puedes leerla más ampliamente en: “Jesús se Aparece a Siete de sus Discípulos

Vemos también que el discípulo a quien el Señor Jesús amaba (es decir Juan) fue el primer de ellos en reconocerlo (debemos tener presente aquí que Juan era quien se recostaba en su pecho; entonces vemos que Dios revela sus secretos a quienes lo aman).
El apóstol Pedro se puso la ropa para ir al encuentro con su Jesús (esto nos recuerda que la Iglesia un día se encontrará con su Señor y debe presentarse vestida de gloria, sin mancha y sin arruga, revestida de la justicia en Cristo Jesús). El Maestro le habla a Pedro (la palabra de Dios tiene el poder para restaurar y levantar al caído) Juan 21:15a. Dios restaura lo que paso.
Podemos ver ahora la respuesta del apóstol Pedro y su maravillosa restauración. Juan 21:15b-19 nos hace pensar en el nivel de amor por Dios, Pedro negó al Señor Jesús tres veces y aquí vemos que tres veces el Maestro le pregunta (entonces Jesús transforma las tres negaciones de Pedro por tres afirmaciones).




Vemos igualmente que el Señor Jesús en sus preguntas usa el término griego “agapao” para amar, y Pedro contesta con la palabra griega “fileo”, la diferencia entre estos términos está en la intensidad, pues fileo es familiar y amigable, menos intenso.

Sin duda alguna esta experiencia marcó fuertemente el corazón del apóstol  Pedro, en cuyo corazón se genera un profundo amor por el Señor Jesús. Posteriormente vemos a Pedro lleno del Espíritu de Dios predicando en la fiesta de Pentecostés (Hechos 2) y miles de personas se convierten al Señor, también confronta a aquellos que negaron a Jesús, pues predica diciendo: “…vosotros entregasteis y negasteis a su Hijo Jesús…”, el apóstol Pedro puede hacerlo ya que había sido restaurado.
El apóstol Pedro es quien lidera el avivamiento en Jerusalén, entonces vemos que aquel que había dejado su llamado, que había vuelto a pescar en el mar de Galilea, ahora es usado por Dios de una manera poderosa.
Es Pedro el escritor de las dos cartas que llevan su nombre, 1ª y 2ª de Pedro. Fue un fiel discípulo de Jesús hasta el fin, ya que nunca más lo negó (el apóstol Pedro murió crucificado, y por solicitud de él mismo con la cabeza hacia abajo, porque no se consideró digno de morir como su Señor).

Conclusión: Dios restauró a apóstol Pedro, el Señor Jesús trabajó en su corazón y lo llenó de su Espíritu Santo, ungiéndolo con poder para el ministerio. Fue usado por el Señor para sanar y echar fuera demonios, también “sacaban los enfermos para que su sombra los tocase”. Poderoso es Dios para restaurar a sus hijos con corazón dispuesto y hacer cosas maravillosas con cada uno. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "LIBERTAD PARA EL PUEBLO DE DIOS". 


Material similar en Estudiosysermones.com - Dios restaura lo que paso - 

sábado, 21 de enero de 2017

primera carta a los corintios
INSTRUCCIONES DEL ESPÍRITU SANTO” Comentario de la 1ª Carta a los Corintios.    

Éste nuevo libro es un comentario o estudio de la Primera Carta a los Corintios. Es una epístola o escrito que tiene como objetivo corregir problemas que se estaban presentando en la iglesia. Conductas ante las cuales los creyentes de Corinto eran indiferentes, pero para el apóstol eran situaciones delicadas.

Ante varios interrogantes que los creyentes le hicieron saber por escrito, el apóstol hace llegar la respuesta e instrucción a través de ésta carta. En éste libro hallarás el comentario a cada uno de los dieciséis capítulos que componen ésta epístola. Es una excelente herramienta de consulta y para la enseñanza.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria).        

En el libro “INSTRUCCIONES DEL ESPÍRITU SANTO” encontrarás títulos como los siguientes: 

Sabiduría enseñada por el Espíritu Santo. 
Al servicio de Dios. 
Es Dios quien sostiene s sus siervos. 
La ausencia de disciplina promueve el desorden extremo. 
Pleitos de creyentes ante los incrédulos. 
Instrucciones respecto al matrimonio. 
Los dones del Espíritu Santo. 
La profecía.
La resurrección de los muertos, entre otros. 


Salmo 119:33-38 “Enséñame, oh Jehová, el camino de tus estatutos, y lo guardaré hasta el fin. Dame entendimiento, y guardaré tu ley; y la observaré de todo corazón. Guíame por la senda de tus mandamientos; porque en ella tengo mi voluntad. Inclina mi corazón a tus testimonios, y no a la avaricia. Aparta mis ojos, que no vean la vanidad; avívame en tu camino. Confirma tu palabra a tu siervo, que te teme”.


Artículo para Estudios y sermones, autorizado para ser publicado simultáneamente en Mensajesy sermones para predicar y Recursos Cristianos.   

miércoles, 18 de enero de 2017

Renuncia al miedo, Dios está contigo
Introducción: Cuando el filisteo Goliat desafiaba al ejército hebreo para que enviara un guerrero a pelear contra él, todos comenzando desde el rey Saúl hasta el último de los soldados israelitas tenían mucho miedo. Aquel temor les impidió avanzar, y no dejo que fueran usados por el poder del Señor para una poderosa victoria. El joven David lo enfrentó confiado en el poder de Dios logró derrotarlo. El miedo es entonces un obstáculo que hace retroceder a muchos, pero la fe en el Señor alcanza grandes conquistas.    

Renuncia al miedo, Dios está contigo y te ayuda


Jueces 6:11 “Y vino el Ángel de Jehová, y se sentó debajo del alcornoque que está en Ofra, el cual era de Joás abiezerita; y su hijo Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar, para esconderlo de los madianitas

La Escritura nos enseña que el ángel de Jehová es Dios mismo (esto se denomina “teofanía” o manifestación visible del Señor), y viene a llamar a Gedeón para levantarlo como el libertador de la nación hebrea. El dialogo que podemos ver entre Dios y Gedeón nos deja ver los miedos de toda persona ante un desafío o misión.
Podemos considerar aquí algunos factores que conducen al temor y la influencia de experiencias dolorosas del tiempo pasado. Debemos tener en cuenta el momento histórico de éste pasaje bíblico. Israel había salido de la esclavitud egipcia y se había establecido en la tierra prometida, ya habían muerto Moisés, Josué y los ancianos de ese entonces.




El Señor había levantado a otros líderes en el pueblo de Israel como Otoniel, Aod, Débora y Barac. Sin embargo el pueblo de Dios había hecho lo malo y por eso había venido la opresión de los madianitas. No podemos evitarlo, el pecado produce dolorosos y tristes resultados, pero Dios nos hace libres de toda maldición.

El Señor ante el ruego de su pueblo, es propicio y viene a traer libertad y el líder escogido para ese plan es Gedeón, pero vemos que él está cautivo en sus propios temores (la Biblioa dice que él “estaba sacudiendo el trigo en el lagar, para esconderlo de los madianitas”). Entonces debemos preguntarnos ¿Por qué a veces el corazón del hombre es gobernado por el miedo? Consideremos aquí algunos factores:
a) La influencia de espíritus inmundos de miedo, Jueces 6:10 (también la Biblia nos deja ver que hay espíritus de cobardía: “No nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, amor y dominio propio” 2 Timoteo 1:7). Renuncia al miedo, Dios está contigo.
b) Los fracasos del tiempo pasado,
c) El rechazo y menosprecio recibido,
d) Los sentimientos de auto condenación (los hebreos habían pecado y el Señor los había entregado en manos de Madián por siete años, ya ese periodo de juicio se había cumplido, pero continuaban presos de sus temores).
e) Por palabras expresadas por personas con autoridad que marcaron el corazón (hablamos de padres, autoridades educativas, entre otros). Por eso es muy importante la sanidad de nuestra alma. Jesucristo es quien restaura y sana le corazón herido.  
La Escritura nos enseña que el miedo estanca, detiene y determina el estilo de vida: “El temor del hombre pondrá lazo; mas el que confía en Jehová será exaltado” Proverbios 29:25. Ten presente que el miedo es para el diablo, lo que la fe es para Dios. Precisamente la fe es la certeza de lo que se espera, el miedo es la certeza del fracaso; la fe es la convicción de la victoria que no se ve; el miedo es la convicción de que todo saldrá mal. Pon tu confianza en el Señor y él hará grandes cosas. Renuncia al miedo, Dios está contigo

La Biblia nos enseña que la fe determinó grandes conquistas, por eso nos dice (Hebreos once): “por la fe Noé construyó el arca… por la fe pasaron el mar rojo… por la fe los muros de Jericó cayeron… por fe conquistaron reinos… por fe taparon bocas de leones… por fe pusieron en fuga ejércitos extranjeros”.

El miedo en contraste, impide avanzar y desarrollar el plan del Señor para nuestra vida. El miedo es un arma de las tinieblas. Dios requiere la fe en la tierra. Es posible por el poder de Dios la victoria sobre el miedo.

Además el miedo determina el estilo de vida de cada persona (al igual que la fe). Nos dice la Escritura: “Y la mano de Madián prevaleció contra Israel. Y los hijos de Israel, por causa de los madianitas, se hicieron cuevas en los montes, y cavernas, y lugares fortificados” Jueces 6:2 (desde el hebreo “Lugar fortificado” es una expresión que traduce: lugar natural de difícil acceso).
Vemos pues que vivían asustados, en escasez, incomodidad, oscuridad y frio (vemos que el versículo once dice: “Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar”, tengamos en cuenta que el lagar era el espacio para pisar las uvas y obtener su jugo, también era para pisar las aceitunas y obtener aceite de oliva, no era para sacudir el trigo, entonces ¿por qué lo hacía allí? Porque era una cantidad pequeña, él se estaba escondiendo, pues el miedo había afectado su estilo de vida).
Finalmente Gedeón acepta la comisión divina y Dios lo respalda poderosamente, trayendo así la libertad para la nación hebrea. Renuncia al miedo, Dios está contigo

Conclusión: No nos ha dado el Señor espíritu de cobardía, sino de poder, amor y dominio propio, por eso avanza sin miedo, Dios va contigo. Valiente es aquella persona que avanza a pesar de sus temores, confiado en el poder y cuidado de Dios. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "LOS HIJOS SON UN PLAN DE DIOS".


Material similar en Estudiosysermones.com - Renuncia al miedo, Dios está contigo - 

TE INVITAMOS A LEER:

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

DESCARGA GRATIS AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO:

ADQUIERE AHORA NUESTRO NUEVO LIBRO DE SERMONES LISTOS PARA PREDICAR:

Adquiere nuestro libro, click en la imagen:

Te invitamos a leer éste interesante artículo:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES